Fondos

Las eafis apuestan por la figura del agente para desarrollar el asesoramiento financiero

Carlos García Ciriza, nuevo presidente de Aseafi, la asociación profesional del asesoramiento financiero, considera que la CNMV debería de favorecer el desarrollo de los asesores con una regulación más flexible para las firmas más pequeñas.

Carlos García Ciriza
Carlos García Ciriza Cedida: Aseafi

A pesar de que las empresas de asesoramiento financiero están reguladas por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) desde hace siete años, con un volumen de 21.366 millones de euros en activos asesorados, Carlos García Ciriza, nuevo presidente de Aseafi y socio director de C2 Asesores Patrimoniales, recuerda que aún debe de explicar en alguna entidad financiera en qué consiste su labor profesional.

Probablemente esta anécdota no se pueda elevar a categoría, pero es un síntoma del camino que todavía debe recorrer el asesoramiento financiero en España. Con 150 firmas registradas ya en el supervisor y con la obligación que impone la directiva europea MiFID II de calificarse como independientes o no para poder cobrar retrocesiones de las gestoras de fondos, desde Aseafi, la asociación profesional del sector, consideran que la expansión de las eafis debe ir de la mano de la figura de los agentes.

Carlos García Ciriza cree que sería la forma óptima para desarrollar mucho más el asesoramiento financiero en España, dada la capilaridad que permitiría. De hecho, estos agentes podrían apoyarse en la estructura de firmas más asentadas que les podrían facilitar, por ejemplo, el acceso a medios tecnológicos, tan necesarios para la labor de los asesores y que requieren de una fuerte inversión.

García Ciriza cree que La CNMV debería de ser más flexible con los requisitos legales para las firmas pequeñas, aplicando una proporcionalidad respecto de las de mayor tamaño.

Sería algo parecido a la figura con que ya cuentan varias entidades financieras, que poseen su propia red de profesionales asociados, lo que les permite llegar incluso a zonas donde no cuentan con presencia física. García Ciriza cree que se podría hacer algo similar aunque en menor escala con los asesores financieros, y pone de ejemplo a los asesores fiscales, que si trabajaran a través de la red de una eafi podrían complementar su labor de asesoramiento tributario con las recomendaciones de inversión de una firma independiente. En cierta medida, como el trabajo de un corredor de seguros.

Para que este desarrollo fuera posible, García Ciriza explica que la CNMV debería de ser más flexible con los requisitos legales para las firmas pequeñas, aplicando una proporcionalidad respecto de las de mayor tamaño. De hecho, una de las quejas del sector es la excesiva reglamentación que sufren las empresas de asesoramiento financiero, que obliga también a realizar fuertes desembolsos económicos.

En un momento en que se apunta a la necesaria formación económica de los ciudadanos, el nuevo presidente de Aseafi estima oportuno ayudar a desarrollar la figura del asesor financiero independiente. Precisamente sobre el adjetivo independiente asegura que el debate sobre si las retrocesiones restan independencia o no a los asesores no es pertinente, siempre que los clientes conozcan a la perfección y de manera transparente qué están pagando y se les reintegre esa retrocesión.

Su visión sobre MiFID II no es tan apocalíptica sobre sus efectos en el sector, puesto que considera que las eafis ya se han desnudado delante del cliente, al contrario que las firmas de banca privada, que en la gran mayoría de los casos sigue sin desglosar la factura a sus clientes, por lo que éstos no perciben el valor del asesoramiento puro. De hecho, asegura que las entidades deberían de considerar el segmento de banca privada como eafis internas, centradas en ofrecer servicios más que productos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba