Fondos

El sector financiero independiente intenta renacer abriendo las sicavs al público con un mensaje: "Corra nuestra misma suerte

A finales de los 80, los antiguos agentes de Bolsa crearon la primera industria financiera independiente. Ahora, renace una nueva, de la mano de las sicavs y las eafi, aunque su recorrido a futuro todavía es incierto. 

La industria financiera española de la gestión de patrimonios es prácticamente inexistente. Si se exceptúa Bestinver, las gestoras no pertenecientes a un gran grupo apenas tienen peso en el mercado. Sumando todos estos grupos apenas se superarían los 10.000 millones bajo gestión. Pero son muchos los gestores que han abandonado los grandes grupos e intentan desarrollar su tarea desde la independencia, a través de una sicav o una eafi. En el caso de las sicav, cada vez se busca más llenarlas con clientela minorista, no necesariamente con grandes patrimonios.

En el pasado, las grandes entidades independientes llegaron a tener un peso específico relevante. Sin embargo, las AB Asesores, Beta Capital, FG Inversiones... acabaron en manos de Morgan Stanley, Fortis o Merrill Lynch. Ahora, está larvando un cierto movimiento de ejecutivos independientes que quieren hacerse hueco. 

El mismo dinero

Uno de sus secretos es que en las carteras que gestionan, está invertido también el propio dinero de sus promotores y gestores. Es decir, el cliente correrá la misma suerte que ellos. Algo que ha sido la tónica en el mercado anglosajón de los fondos de autor y que en España están llevando a cabo con gran éxito los March, con su gestora Torrenova Inversiones, en la que hay mucho dinero personal de los millonarios mallorquines.

Este vehículo es el único de su naturaleza con más de 1.000 millones de euros y otras firmas como Mutua Madrileña también han implementado fórmulas para que el cliente se beneficie de la misma gestión empleada para manejar la tesorería de la propia entidad. Ya no hay que ser rico para acceder a estos productos: las sicav se están democratizando

El mismísimo Ram Bhavnanida facilidades para que cualquiera pueda entrar en su selecta sociedad de inversión

Varias iniciativas

Otras dos firmas como Abante o Banco Madrid han lanzado productos para que un único inversor pueda tener alcance para productos financieros de autor: el fondo Smartish y el Sicav Selección. En el primero se puede invertir a partir de 10 euros, en el segundo, a partir de una participación. En este último, la inversión media es de 25.000 euros, es decir, una cifra no estratosférica.

Pero hay más. Son varios los gestores que han huido del encorsetamiento de la firma bancaria, para desarrollar productos propios. Por ejemplo, Lierde, sicav promovida por César Alierta junto a su círculo de family & Friends, al frente del cual están gestores de la talla de Juan Uguet o Carlos Val-Carreres (ex Ibercaja y BBVA). También aquí buscan más clientela y quien coloque su dinero en esta sociedad, sabe que le estarán gestionando su capital con el mismo mimo que al presidente de Telefónica, lo cual no es mal aval. Cuando nación, Lierde tenía alrededor de 30 millones de euros. Ahora ronda los 90 y sigue subiendo. 

También puede decirse lo mimos de la eafi valenciana Buy & Hold, liderada por Julián Pascual (Deutsche Bank o Morgan Stanley) o Antonio Aspas (Inversis, Banco Madrid) que gestionan la sicav ‘abierta’ Rex Reyal, que históricamente ha ocupado los primeros puestos por rentabilidad. Buy & Hold puede ser considerada una “Bestinver en pequeño”. También tienen dinero de una importante familia valenciana y gestionan con criterios ‘value’.

Hay más casos, como Elcano, La Muza, Koala. Más de una eafi va a registrarse en la CNMV como SGIIC (Sociedad Gestora de Instituciones de Inversión Colectiva), pese al esfuerzo que les generará (desembolso de 600.000 euros de capital social). Todo, por comenzar a llegar a un público que consideran cautivo de las redes bancarias y faltos de acceso a la asesoría.

Si a finales de la década de los 80 tuvo lugar un nacimiento de la industria financiera independiente, promovida por los agentes de cambio y Bolsa que registraron sus sociedades tras la liberalización del mercado, de nuevo se pueden ver impulsos similares. Habrá que ver qué capacidad de crecimiento tienen, aunque los tipos de interés al cero y el boom de los fondos de inversión ofrecen una oportunidad. 

Muchos gestores han abandonado sus rígidas estructuras en las que trabajaban, o bien han sido expulsados por la reordenación financiera. Ahora, intentan relanzar la industria, como hicieron sus predecesores en el pasado. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba