Fondos

El caso Banco Madrid reabre el debate sobre la idoneidad de las entidades depositarias

La suspensión temporal de reembolsos de los fondos y sicav de Banco Madrid realizada por la CNMV ha vuelto a poner sobre la mesa el debate sobre la conveniencia de que estos vehículos de inversión cuenten con entidades depositarias distintas del grupo financiero que las gestiona.

ddsdsdsds
ddsdsdsds

¿Es conveniente que la entidad depositaria de un fondo de inversión o una sicav pertenezca al mismo grupo que la gestiona? A raíz de lo ocurrido con Banco Madrid, la respuesta sería que no, puesto que la ‘suspensión temporal’ impuesta por la CNMV a 23 fondos y varias sociedades de inversión de la filial de BPA en España ha afectado precisamente a los que eran gestionados y custodiados por Banco Madrid.

De repente los inversores han comprobado la importancia que tiene la entidad depositaria en el normal funcionamiento de un fondo, más allá de pagar la correspondiente comisión. El hecho de que la gestión y el depósito lo ejerzan dos firmas distintas es lo que ofrece garantías al inversor de que los activos bajo gestión de un fondo son supervisados de manera fehaciente, ya que la firma depositaria se encarga no solo de custodiar dichos activos, sino de ejercer las operaciones de compra y venta de valores que deciden los gestores, de supervisar el cálculo del valor liquidativo y de coordinar las órdenes de suscripción y reembolso, entre otras operaciones a las que están obligados por ley.

Casi todas las entidades financieras españolas cuentan con su propia gestora de inversión y su firma custodia, permitido por la norma si se cumplen ciertos requisitos. Una de las causas por las que se suele delegar la función de custodio a una firma del mismo grupo es por una cuestión de costes. En otras jurisdicciones como Luxemburgo está totalmente prohibido y en la futura directiva europea sobre el sector, Ucits V, está todavía por perfilar el texto definitivo y si se extenderá esta prohibición al resto de países de la Unión Europea.

Los cuatro principales grupos depositarios controlan aproximadamente más del 65% de los activos bajo gestión de la industria

En España, el negocio de la depositaria es muy goloso, puesto que los cuatro principales grupos depositarios controlan aproximadamente más del 65% de los activos bajo gestión de la industria. El mantenimiento de una estructura que permita realizar las operaciones relacionadas con la custodia de activos requiere de una fuerte inversión que las entidades medianas o más pequeñas no se pueden permitir, por lo que contratan estos servicios a las firmas especializadas.

Y precisamente en España tanto las entidades financieras como el regulador consideran que gestora y depositaría pueden pertenecer al mismo grupo si se cumplen las condiciones legales exigidas. En el caso de Banco Madrid la suspensión no se ha debido a un problema de operatividad de la gestora o la depositaría, sino a una presunta trama dedicada al blanqueo de capitales que ha originado la intervención de la firma andorrana.

Además, la ‘suspensión temporal’ ha tratado de impedir que las peticiones masivas de reembolsos hundieran el valor liquidativo de los fondos y sociedades, al margen de otras consideraciones de la investigación policial. E incluso aunque no se hubiera producido este bloqueo, al ser una entidad intervenida por el supervisor es imposible que las funciones de depositaría hubieran podido operar con normalidad, con lo que los inversores se hubieran encontrado con la misma situación que tienen ahora.

Los expertos consultados estiman que el hecho de estos fondos tuvieran como gestora y depositaría a firmas de Banco Madrid se debe a una cuestión de costes: el cobro de la comisión de custodia queda en el mismo grupo. Y recuerdan que los activos de estos fondos ni siquiera están afectados por la intervención, ya que se encuentran al margen del balance del banco. De hecho, una de las posibles soluciones para levantar la suspensión podría ser traspasar los activos a otra entidad depositaria.

Pero vuelve a poner sobre la mesa la importancia que tiene la función de depositaría en las instituciones de inversión colectiva y abre el debate sobre la conveniencia de que gestión y custodia no pertenezcan a firmas del mismo grupo, como se está planteando en Europa. Países como España, donde las entidades financieras controlan las redes de distribución de fondos de inversión y donde el segmento de negocio de la gestión patrimonial se ha convertido en una importante fuente de ingresos, son poco proclives a cambiar el ‘status quo’.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba