Fondos

Las firmas de banca privada asisten con expectación al 'pinchazo' de la banca andorrana

Los directivos de banca privada asisten entre preocupados y entusiasmados a la caída de Banca Privada de Andorra y la intervención de su filial en España, Banco Madrid.

Banco de Madrid.
Banco de Madrid. GTRES

La preocupación existe porque de nuevo se vuelve a poner en la picota las prácticas de la banca privada con algunos de sus clientes. En este caso, además, no se trata del clásico problema de evasión fiscal, sino de un asunto tan grave como la presunta colaboración con organizaciones criminales. Pero el entusiasmo es innegable, sobre todo en las firmas que no son andorranas, ya que las entidades del país vecino entraron con fuerza en el mercado español y se habían convertido en un rival con demasiada fuerza.

Banco Madrid había conseguido un crecimiento espectacular durante los últimos años gracias a la adquisición de Interdin, NordKapp, la gestora de Liberbank y la de Banco Mare Nostrum, llegando a sumar un volumen de 6.000 millones de euros en activos bajo gestión, de los que 855 millones están invertidos en las 85 sicav que mantiene la entidad, según los últimos datos de Morningstar.

El negocio de las sicav ha vuelto a convertirse en uno de los segmentos de crecimiento de las entidades dentro de banca privada

Es precisamente en la perspectiva de ‘robar’ la gestión de estas sociedades donde las firmas de la competencia han encontrado el campo abierto con la intervención de Banco Madrid, ya que el negocio de las sicav ha vuelto a convertirse en uno de los segmentos de crecimiento de las entidades dentro de banca privada, con un volumen total de activos bajo gestión de 34.216 millones de euros repartidos entre 3.248 sociedades de inversión de capital variable.

El interés por acceder a la gestión de estas sociedades es tan brutal que es conocida la rebaja de precios que aplican algunas entidades para convencer a los clientes de la competencia. En un entorno de tipos de interés planos, con escasa rentabilidad en los productos financieros tradicionales, la gestión patrimonial, activa o no, volvía a cobrar sentido para unas firmas necesitadas de aumentar sus ingresos por otras vías de negocio.

Andorra, una marca dañada

Mientras se esperan acontecimientos sobre qué ocurrirá finalmente con BPA, lo cierto es que la marca Andorra ha resultado muy dañada. Y el resto de entidades del Principado que habían apostado por España como mercado natural, una vez que dejó de ser considerado un paraíso fiscal hace cuatro años, se muestran preocupados. Una de las alternativas podría ser repartir la entidad intervenida entre sus competidores andorranos para salvaguardar el nombre de la banca del Principado, uno de los principales sectores de su economía.

Pero la fortaleza que había experimentado en los últimos años puede verse desinflada. La rival andorrana de BPA más fuerte en España es Andbank, que gestiona 7.000 millones de euros en activos bajo gestión, con 544,5 millones en 65 sicav, y hace tan solo un mes anunciaba su plan de expansión una vez que había integrado la parte de banca privada de Inversis. Banco Alcalá, que fue adquirida por Credit Andorrá gestiona por su parte 2.014 millones de euros, de los que 331 millones se encuentran en sus 26 sicav. Precisamente el nombre de Credit Andorrá suena con fuerza para hacerse cargo de BPA, lo que proporcionaría una dimensión considerable a esta entidad. La última entidad andorrana que entró en España fue Morabanc, que alcanzó un acuerdo de compra con Tressis, todavía pendiente de materializarse.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba