Fondos

Más sicav reconocen el impacto en su rentabilidad del derrumbe de Espirito Santo

Cinco sociedades de UBS Gestión y dos de Deutsche A&WM señalan pérdidas en su valor liquidativo como consecuencia de la inversión en bonos y acciones de la entidad lusa.

Las presuntas malas prácticas del Grupo Espirito Santo están suponiendo una caída en picado de las valoraciones del banco del mismo nombre, propiedad ambos de la misma familia, una de las más ricas de Portugal y que pueden suponer el final de su hegemonía en el mundo de las finanzas lusas.

La presentación de resultados que realizará hoy la entidad no parece tranquilizar a los inversores, que temen que reconozca una mayor exposición al conglomerado de empresas de la familia. Y de momento tampoco parece calmar las aguas los mensajes de tranquilidad del Banco de Portugal, que promete inyectar parte de las ayudas del rescate europeo destinadas a la banca que aún no han sido utilizadas.

A la espera de lo que ocurra en los próximos días, otras sicav se han unido a las de Credit Suisse y Renta 4 en el reconocimiento de pérdidas en su valor liquidativo. En concreto, son cinco de UBS Gestión y dos de Deutsche A&WM. De la primera firma, Futurama Inversiones asegura en un hecho relevante a la CNMV que ha sufrido una rebaja del 3,52% debido a la inversión en el bono ES Financiere 5,25% con vencimiento en junio de 2015.

En Bochan Inversiones la caída del valor habría sido del 3,55%; en Dinervalor, del 2,60%; en Arzalejos, del 1,01%; y en Simar Inversiones, del 2,07%. Y solo en un mes, desde el 23 de junio al 24 de julio.

Casayu Inversiones y Capital Langenburg, sociedades gestionadas por la entidad alemana, también se han visto afectadas. La primera, por el mismo bono mencionado, con una pérdida de su valor cifrada en 1,96%, y la segunda por la inversión en 205.038 acciones del banco portugués, que le han supuesto una rebaja del 1,32% de su valor liquidativo.

Alpha Plus también se ha visto obligada a comunicar el impacto de las pérdidas en uno de sus fondos, AP Rentabilidad Absoluta, que tenía en cartera un bono de Rio Forte Investment, una de las empresas del conglomerado de la familia Espirito Santo, que ofrecía una rentabilidad del 4% y que vencía precisamente ahora, en julio. En la gestora española estiman que han perdido un 30% de esta  inversión, y que el fondo ha salido perjudicado con una caída del 3,31% de su valor liquidativo. Parece que en este caso, solo hubiera hecho falta un mes para que los gestores se hubieran sentido aliviados.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba