Fondos

La banca privada inicia una caza de brujas entre las firmas andorranas para dañar su negocio

Algunas firmas de banca privada están aprovechando la crisis de BPA y su filial Banco Madrid para lanzar una ofensiva contra las entidades andorranas e intentar robarles clientes en un momento de fuerte expansión del negocio de gestión patrimonial.

La banca andorrana está sufriendo el estigma de BPA
La banca andorrana está sufriendo el estigma de BPA Efe

Las firmas de banca privada han iniciado una campaña de confusión sobre las firmas andorranas para mellar su creciente negocio en el mercado español. La caída en desgracia de BPA y su filial Banco Madrid han abierto una oportunidad de oro.

Los clientes de altos patrimonios pueden sentirse incómodos de tener su dinero en unas entidades que habrán de luchar contra el estigma de la marca Andorra a medio plazo. Y se ha iniciado toda una “campaña orquestada” de “competencia desleal” para desprestigiarla, según las fuentes del mercado consultadas.

Estos clientes están demostrando cautela, de momento, ya que la relación de confianza que se establece entre los banqueros privados y los millonarios suele trascender en numerosas ocasiones el ámbito profesional, hasta el punto de que cuando un banquero de altos patrimonios decide cambiar de entidad, le siguen fielmente. Por eso el fichaje de un banquero privado comporta mucho más que su experiencia profesional. Pesa, sobre todo, su agenda de contactos.

La campaña de la que hablan las fuentes consultadas está centrada en infundir temor sobre la marca Andorra y expandir la idea que las malas prácticas detectadas en BPA son generales. Tendrían la pretensión de aprovechar la liquidación de Banco Madrid para robar no solo a las fortunas asesoradas por esta firma, sino al resto de sus competidores en España.

Temor justificado

El temor de las entidades españolas está justificado ya que, desde que Andorra dejó de ser un paraíso fiscal y se somete a las normas internacionales de intercambio de información fiscal y de prevención de blanqueo de capitales, la expansión internacional de las firmas andorranas ha sido imparable, con importantes crecimientos del volumen de gestión de activos y de sus ingresos.

La entrada de nuevos competidores muy especializados en la gestión patrimonial signfica dividir aún más la tarta

Aunque para las entidades financieras españolas, el segmento de banca privada no reporta grandes beneficios, ya que solo representa un pequeño porcentaje de su negocio, la entrada de nuevos competidores muy especializados en la gestión patrimonial como son las firmas andorranas, significa dividir aún más la menguante tarta. Para las entidades medianas, más activas en la captación de clientes de altos patrimonios, sí que significan una amenaza más peligrosa.

De hecho, según las fuentes consultadas, la seducción de los dueños de sicav de Banco Madrid, ha sido una constante desde que se conocieron las primeras informaciones de la denuncia de Estados Unidos sobre BPA. Y ahora han comenzado a extenderse a los clientes del resto de entidades del Principado con presencia en España de una forma “desleal”.

Punto de inflexión

El acoso a las firmas de banca privada internacional no es nuevo. Simplemente se ha avivado con el caso de Banco Madrid. Después de los atentados del 11-S, las autoridades norteamericanas comenzaron a tomarse más en serio los vínculos de las organizaciones criminales y los grupos terroristas con los entramados financieros que podían facilitar sus fechorías o la evasión fiscal. Y las multas a entidades tan relevantes como HSBC o Credit Suisse no tardaron en llegar.

Quizá el final de BPA se debe más una serie de casualidades, como la interinidad del parlamento andorrano (las últimas elecciones se celebraron a principios de marzo), la falta de capacidad de BPA para afrontar unsa sanciones tan elevadas como las que aplican las autoridades norteamericanas (por encima de los 1.400 millones de euros en algunos casos) y, tal vez, buscar una cabeza de turco que no repercuta en el sistema financiero internacional, como aviso para navegantes.

Pero el sector financiero andorrano representa el 20% del PIB del Principado y sus entidades han realizado un esfuerzo importante para adaptarse al nuevo tablero de juego mundial de la banca y de la gestión patrimonial, asegura una fuente conocedora de sistema financiero andorrano, como para vincular su futuro a “las malas prácticas de unos cuantos ejecutivos”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba