Fondos

Ana Gil (M&G): "La economía de EEUU no se debería ver afectada por el resultado de las elecciones"

La especialista de inversión del equipo de renta fija de la gestora británica M&G explica que la Reserva Federal norteamericana aplicará una subida de los tipos de interés en diciembre porque los datos macroeconómicos apoyan no retrasar más el proceso, independientemente del resultado de los comicios.

Ana Gil (M&G)
Ana Gil (M&G) Cedida.

El resultado de las elecciones norteamericanas no debería significar un inconveniente para que la Reserva Federal norteamericana aplique el próximo mes de diciembre la segunda subida de tipos de interés, un año justo después de que iniciara el proceso de normalización de la política monetaria y después de que diversos eventos hayan ido postergando la decisión del organismo presidido por Janet Yellen.

Es la opinión de Ana Gil, especialista de inversión del equipo de renta fija de M&G, una de las gestoras más populares entre los inversores en España gracias, sobre todo, al éxito de ventas de uno de sus fondos estrella, el M&G Optimal Income Fund, producto de renta fija flexible que ha logrado mantener 18.000 millones de euros aproximadamente de volumen patrimonial, pese al temor de muchos inversores en un entorno de extrema volatilidad en los mercados, y ofrece un 5,48% de rentabilidad anualizada a cinco años, según datos de Morningstar.

“La economía norteamericana ya está más preparada para aguantar esta subida de tipos. El mercado laboral está prácticamente en situación de pleno empleo, con la creación de 200.000 nuevos puestos de trabajo mensuales; hay crecimiento salarial, en torno al 2,7% anual; y la inflación está volviendo. Y estos son los indicadores que determinan la subida de tipos para la FED”, explica Gil.

Sobre la repercusión que puede tener sobre el ‘banco central’ norteamericano la victoria de los republicanos o los demócratas, la experta de la gestora británica considera que no es tan trascendente. “Una victoria de Clinton sería una prolongación del statu quo y ofrecería más confianza a la Reserva Federal para proseguir con su ciclo de subida de tipos. Una victoria de Trump quizá generaría más incertidumbre. Pero, desde nuestro punto de vista, la economía norteamericana no se debería ver afectada. Generará volatilidad en los mercados y posiblemente tenga repercusiones en los países emergentes. Pero la economía norteamericana no debería hacer descarrilar a la FED de su plan de subida de tipos para este año”.

En todo caso, desde la gestora británica esperan que este proceso de normalización se realice de “manera gradual y conservadora”. “Nuestro escenario base es el de una subida para este año y dos incrementos en 2017”, señala Gil, para quien retrasar más la operación sería “contraproducente” para la economía norteamericana y “un error de política monetaria”.

Si de algo ha pecado la FED es de conservadora. Con el resto de bancos centrales globales realizando estímulos monetarios, es un paso muy grande empezar a recortarlos".

“Si de algo ha pecado la FED es de conservadora. Con el resto de bancos centrales globales realizando estímulos monetarios, es un paso muy grande empezar a recortarlos. Esta es la razón por la que ha ido retrasando las subidas. Pero hay que tener en cuenta que los estímulos monetarios tienen un efecto a los 12 o 24 meses de su aplicación. Por eso decimos que han sido demasiado conservadores, teniendo en cuenta la solidez de la economía norteamericana”, subraya la experta en renta fija de M&G.

Brexit para largo

Sobre el inesperado triunfo del sí a la salida de Reino Unido de la Unión Europea, Ana Gil señala que, de momento, la economía inglesa no ha sufrido tanto como se esperaba. “La economía inglesa se está ralentizando pero sigue bien. Tenemos por delante dos años en los que prácticamente no va a cambiar nada, y es un plazo temporal demasiado optimista, puesto que cualquier acuerdo posiblemente tendrá que ser ratificado después por todos los países miembros”, explica.

“El mercado laboral está también prácticamente en pleno empleo; la inflación, estable aunque por debajo del objetivo. Se comentaba que el Banco de Inglaterra podía empezar a subir los tipos de interés, pero ahora el panorama ha cambiado totalmente en Reino Unido. Es prudente que espere por lo menos al próximo informe de inflación para tener más datos sobre cómo está realmente la economía inglesa”, apunta Gil.

Ganar tiempo

Sobre el Banco Central Europeo, desde M&G esperan una extensión del programa de compra hasta diciembre de 2017 antes que un incremento del volumen de activos susceptibles de ser adquiridos, como una forma de ganar tiempo para lograr el objetivo del 2% de inflación, un porcentaje que todavía parece muy lejano. “Quizá el BCE opte también por relajar las claves de capital para algunos países, que determinan la proporción de bonos que pueden comprar, e instaurar un poquito más de flexibilidad”, señala Gil, quien subraya que “la política monetaria no pude arreglar todos los problemas que tenemos en Europa y quizá debería complementarse con reformas estructurales por parte de los gobiernos”.

Japón es un ejemplo de que las políticas monetarias no están consiguiendo los resultados que realmente se esperaban para la economía, el crecimiento y la inflación”, advierte Gil.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba