Empresas

El desconocido gigante americano que comprará al primer fabricante de latas en España

Una reciente oferta de Ball Corporation por Rexam ha alcanzado la cifra de 6.700 millones de dólares. Su negocio es desconocido pero lucrativo: envases de aluminio. Rexam, la comprada, cuenta con 2 fábricas en España y la posición de liderazgo.

Pocos podrían pensar que un negocio como el de las latas de aluminio para bebidas tuviera detrás de sí a gigantes cotizados capaces de realizar ofertas de compra millonarias. Pero así es. Este mes de febrero, Ball Corporation, compañía con sede en Broomfield, Colorado, lanzó una OPA por 6.700 millones de dólares para adquirir la británica Rexam. Entre las dos tienen fábricas en más de 25 países y su facturación conjunta es de 15.000 millones de dólares. Una de ellas, Rexam, tiene dos factorías en España, una en La Selva del Camp (Tarragona), donde recientemente ha invertido 20 millones de euros, y otra en Valdemorillo (Madrid), y es además muy activa colaborando con, por ejemplo, Mahou para hacer un envase del Real Madrid. Rexam tiene una facturación de unos 200 millones de libras esterlinas en nuestro país (más de 300 millones de euros por año) y ocupa con holgura la primera posición del mercado. Pero si las autoridades de competencia a nivel europeo dan el visto bueno, pasará a formar parte del conglomerado estadounidense Ball, que fabrica latas de bebidas, de comida, aerosoles pero también tiene intereses en la industria aeroespacial y en otros negocios.

La operación creará el primer actor mundial en un negocio hiperespecializado, desconocido pero lucrativo donde el futuro Ball-Rexam dominaría el 40% del mercado mundial. En conversación telefónica con un portavoz de Rexam situado en Londres, este puntualiza que en Europa el grupo resultante "tendría el 70% del mercado, por lo que las autoridades antitrust tendrán que pronunciarse, tanto a nivel europeo como en cada país, que tendrá su propio debate". Puede haber áreas en las que haya que realizar desinversiones para acometer la fusión, y la operación no quedará cerrada hasta bien entrado 2016. Las sinergias se calculan en 300 millones de dólares por año a partir del tercer año después de que se realice la compra, principalmente en los costes de transporte y almacenamiento del aluminio.

Las dos plantas españolas que pertenecen a Rexam acaban de recibir grandes inversiones o están de camino para recibirlas

El mercado español, por su parte, se verá también afectado. Si Rexam es el primer fabricante y el que tiene la posición dominante, la compra por parte de una Ball que no tiene fábricas en España (sí una sociedad que actúa de oficina comercial y que en 2012 acumuló pérdidas) arroja ciertas dudas sobre el futuro de las plantas. Sobre todo sobre la planta madrileña, que tenía aprobado un proyecto de inversión de "decenas de millones de euros" para cambiar la producción de acero a aluminio, al igual que se hizo en la planta catalana. Su responsable, Iain Percival, aseguraba antes de conocerse la operación que la inversión de capex en Madrid servía de ejemplo del apoyo de la matriz al mercado de latas español. Ball también compite suministrando latas al mercado español, pero las que fabrica en su factoría de Marsella.

Las dos plantas de Rexam producen unos 7.000 millones de latas al año, lo que convierte a nuestro país en el segundo más activo de Europa en este aspecto tras Reino Unido. Entre las dos plantas dan trabajo a unas 400 personas y en los últimos cinco años venían ganando unos 10 millones de euros por año, unos beneficios que redujeron drásticamente a 4 en 2013.

Un mercado de 800 millones

800 millones de euros es el valor aproximado del mercado ibérico de latas. Este goloso bocado se reparte entre Ball, Rexam y Crown Holdings, la tercera en discordia que asiste a este proceso de concentración mientras trata de no perder su posición en el país. Con su fábrica más importante en Logroño, Crown tenía 310 empleados en 2013 y facturaba más de 200 millones de euros con un beneficio de 11,5. Esta empresa tampoco se queda quieta en el mercado español, y en abril adquirió Mivisa, una de las compañías más pujantes del sector, centrada en el embalaje de productos alimentarios. Esto le ha provocado tener que vender cinco de las 8 plantas con las que contaba en España para que las autoridades de competencia le den el visto bueno.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba