Los pagos pendientes con proveedores ascienden a 200 millones de euros

Los compradores de Supersol asumirán sólo una pequeña parte de su deuda

El grupo lituano Máxima se convertirá en el nuevo dueño de Dinosol, sexto grupo español de distribución, cuando obtenga el visto bueno de las autoridades de Competencia. La operación ha despertado inquietud en el sector, especialmente entre los proveedores porque los compradores no vienen muy dispuestos a poner dinero. Máxima, que ha adquirido la empresa por el precio simbólico de un euro, tan sólo se compromete a asumir una pequeña parte de la deuda que Dinosol mantiene con los proveedores, que se eleva a unos 200 millones de euros. La situación de la cadena es preocupante como muestra el hecho de que los dos primeros meses del año se han saldado con una caída de las ventas del 6%, lo que ha hecho que la compañía deje de ingresar unos 12 millones de euros.

Los supermercados Supersol pasarán a estar controlados por la lituana Máxima
Los supermercados Supersol pasarán a estar controlados por la lituana Máxima Ricardo Ricote Rodriguez (CC) vía Flickr

El futuro de Dinosol no termina de despejarse. La escisión de la compañía y su posterior venta parcial al grupo lituano Máxima genera no pocas dudas en el sector y también entre los trabajadores de la compañía. Los nuevos dueños no parecen dispuestos a inyectar mucho dinero en el proyecto como prueba el hecho de que la firma báltica tan sólo asumirá una pequeña parte de la deuda con proveedores, que asciende a unos 200 millones de euros.

La operación ha generado gran preocupación en el entorno del sector, especialmente entre los proveedores y también entre los empleados del grupo, en tanto en cuanto los planes de Máxima en España son desconocidos. Fuentes sindicales aseguraron a Vozpópuli que aún no han tenido encuentros con los responsables de Máxima y que esperan reunirse con ellos cuando la operación se haya firmado.

El negocio de Dinosol en Canarias, la parte que no ha sido vendida a Máxima, será sostenido por la banca acreedora, que se ha comprometido a inyectar 20 millones de euros y extender los préstamos existentes hasta 2014 para garantizar la viabilidad de la compañía. Sin embargo, la nueva financiación será notablemente más cara, lo que también repercutirá en el devenir de la división canaria de Dinosol.

Descenso de ventas hasta febrero

Mientras, la dinámica de la compañía continúa siendo francamente negativa. Según ha podido saber este diario, Dinosol ha cerrado los dos primeros meses del año con un descenso del 6% en la facturación, con lo que ha dejado de ingresar aproximadamente 12 millones de euros en relación con la cifra registrada en el mismo periodo del año anterior.

Durante la tarde de ayer, Dinosol desmintió una información publicada por Europa Press en la que se aseguraba que Máxima se había hecho con la compañía por el precio simbólico de un euro. El director general de Dinosol, Javier Pérez de Leza, envió una carta a los empleados de la compañía en la que les tranquilizó respecto a la situación de la compañía aunque admitió que el escenario actual no es el que habían previsto.

Por el momento, la operación de Máxima está plagada de dudas que ambas partes se han comprometido en despejar cuando se firme definitivamente la compraventa, de acuerdo con el comunicado emitido por Dinosol en el que desmentían el precio de la misma. Agile Finance, brazo inversor de Máxima, aseguró que se hará responsable de la "deuda actual" de Supersol, que "será satisfecha en su totalidad", así como de las obligaciones contraídas con empleados, proveedores o clientes, según informa Europa Press. Agile recalca su condición de inversor industrial e insiste en que su plan incluirá una "inversión relevante" en Supersol.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba