El sistema de arcos o peaje electrónico se perfila como favorito para operar los cobros

El Gobierno espera ingresar 4.000 millones al año por el peaje en autovías

Moncloa tiene listas las cuentas acerca del plan para establecer peajes en algunas de las autovías con mayor tráfico. El Ejecutivo que comanda Mariano Rajoy espera ingresar en torno a 4.000 millones de euros al año con una estrategia que sufrirá demoras debido al rechazo de la Comisión Delegada de Asuntos Económicos de la semana pasada pero que terminará saliendo adelante. Además, el sistema de arcos o peaje electrónico cobra ventaja para ser finalmente el elegido.

Mariano Rajoy trata de buscar nuevas partidas para recortar el déficit
Mariano Rajoy trata de buscar nuevas partidas para recortar el déficit Efe

“Eso no va a ningún Consejo de Ministros”. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, respondía así a la prensa a cuestiones relacionadas con el cobro de peaje en autovías aunque lo cierto es que el Ejecutivo se encuentra en un punto de no retorno en este capítulo. Se hará sí o sí, entre otras cuestiones porque los informes que maneja Moncloa hablan de posibles ingresos en el entorno de 4.000 millones de euros por año, según señalaron a Vozpópuli fuentes del sector.

En realidad, la cuestión no será tratada en el Consejo de Ministros de hoy porque no fue aprobada la semana pasada por la Comisión Delegada de Asuntos Económicos, toda vez que el Gobierno tiene muy claro que ejecutará la estrategia pero no tanto el modo que empleará. Pero sólo es cuestión de tiempo.

La idea que baraja el equipo económico de Mariano Rajoy es establecer peajes denominados “blandos” en las vías más transitadas. De forma general, el precio vendría a ser, aproximadamente, un tercio de lo que se cobra de media en un peaje convencional según los tramos. De esta forma, el Gobierno tiene como objetivo llegar a los citados 4.000 millones de euros al año que permitirían ahorrar la partida de mantenimiento e incluso obtener un remanente para contribuir aun más a enjugar las cifras del déficit.

En cuanto a la cuestión técnica, el Gobierno está barajando diversas posibilidades aunque en las últimas semanas ha tomado la delantera la instalación de un sistema de arcos o peaje electrónico en las autovías afectadas por la medida. Con este método, cámaras instaladas en el arco fotografían cada vehículo que lo atraviesa para comprobar si la matrícula coincide con un usuario que ha abonado el correspondiente peaje. Se trata de un sistema no excesivamente complicado y que no supone costes elevados.

El precio se aproximará a un tercio de lo que supone un peaje convencional

Con estos pasos ya trazados, el Gobierno deberá definir las vías en las que comenzará a aplicar la medida, para lo que podría servirse de una experiencia piloto en alguna comunidad autónoma. En las últimas horas, la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, ha señalado que establecerá peajes en carreteras de la Comunidad para sufragar los 30 millones de euros al año que cuesta el mantenimiento de las vías en la región central.

Pero, eso sí, en todos los casos no están precisadas algunas cuestiones básicas: principalmente, el cómo, el cuándo y el dónde. La principal para el Gobierno, el cuánto, ya está sobre la mesa. La cuenta atrás es ya un hecho aunque Rajoy prefiera ir paso a paso.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba