LA AUTORIZACIÓN DEFINITIVA SE RETRASA A MAYO

Bruselas quiere recortar al Sabadell parte de las ayudas recibidas por la CAM

La entrada del Sabadell en la CAM no se producirá, como pronto, hasta mayo. Un mes y medio después del calendario previsto en la adjudicación de la entidad alicantina. El retraso del proceso se debe al minucioso examen al que está siendo sometida la operación en Bruselas. Incluso, según ha podido saber Vozpópuli de fuentes comunitarias, el Parlamento Europeo pretende reducir algunas de las protecciones que el Banco de España había concedido al Sabadell por la compra de la CAM.

Una de estas concesiones pactadas en el Esquema de Protección de Activos (EPA) suponía una línea de liquidez, para que el Sabadell pudiese cubrir los importantes vencimientos de la CAM en este ejercicio, próximos a los 7.000 millones. Nada más intervenir la entidad, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) tuvo que inyectar 2.800 millones en términos de liquidez ante el enorme deterioro de la entidad y la imparable fuga de depósitos. Precisamente, Bruselas quiere eliminar de la operación la segunda línea de liquidez pactada en el EPA.

"En el Parlamento se aduce que el Sabadell no necesita esta inyección de liquidez después de que el Banco Central Europeo haya abierto para la banca española su barra de dinero", explican fuentes comunitarias. Esta es la principal 'rebaja' que Bruselas quiere hacer al Sabadell para dar el visto bueno final a la operación de la CAM. El Gobierno español, puesto que las entidades sólo participan en el proceso para aclarar aspectos del acuerdo, se encuentra actualmente negociando con los responsables comunitarios mantener esta inyección de liquidez.

El repaso histórico a las subastas del BCE muestra que en los últimos meses, la banca española ha disparado sus demandas de dinero de Fráncfort. Los bancos nacionales demandaron 115.000 millones de euros al sistema europeo el pasado mes de diciembre y más del doble en febrero, por lo que suman ya un total de créditos por valor de más de 315.300 millones de euros en créditos a tres años.

Junto a esta línea de liquidez, el EPA concedido al Sabadell establece que el Fondo de Garantía de Depósitos asume el 80% de las pérdidas de una cartera de activos predeterminada durante los próximos 10 años, una vez absorbidas las provisiones constituidas sobre estos activos, en el entorno de los 3.000 millones de euros. La entidad catalana, por su parte, cubre el 20% de esas minusvalías, para lo que ha realizado una ampliación de capital de 2.100 millones.

La cartera más complicada de la CAM alcanza los 24.000 millones de euros, que se dividen en crédito al promotor, créditos refinanciados y la cartera de activos sobre pymes asociados a promoción y construcción. Según fuentes del sector, las pérdidas en la operación de la CAM pueden llegar a los 20.000 millones.

"Estamos pagando el precio de ser la primera entidad que hemos recibido un EPA en esta nueva fase de la reforma financiera", aseguró Jaime Guardiola, consejero delegado del Sabadell, sobre el retraso que está sufriendo la aprobación por parte de Bruselas. A su juicio, la toma de la gestión del Banco CAM por parte de su entidad se realizará en el perímetro del segundo semestre. La integración definitiva se realizará a lo largo del primer trimestre de 2013.

A finales de año se realizará la integración informática y estará decidida la nueva estructura, según la cual CAM contaría probablemente con un consejo consultivo sin apenas poder ejecutivo, que correspondería al banco. Banco CAM estará dirigido por Miquel Montes, que es uno de los directivos encargados de ejecutar la integración. Debido a las dimensiones de Caja Mediterráneo, con oficinas en todo el país, habrá directores territoriales con autonomía de gestión. En el caso de Alicante y Murcia, ese responsable podría ser el actual director territorial de Banco Sabadell en la Comunidad Valenciana, Baleares y Murcia, Jaume Matas.

«Nuestra estructura es única, basada en un sistema de multimarcas dentro de una misma unidad», ha explicado Josep Oliú, presidente de la entidad, en reiteradas ocasiones. La marca del nuevo banco será probablemente el de Sabadell-CAM. "Bruselas no sólo está retrasando la operación del Sabadell. En general, toda la reforma financiera", explican fuentes comunitarias. En los próximos días, los responsables comunitarios deben tomar una decisión sobre la fórmula final en la que el sector articulará la financiación de las próximas subastas, la concreción del proyecto de 'banco malo' y la solución al proyecto de Novagalicia, que contempla la entrada de inversores privados o una venta a través de un proceso competitivo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba