La compañía se deja un 41% en lo que va de año

Los efectos del desplome: la deuda de ACS ya triplica su capitalización bursátil

ACS volvió a vivir ayer una sesión de pesadilla en bolsa. El grupo constructor y de servicios se dejó más de un 10% y acumula ya un retroceso superior al 41% desde que comenzó el año. En sus horas más bajas como presidente de la compañía, Florentino Pérez trata de parar la avalancha vendedora de los mercados, que presionan a la compañía sobre todo por su elevada deuda, una cifra que ya triplica su capitalización bursátil, en mínimos de los últimos siete años.

Florentino Pérez, cuestionado por algunos de sus socios en ACS
Florentino Pérez, cuestionado por algunos de sus socios en ACS Efe

La bolsa volvió a castigar con fuerza a ACS, que ya vale un 41% menos que cuando se inició el año. El grupo constructor que preside Florentino Pérez protagonizó uno de los mayores recortes de la sesión (-10,09%) y ya es la tercera empresa del Ibex-35 que más pierde desde enero, tan sólo por debajo de Sacyr Vallehermoso y Repsol.

El desplome de la compañía está poniendo de manifiesto lo grueso de sus cifras de deuda, uno de los principales motivos por los que el mercado está presionando al valor. De hecho, ACS cerró la sesión con una capitalización bursátil de 4.246 millones de euros, que supone algo menos de la tercera parte de su deuda. Es decir, que ACS debe más del triple de lo que vale.

Una circunstancia que se ha agravado con la colocación acelerada por parte de ACS de un paquete del 3,7% de Iberdrola. Obligado por la banca acreedora, la compañía lanzó un mensaje que en el mercado fue interpretado como de manifiesta debilidad. Los expertos consideran que este episodio podría volver a repetirse en el futuro si la situación de la compañía prosigue por los mismos derroteros y si la presión de los mercados continúa afectando a Iberdrola y al precio de sus acciones.

ACS se está encontrando con muchas dificultades para dar salida a sus activos relacionados con las energías renovables, una operación que le permitiría reducir de forma significativa su abultado endeudamiento. Sin embargo, mientras mantenga esos activos en su balance deberá apuntarse la deuda asociada.

En los mercados también se hacen cábalas con otras posibles desinversiones de ACS, aunque los compromisos de permanencia en Abertis dificultan una hipotética salida de la concesionaria de infraestructuras en la que comparte accionariado con La Caixa y el fondo de capital riesgo CVC.

La constructora ya está lejos de los diez primeros puestos del Ibex-35

Los pronunciados descensos de ACS en bolsa han hecho que del grupo constructor se haya alejado de los diez primeros puestos del Ibex-35 por capitalización bursátil, un lugar en el que había sido un habitual en los últimos años. De  hecho, ACS ocupa en la actualidad un puesto en la mitad de la tabla, aproximadamente, superado ya por valores como la farmacéutica Grifols que, a diferencia de lo que está ocurriendo con la empresa que preside Florentino Pérez, es de las mejores del Mercado Continuo en lo que va del presente ejercicio.

Las fuertes caídas registradas por las acciones de ACS están pasando factura a los socios de la compañía, tanto a históricos como Banca March y los Albertos como a aquéllos que entraron en su capital hace cinco años, cuando la compañía caminaba por sus máximos históricos. Desde entonces, la compañía ha perdido las tres cuartas partes de su valor en bolsa.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba