Su filial británica Amey remozará una línea en el oeste de Reino Unido

Ferrovial gana un contrato de electrificación ferroviaria por 800 millones

Amey, filial británica de Ferrovial, acaba de lograr un contrato para la electrificación de vías férreas en  Reino Unido. La adjudicación está valorada por la compañía en cerca de 800 millones de euros y completa una cartera de servicios notablemente diversificada.

Rafael del Pino durante la última junta de accionistas de Ferrovial
Rafael del Pino durante la última junta de accionistas de Ferrovial Ferrovial

La red ferroviaria pública de Reino Unido ha adjudicado a Amey, filial británica de Ferrovial, un contrato para la electrificación de dos grandes líneas situadas en el oeste del país, conocidas como Great Western Main Line. El contrato se extiende por cinco años y comprenderá otros trabajos de remodelación. La compañía valora la cartera del contrato en unos 700 millones de libras esterlinas (casi 800 millones de euros).

En concreto, las líneas cuyo tendido eléctrico deberá remozar Amey van desde Maidenhead (en las proximidades de Londres) hasta Bristol y Cardiff, ya en el País de Gales. La remodelación de la electrificación de las líneas es sólo una parte del contrato que se ha adjudicado Amey. La empresa que adquirió Ferrovial hace casi diez años también se encargará de revisar la señalización de los trazados y de acometer trabajos de mejora en la estación de Reading y sus alrededores.

Network Rail, la empresa pública que gestiona la red de ferrocarriles de Reino Unido, está realizando una fuerte apuesta económica en el terreno de la remodelación del tendido eléctrico, que supone uno de los capítulos fundamentales de la inversión. El programa de modernización del tendido eléctrico está incluido en uno más general, que afecta a diversas cuestiones de la red. Al mismo tiempo, Network Rail está involucrado en el Crossrail, que reforzará el sistema de transporte de Londres y sus alrededores y en el que también interviene Ferrovial, a través de su filial de construcción Agromán.

Después de quedarse fuera de la lucha por el contrato del puente de Mersey (el río que divide en dos la ciudad de Liverpool, valorado en unos 600 millones de euros y por el que competirán los españoles FCC y ACS), Ferrovial vuelve a la carga en Reino Unido, un mercado en el que tiene depositadas muchas esperanzas, con la vista puesta en futuros proyectos como la segunda línea de alta velocidad, así como diversas centrales nucleares y contratos relacionados precisamente con el Crossrail.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba