Empresas

Las constructoras redujeron un 74 % sus ganancias tras las pérdidas de Sacyr

Las seis grandes constructoras españolas redujeron un 74 % sus ganancias conjuntas en 2011 hasta los 1.124 millones, un importe que se ha visto muy afectado por las cuentas de Sacyr Vallehermoso, que entró en números rojos tras su desinversión en Repsol. Junto con la caída de los beneficios, la facturación de las constructoras se redujo ligeramente un 13,4 %, apoyada, fundamentalmente, por la buena evolución de sus actividades en el exterior, que representan ya 60 % de sus ingresos, y que han permitido compensar la caída del mercado doméstico.

Como dato positivo, las grandes constructoras cotizadas, ACS, Acciona, FCC, Ferrovial, Sacyr y OHL, han conseguido reducir su deuda un 27,5 %, aunque ésta sigue siendo muy abultada con casi 42.000 millones de euros. Una cifra que podría descender sustancialmente con el plan diseñado por el Gobierno para que los proveedores obren las deudas pendientes con las administraciones públicas, que adeudan a estas constructoras unos 7.000 millones de euros entre deuda vencida y en plazo. A cierre de ejercicio 2011, sólo Acciona y OHL consiguieron mejorar su beneficio con respecto a un año antes, al contrario que ACS, Ferrovial y FCC, que a pesar de registrar ganancias éstas fueron inferiores a las contabilizadas en 2010. Dentro de las grandes constructoras españolas Sacyr Vallehermoso fue la única en presentar un resultado negativo.

Ferrovial fue la constructora que se anotó las mayores ganancias del ejercicio con un beneficio de 1.269 millones de euros que, sin embargo, fue un 41,3 % inferior al de 2010 por la desconsolidación en sus cuentas de los resultados de su filial británica BAA. La facturación del grupo presidido por Rafael del Pino se situó en 7.445,8 millones, el 20,7 % menos, mientras que su deuda cayó de forma importante, un 74 %, hasta los 5.171 millones.

La segunda constructora por beneficios fue ACS, que obtuvo un beneficio neto de 962 millones, el 26,7 % menos, debido a las plusvalías obtenidas el pasado año, especialmente por la venta de un 15,5 % de Abertis. La cifra de negocio de la compañía que lidera Florentino Pérez alcanzó los 28.472 millones, un 98,7 % más, aunque fue la más endeudada con una cantidad superior a los 9.300 millones.

OHL obtuvo un beneficio de 223,3 millones, el 14,2 % más, gracias a la positiva evolución de su área de concesiones. El principal negocio de la compañía, que tiene una deuda de 5.100 millones, sigue siendo el constructor aunque sus ventas se redujeron debido al parón de la actividad en España y al retraso de los nuevos proyectos en el exterior que tiene en cartera.

A continuación se situó Acciona, que logró 202 millones de beneficio, lo que supuso una mejora del 20,8 %, apoyado por la facturación, que creció un 6,5 % hasta los 6.646 millones. El grupo que preside José Manuel Entrecanales tiene una deuda de casi 7.000 millones.

FCC, por su parte, logró un beneficio de 108 millones en 2011, el 64 % menos, lastrado por el saneamiento aplicado a su filial Cementos Portland Valderribas por más de 300 millones de euros. La cifra de negocio se situó en 11.754 millones de euros, el 1,3 % menos y su endeudamiento en 6.277 millones.

Sólo el grupo Sacyr Vallehermoso registró pérdidas, por importe de 1.604 millones, debido a la minusvalía de la venta del 10 % de Repsol, por la posterior depreciación del 10 % restante y por las provisiones realizadas por otros activos inmobiliarios y por las radiales. Excluyendo estos efectos, el resultado habría sido positivo, con un beneficio de 106 millones.

La cifra de negocios de Sacyr cayó un 18 % hasta los 3.949 millones y la deuda superó los 8.800 millones.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba