Empresas

¿El Whatsapp español? Una empresa de Madrid crea una una aplicación más segura con tecnología hispana

Se llama Hush Hush y entre las novedades que incorpora están la de chatear sin necesidad de revelar el número de teléfono o acceder siempre mediante una contraseña numérica para evitar que cualquiera pueda entrar en la aplicación sin consentimiento. "Ni ladrones ni fisgones", aseguran.

Imagen de Hush Hush, una aplicación diseñada para no dejar rastro en los servidores
Imagen de Hush Hush, una aplicación diseñada para no dejar rastro en los servidores

Tras casi dos años de trabajo en secreto, ya está disponible una nueva aplicación de mensajería instantánea que tratará de hacerse hueco en un mercado liderado por WhatsApp con bastante distancia sobre Telegram. La nueva aplicación, que cuenta con un triple cifrado similar al utilizado por la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos, está creada íntegramente en España, concretamente en Madrid, por tres emprendedores españoles y para mayor redundancia, con tecnología española.

"Los procedimientos usados están inventados aquí. Nadie ha usado una combinación de cifrado semejante antes y por tanto, lo consideramos un invento español", cuenta a Vozpópuli Roberto Quintana, portavoz del departamento de comunicación de la aplicación Hush Hush, cuyo número de descargas ronda las 5.800 desde diciembre.

El que podría denominarse Whatsapp español es el reflejo de la preocupación por la privacidad y la seguridad que sienten sus creadores, quienes ante la avalancha de noticias relacionadas con el robo de fotografías y documentos, como sucedió el pasado verano cuando cientos de actrices y modelos fueron víctimas del llamado 'celebgate', pensaron en crear una plataforma más fiable para comunicarse.

"Nadie ha usado una combinación semejante antes y por tanto, lo consideramos un invento español", dice un portavoz de Hush Hush

Entre las novedades que incorpora destaca su diseño "para que no se almacene nada en la galería de nuestro teléfono ni en nuestro carrete, a no ser que el usuario escoja la opción de guardarlo". Además, la nueva aplicación, gratuita por el momento para todo tipo de usuarios, pretende no dejar rastro en los servidores. Es decir, que cuando un usuario envíe un mensaje y el receptor lo descargue, el sistema enviaría un comando al servidor para borrar el mensaje garantizando que lo enviado le pertenezca únicamente a emisor y receptor.

Además, al registrarse en Hush Hush, disponible tanto en Android como en iOS, se genera un código único de ocho caracteres que permite chatear sin necesidad de intercambiar el número de teléfono con personas "que no sean de total confianza", como asegura Quintana, añadiendo que este elemento puede ser "muy útil para famosos o incluso periodistas".

Acceso con contraseña

Con la idea de garantizar el derecho a la intimidad en las comunicaciones por bandera, el acceso a Hush Hush se realiza siempre mediante una contraseña numérica que se establece durante el proceso de registro evitando así que nadie pueda entrar en la aplicación sin consentimiento. "Ni ladrones, ni fisgones", rematan al respecto.

Asimismo, la 'startup' española, formada en la actualidad por quince trabajadores, ha incorporado en su aplicación una zona segura. "Es una de las grandes novedades", afirman. Esta función permite separar los contactos más privados del listado general, por lo que, esos contactos y sus conversaciones sólo aparecerían introduciendo una contraseña, que puede ser la misma de la aplicación u otra diferente.

"La aplicación es gratuita y no está pensado un modelo de negocio con publicidad", afirma Quintana

El último de sus rasgos distintivos pasa por la opción de personalizar los contactos y así elegir a quién notificar cuándo has recibido un mensaje o cuándo lo has leído. "La notificación de lectura no debe ser una imposición, sino una posibilidad que el usuario ejerce a su gusto", manifiestan desde HushHushCorporate.

Código fuente secreto

Sin embargo, nadie puede comprobar que toda la seguridad de la que presumen sea cierta ya que su código fuente no está disponible. Se defienden asegurando que "pedir nuestro código fuente es como pedirle a Coca Cola su fórmula secreta, cuando todo el mundo sabe que no es de dominio público" y aseguran que precisamente ese triple cifrado diferente para cada usuario "es nuestro gran valor y si lo hacemos público estamos expuestos a que nos lo copien". 

"En el proceso de registro, se genera un certificado RSA, que son como los que utiliza la Agencia Tributaria. El certificado tiene una parte pública que se distribuye entre todos los contactos y una privada que solo tiene el propietario. Con la pública se pueden cifrar mensajes para enviarlos pero solo con la privada se pueden descifrar. De esta forma, nos aseguramos que solo el propietario es capaz de leer los mensajes", exponen. Pese a ello, y para disipar las dudas de quienes puedan pensar que no es de fiar, la empresa asegura que está trabajando con otra tecnológica que acredite con una marca o sello su seguridad.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba