Empresas

Vodafone y Orange se arriesgan a una fuerte multa por abusar de su posición de dominio

Telefónica se llevó una multa de 26 millones por imponer compromisos abusivos de permanencia a las pymes. Ahora son sus dos grandes competidores los que se arriesgan a una sanción por haber incurrido en esas mismas prácticas de abuso de posición dominante.

Sede de Vodafone en Madrid.
Sede de Vodafone en Madrid.

Vodafone y Orange, los dos grandes operadores de telecomunicaciones tras Telefónica, han incurrido en prácticas contra la libre competencia al imponer contratos leoninos a las pequeñas y medianas empresas (pymes) a las que prestan sus servicios y, por ello, se arriesgan a fuertes multas.

Así se desprende de las investigaciones realizadas por los técnicos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que han constatado que estas dos compañías vienen imponiendo desde hace años compromisos de permanencia a sus clientes empresariales que provocan efectos restrictivos a la competencia y limitan seriamente la capacidad de estas pymes para cambiar de operador.

Son los mismos vicios apreciados en Telefónica, compañía a la que el regulador decidió "sacar" del expediente abierto por estos abusos dado su alta cuota de mercado en el segmento empresarial para imponerle una dura multa de 25,78 millones de euros.

La CNMC ha apreciado en Vodafone y Orange los mismos vicios y abusos en los que incurrió Telefónica con sus clientes pymes

Una vez multado el operador dominante, el expediente siguió su curso con el foco puesto en las otras dos grandes compañías del sector, que según confirman fuentes cercanas a la CNMC, también, aunque en menor medida, han fijado compromisos de permanencia tan largos en el tiempo y penalizaciones tan gravosas que las pymes se veían maniatadas a su operador y con pocas opciones para cambiar.

Según las fuentes consultadas, el expediente estaría ya en su fase concluyente y la CNMC podría fijar importantes sanciones tanto a Vodafone como a Orange, si bien la posible cuantía de éstas no ha trascendido.

Lo que sí parece constatar la investigación del regulador es que las tres grandes telecos españolas han tratado de mantener durante años un mercado cautivo de pymes, a las que ofrecían importantes descuentos en sus tarifas a cambio de largos contratos de permanencia (de hasta 24 meses en el caso de Telefónica), renovables automáticamente, y con penalizaciones crecientes en caso de cambio de operador.

Las grandes telecos imponen cláusulas de permanencia de hasta 24 meses a las pymes, con altas penalizaciones, lo que supone una práctica restrictiva de la competencia

Estas prácticas, según la CNMC, suponen una infracción de la Ley de Defensa de la Competencia y del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea.

Estas prácticas restrictivas de la competencia ha perjudicado durante años al resto de operadores, que "no han estado en igualdad de condiciones para competir por estos clientes", por lo que “se estaría excluyendo a otros operadores como los Operadores Móviles Virtuales (OMVs) del segmento empresarial en el mercado minorista de servicios móviles”, afirmaba la resolución de la CNMC para imponer la multa a Telefónica, cuya argumentación es extensible a Vodafone y Orange.

La propia Telefónica ya alertó en su día que la sanción impuesta por el regulador supone una discriminación frente a las otras dos grandes, que también habrían incurrido en esas mismas prácticas. Así ha sido. La CNMC ha seguido investigando a los competidores del operador dominante, al que decidió multar primero por la excesiva cuota de mercado que controla en el segmento pymes.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba