Empresas

Los conductores de Uber no se rinden: seguirán operando al margen de la aplicación

La batalla contra los taxis que inició Uber en España hace nueve meses se juega ahora en otra liga. A la espera de que se solventen los problemas legales que genera la aplicación en los tribunales, varios usuarios se han organizado para continuar realizando viajes por carretera y apostar por el consumo colaborativo.

Los conductores de Uber no se rinden: seguirán operando al margen de la aplicación
Los conductores de Uber no se rinden: seguirán operando al margen de la aplicación Flickr

Tras la orden de cierre “con carácter inmediato” de Uber por parte del Juzgado de lo Mercantil Número 2 de Madrid el pasado mes de diciembre, la aplicación que pone en contacto online a usuarios y conductores para desplazamientos cortos decidió cesar su actividad en todo el territorio nacional el 31 de ese mes. Sin embargo, varios extrabajadores de la empresa se están organizando ahora para continuar con los viajes por carretera al margen de Uber. Su idea es “mantener la filosofía del consumo colaborativo” iniciada por Uber.

Estos exuber trabajarán de forma temporal, ya que confían en que la app vuelva pronto al mercado español. “Queremos dar continuidad  a Uber y evitar que se pierda su espíritu”, explica uno de los conductores, que, empujado por la crisis económica, ha optado por operar al margen de la aplicación y está coordinando con otros compañeros estos trayectos. “Necesitamos ayudarnos en estos momentos algo complicados”, reconoce.

Trabajarán de forma temporal porque confían en que Uber vuelva pronto al mercado español

Sin hacer mucho ruido, ya que eso los delataría ante el gremio de los taxis, y sin organizarse como empresa de transporte privado, se están dando a conocer enviando mensajes de texto a antiguos usuarios de Uber. “Si estás interesado, confírmame tu horario de desplazamiento diario, al objeto de confeccionar un planing. Puedes enviarme un SMS, WhatsApp o Telegram y me pondré en contacto contigo”, dice el texto que remiten a sus posibles clientes.

Al no contar con una app específica que les notifique nuevos trayectos, su forma de organizarse es algo distinta. Trabajan más a partir de desplazamientos concretos ya fijados y periódicos. Uno de estos conductores cuenta a Vozpópuli que ya tiene programados varios viajes entre semana de 9 a 11 de la mañana y de 16 a 19 de la tarde, si bien no se niega a trayectos puntuales, sobre todo los fines de semana.

Se comprometen a cumplir con la misma tasa de precios que aplicaba Uber, lo que significa que el kilómetro costará 0.65 euros y 0.15 euros el minuto. Al no disponer de un sistema oficial para calcular el consumo por cada trayecto, la cuenta se hará de forma manual calculando la distancia a través del navegador GPS y la duración por medio de un cronómetro. El método de pago también será algo engorroso: adiós a las tarjetas de crédito. Al no poder cobrar a los usuarios vía app ni disponer de datáfono, los pagos se realizarán en mano y al momento de finalizar el viaje.

Tampoco pueden prometer muchas garantías en cuanto a seguridad, dado que no tienen una empresa real detrás que les ampare legalmente. Uber sí contaba con más avales jurídicos; de hecho, el equipo de abogados que los defiende en España es el despacho Cuatrecasas, el segundo más importante en facturación después de Garrigues. Sin embargo, a día de hoy, esta polémica startup está prohibida en España, como también ocurre en otra decena de países o regiones como Francia, la India o diferentes estados de EEUU

Y, pese a acatar en un primer momento la decisión judicial, la aplicación asegura que mantendrá su batalla en los tribunales. Así, la compañía sólo suspenderá su actividad mientras apela la sentencia y evalúa "nuevas opciones para dar a los españoles acceso a viajes seguros y cómodos".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba