Empresas

Telefónica pone en valor O2: negocia su venta a BT para hacer caja y reforzarse en sus mercados estratégicos

Alierta prepara la venta de su operador móvil británico a BT con vistas a hacer caja, reducir deuda y reforzar su posición en el propio Reino Unido y también en Brasil.

César Alierta, presidente de Telefónica.
César Alierta, presidente de Telefónica. EFE

El presidente de Telefónica, César Alierta, mueve ficha en el tablero internacional. Concretamente en Reino Unido, donde se prepara para poner en valor su operador móvil O2, objeto de deseo del gigante de las telecomunicaciones británico, BT, que no puede ofrecer al mercado servicios convergentes por no disponer de una compañía celular.

La compañía española quiere aprovechar esta debilidad de BT para hacer caja con la venta total o parcial de su filial móvil y destinar los ingresos a reducir deuda y, además, negociar un posible cambio de cromos. Todas las opciones están abiertas, pero gana enteros una fusión de Telefónica con la propia BT o la toma de una participación accionarial en la matriz del grupo británico a cambio de la venta de O2, según las fuentes consultadas.

Tampoco se descarta que los fondos obtenidos por la venta del operador móvil se destinen a reforzar la posición de la multinacional española en su principal mercado objetivo: Brasil.

Las principales opciones que se dibujan bajo el nuevo escenario serán plausibles si ambas compañías llegan a un entendimiento. Por lo pronto, tanto Telefónica como BT confirmaron ayer ante sus respectivos reguladores bursátiles que mantienen negociaciones, aunque aún "en fase muy preliminar", para reordenar su posición en el Reino Unido.

BT necesita con urgencia disponer de telefonía móvil en el Reino Unido y sus opciones son O2 o Everything Everywhere, con cuyos accionistas negocia en paralelo

La española reconoció que "regularmente analiza la evolución de los mercados en que opera, así como las diversas alternativas estratégicas que permitan generar valor a sus accionistas y solidificar su posición financiera" y que mantiene conversaciones con BT, si bien "no existe certeza de que una transacción pueda llegar a tener lugar con dicha compañía".

Sin embargo, el gigante británico fue más explícito y reconoció que tiene sobre la mesa dos opciones: "hemos recibido expresiones de interés de los accionistas de dos operadores de redes móviles del Reino Unido, de los cuales uno es O2, sobre una posible transacción en la cual BT adquiriría su negocio de telefonía móvil" en el país.

Así que el grupo británico negocia en paralelo con Telefónica y con Everything Everywhere (EE), filial conjunta de Orange y Deustche Telekom, para poder contar con una compañía de móvil en el país, que le permita completar los servicios telefonía fija e internet de banda ancha que presta actualmente.

BT no dispone de servicios móviles, lo que la deja en posición de desventaja ante gigantes como Vodafone, que cuenta con una oferta completa de servicios convergentes (fijo, móvil e internet). Si finalmente opta por lanzarse a por O2, BT se haría con una compañía con 24,3 millones de clientes móviles en el país.

Telefónica reconoce que podría hacer cash para "solidificar su posición financiera" con la reducción de su deuda, que supera los 41.000 millones de euros

La operación casaría perfectamente con la situación y pretensiones de Telefónica, que en Reino Unido no cuenta con servicios de telefonía fija y banda ancha.

Así que una de las opciones que estaría sobre la mesa es la fusión de los dos gigantes, que podrían crear una macrocompañía de telecomunicaciones europea con la que hacer frente a los poderosos grupos estadounidenses del sector (AT&T…).

Pero también se estudia una operación que sería menos compleja y de menor calado, la venta de O2 a BT a cambio de una participación significativa en el accionariado de la británica, que a precios actuales podría situarse en un máximo del 20%, según los analistas.

Algunos informes de analistas estiman el valor de O2, que cuenta con 24,3 millones de clientes móviles, en 12.000 millones de euros

Telefónica pagó 26.000 millones de euros en 2005 por O2, si bien en aquel momento la filial británica también incluía activos en Alemania e Irlanda. Algunos informes de analistas establecen actualmente un precio estimado de 12.000 millones de euros de O2.

Pero también podría Telefónica dedicar todo o parte de lo obtenido por la venta del operador móvil a reducir su abultada deuda, que actualmente se sitúa por encima de los 41.000 millones de euros, o a reforzar sus inversiones en Brasil, el mercado en el que la operadora española se ha volcado en los últimos tiempos.

Por el momento, todas las opciones están abiertas a la espera de que los equipos negociadores avancen en un proceso que supondrá el cambio del status quo de poder de las grandes compañías en uno de los mercados más consolidados de Europa, el británico.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba