Empresas

Telefónica acusa a la CNMC de violar las normas de la UE y discriminarle con la multa de 26 millones

Guerra abierta entre la CNMC y Telefónica en pleno proceso para la aprobación de la compra de Digital+. La pugna, en este caso, va por otro lado y se debe al multazo de 26 millones, que según la operadora es discriminatorio y viola el Tratado de la Unión Europea.

José María Marín Quemada, presidente de la CNMC.
José María Marín Quemada, presidente de la CNMC. EFE

Telefónica 'negocia' en estos momentos con la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) los flecos de la documentación que ha de presentar para que el superregulador le apruebe la compra de Digital+. Hay una entente cordial entre la compañía y el organismo para que la primera ofrezca los compromisos suficientes para que la segunda dé el sí a la compra de la plataforma de televisión de pago con las menores limitaciones posibles.

Pero por el medio se acaba de cruzar un imprevisto, que puede enturbiar ese proceso. La CNMC ha impuesto una multa de 25,78 millones de euros a Telefónica Móviles por prácticas que restringen la competencia en el mercado de servicios de telecomunicaciones a las pymes y la compañía ha montado en cólera.

El grupo que preside César Alierta acusa al regulador de actuar, en su resolución, sin "el mínimo rigor exigible" a la hora de interpretar la Ley de Defensa de la Competencia. Telefónica se encara con el organismo que preside José María Marín Quemada y le culpa de violar el Tratado de la Unión Europea: "La CNMC da una consideración a la relación entre los operadores de telefonía móvil y sus clientes empresariales sin precedentes en la aplicación del derecho de la competencia en España y en toda la UE", afirman fuentes de la operadora.

Algunas fuentes acusan a la CNMC de "prevaricar" por atribuir unas supuestas prácticas delictivas sólo a Telefónica y no extenderlas al resto de operadores mayoritarios 

Otras fuentes de su entorno van más allá y acusan al regulador de "prevaricar", al actuar sólo contra Telefónica y no contra el resto de operadores.

Para la operadora dominante, "la resolución incumple la obligación de igualdad de trato y discrimina claramente a Telefónica al obviar las conductas idénticas de otros operadores del mercado español. Si las prácticas ahora sancionadas son restrictivas, lo serán para todos. Lo contrario es evidentemente discriminatorio".

"Vodafone y Orange hacen lo mismo que nosotros y si es es delictivo, lo es para todos, no sólo para nosotros", señalan fuentes del grupo a Vozpópuli.

La imposición de la multa ha sido tan polémica en el seno de la CNMC que dos de los cinco consejeros de la Sala de Competencia han emitido un voto particular contrario a las conclusiones del regulador, señalan fuentes conocedoras de la resolución que aún no ha sido publicada en la web del organismo.

Según Telefónica, "en el propio expediente administrativo se demuestra que los contratos de permanencia no han producido efecto restrictivo alguno en la competencia ni han afectado al mercado. Al contrario, los precios han caído significativamente en los últimos años, y el número de clientes de Telefónica que cambia de operador es muy elevado. Por todo ello, Telefónica procederá de forma inmediata a presentar el correspondiente recurso en la Audiencia Nacional, recurso ante el que la compañía se muestra optimista pues considera especialmente sólidos y acreditables todos los fundamentos que recogerá".

Dos de los cinco miembros de la Sala de Competencia de la CNMC emitieron un voto particular contrario a la resolución aprobada

Sin embargo, frente a las tesis que defiende la teleco española, la CNMC considera que es merecedora de la multa por una serie de compromisos de permanencia que ha venido imponiendo a las pequeñas y medianas empresas (pymes) en sus contratos.

Estos compromisos de permanencia, vigentes desde 2006, estaban vinculados a descuentos sobre las tarifas y tenían una duración inicial de 12, 18 ó 24 meses. La permanencia se prorrogaba automáticamente y las penalizaciones eran crecientes; es decir, se tenía que pagar una penalización mayor cuanto más cerca estaba de finalizar el periodo de permanencia, informa la CNMC.

Asimismo, para dejar sin efecto la permanencia era necesario un preaviso de un mes. La CNMC ha resuelto que esta práctica continuada en el tiempo supone una infracción de la Ley de Defensa de la Competencia y del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea.

Los compromisos de permanencia sancionados tienen "efectos restrictivos a la competencia" puesto que limitan "desproporcionadamente" la capacidad de los clientes de Telefónica para cambiar de operador y, por otra parte, incrementa sustancialmente los costes en los que tienen que incurrir los competidores para ganar clientes a costa de Telefónica Móviles, según se indica en la resolución. El resto de operadores "deja de estar en igualdad de condiciones para competir por estos clientes", por lo que “se estaría excluyendo a otros operadores como los Operadores Móviles Virtuales (OMVs) del segmento empresarial en el mercado minorista de servicios móviles”.

Las condiciones de permanencia sancionadas afectaban a clientes de Telefónica Móviles que, en su conjunto, representaron más del 70% de los ingresos de la entidad en el año 2012 en el segmento PYME. En este sector, Telefónica Móviles mantiene una cuota de mercado mayor y más estable respecto al sector residencial que el resto de sus competidores. Su cuota de mercado aumenta en función del tamaño de la empresa, afirma la nota hecha pública por el superregulador.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba