Empresas

Técnicas Reunidas quita incentivos a su plantilla en España tras batir récords de ventas y pedidos

El grupo de ingeniería, que cerró 2013 con cifras récord de pedidos y facturación, ha optado por dejar sin efecto su convenio interno para aplicar el sectorial, menos ventajoso para la plantilla. La empresa tiene unos 4.000 empleados en España.

Técnicas Reunidas es la mayor empresa española de ingeniería.
Técnicas Reunidas es la mayor empresa española de ingeniería.

Técnicas Reunidas, la mayor empresa española de ingeniería, ha decidido suprimir varios incentivos a su plantilla en España tras cerrar el ejercicio 2013 con las mayores cifras de ventas y pedidos de su historia.

El grupo, que cerró el pasado ejercicio con una cartera de pedidos récord de 6.377 millones de euros (un 3% más) y aumentó su facturación un 7% hasta 2.846 millones, “la cifra más alta de ventas alcanzada en la historia” de la empresa, según anunció este viernes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), ha optado por dejar sin efecto el convenio interno de empresa que estaba vigente desde junio de 1993.

La decisión, según fuentes sindicales, supondrá eliminar los incentivos que cobraba su plantilla en España por conceptos como antigüedad, pagas extras en función del salario bruto mensual e indemnizaciones por jubilación, ya que a partir de ahora están sujetos al convenio general del sector de Ingeniería, menos ventajoso para ellos.

Según esas fuentes, la medida afecta a unos 4.000 empleados en España. La empresa ha tomado la decisión “unilateral”, según critican las fuentes sindicales consultadas, de dejar sin efecto su convenio de empresa apoyándose en la última reforma laboral. La primera consecuencia ha sido no abonar el complemento de antigüedad a los trabajadores que les correspondía por trienio este año, procediendo “a una absorción de los complementos, no viéndose modificada la remuneración bruta mensual”, dijo una fuente conocedora del proceso.

Cambios por la no renovación del convenio

No ha sido posible contactar con la compañía para comentar este asunto. En respuestas individualizadas a los trabajadores que han preguntado por su trienio, el área de Recursos Humanos de Técnicas Reunidas les ha explicado que “por ley, hasta julio de 2012, los convenios no firmados mantenían su vigencia (lo que se llama ultra actividad) pero desde esta fecha la reforma laboral señaló que aquellos convenios que no se hubieran firmado en un año (es decir, julio de 2013) perderían su vigencia y es lo que le pasó finalmente” al de la empresa el año pasado.

La compañía ha explicado a esos empleados que el convenio de empresa “se renovó un par de veces pero desde la última firma se quedó en una 'permanente' negociación con los sindicatos, que no firmaron una renovación al mismo porque tenían otras pretensiones”.

“En esas circunstancias, ya no existe la obligatoriedad de considerar la antigüedad como no compensable ni absorbible, rigiéndose por los principios del Convenio Colectivo de Ingeniería”, ha explicado el área de recursos humanos, cuyo máximo responsable es Francisco Martínez-Bordiú de Cubas.

Algunas fuentes interpretan la decisión de la empresa en clave de “venganza”, por el conflicto que tiene abierto Técnicas Reunidas en los tribunales con uno de los sindicatos con representación en la mesa de negociación, CCOO, por días de vacaciones que la empresa se niega a reconocer a determinados departamentos. Un contencioso que ha acabado en los tribunales y que, de momento, ha resultado desfavorable a la compañía que preside y controla el exministro José Lladó.

La empresa, que el año pasado se adjudicó contratos por importe de 3.309 millones de euros en lugares tan diversos como Rusia, Venezuela, Bélgica, Turquía, Bolivia y Argelia, ha calificado 2013 como “un año muy positivo” a pesar de “los problemas de algunos competidores”. Así, según anunció este viernes, su beneficio neto cayó el pasado ejercicio un 5,8%, hasta 128 millones, penalizado por el resultado financiero.

La compañía, conocida tradicionalmente por la austeridad con la que suele recompensar a sus consejeros en comparación con otras empresas del Ibex, incrementó en 2013 la retribución de su consejo de administración un 39,5%, hasta 2,7 millones de euros. La alta dirección (cuyo número de miembros se redujo casi a la mitad) se repartió casi 4,5 millones, lo que supone un incremento cercano al 20%.

Técnicas Reunidas, una de las empresas españolas que mejor ha soportado la crisis gracias a su internacionalización, tiene entre sus clientes a grandes compañías como Lukoil, Total, Repsol, Sonatrach, GDF Suez y Eni. Su sede está en Madrid y se fundó en esa misma ciudad en 1960. España apenas supone un 3% de los ingresos del grupo, cuyo principal mercado es Oriente Medio, con el 34% de la facturación.

Al cierre del pasado ejercicio, la compañía, que apenas tiene deuda, contaba con una plantilla de 7.885 empleados, un 13% más que un año antes. Técnicas Reunidas, que cotiza en el Ibex 35 y salió a Bolsa en junio de 2006, se dedica a la ejecución completa de grandes proyectos llave en mano como refinerías, regasificadoras, centrales eléctricas, complejos petroquímicos y otras grandes infraestructuras, sobre todo, energéticas. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba