Empresas

Franquiciados quieren acorralar a DIA en los tribunales: "Nos arruinaron y destrozaron la vida"

Los supermercados madrileños acumulan varios frentes judiciales en España de sus antiguos socios por estafa y falsedad documental. En Argentina la situación está más avanzada: una megademanda de 1.600 empleados les reclama 700 millones de dólares.

Un supermercado DIA en Estambul, país del que salió la empresa en 2013
Un supermercado DIA en Estambul, país del que salió la empresa en 2013 FLICKR / Antonio Ortiz

"Me han destrozado la vida, me dejaron una deuda que no reconozco, llegaron incluso a reírse de mí diciéndome que no sabía administrar. Maldigo el día en el que se me ocurrió emprender una aventura empresarial con ellos". Quien así habla es José, un emprendedor castellonense que, después de ser despedido tras muchos años trabajando en el sector azulejero, optó por franquiciarse y empezar a ser su propio jefe bajo el paraguas de DIA. Acabó perdiendo miles de euros (asegura que por culpa del supermercado) e inició una causa contra sus exsocios que lleva tres años en un juzgado de Villarreal. Según el abogado demandante, la causa está aún en proceso de instrucción ya que "son muchos los documentos necesarios y ellos ralentizan la marcha todo lo que pueden". Tras cerrar Jose su tienda, la cogió otro franquiciado que también, asegura, ha cerrado con pérdidas y también quiere emprender acciones legales contra DIA. En febrero de este año, el Partido Socialista llevaba este tema al Congreso de los Diputados.

José cuenta una historia prácticamente idéntica a la de otros empresarios que han trabajado con DIA, el primer grupo de distribución español cotizado. Personas que, después de una relación empresarial muy negativa con la empresa que los ha dejado en la ruina (según dicen) han decidido unirse judicialmente para actuar contra la compañía. Ya lo decidieron hace tiempo, cuando presentaron sus querellas ante la Audiencia Nacional, pero el juez Gómez Bermúdez las desestimó pidiendo que acudieran a la justicia ordinaria. Rearmados judicialmente con varias demandas en distintos puntos de España (una vehiculada por la asociación de afectados Asafras) los franquiciados esperan a que el juez decano de Madrid decida si la competencia para todos sus casos debe tenerla la Audiencia Nacional.

DIA se declara "indefenso" ante los ataques de los franquiciados y asegura que aún no ha habido una sola condena en su contra

Las dudas sobre el sistema de franquicias de DIA no son recientes, ni se producen sólo en España. También se han dado en Portugal con la marca Minipreço, en Brasil donde el diputado Carlos Giannazi defendió la causa y también en Argentina. En este país, el estudio de ASK Abogados asegura estar preparando una demanda conjunta de 1.600 personas en la que pedirán 700 millones de dólares a los supermercados españoles por "presunto fraude laboral y asociación ilícita", según las figuras jurídicas argentinas. Esta firma de abogados dirigida por Alejandro Sánchez Kalbermatten tiene un perfil de Facebook desde el que están recopilando afectados para sumarse a la demanda. Otro perfil de afectados argentinos de DIA en Facebook reúne a casi 1.500 personas con una sucesión de críticas a la compañía.

¿De qué se les acusa?

En España, los abogados que han contratado estos exfranquiciados observan los mismos presuntos delitos: básicamente estafa y falsedad documental. Reclaman que para DIA "el negocio está en sacarle el dinero al franquiciado hasta arruinarlo y luego pasarse a otro, no en hacer dinero junto a sus socios de franquicias". Vozpópuli ha hablado con hasta siete franquiciados de DIA que provienen de distintas partes del Estado: Zamora, Torelló (Barcelona), Villarreal, Madrid... todos ellos relatan unas experiencias muy similares. "Nos prometieron una rentabilidad del 13,5% que nunca se cumplió. Yo conseguí en un año cuadruplicar las ventas de mi tienda pero las pérdidas aumentaban. Mi gestor llego a decirme: 'los números dicen que has ganado dinero, pero la realidad es que lo estás perdiendo a espuertas'", dice un franquiciado que impulsó una demanda conjunta en Vic (comarca de Osona, Barcelona). Las condiciones que les impusieron hicieron imposible mantener la rentabilidad de sus negocios y los llevó a la ruina, aseguran.

Esta rentabilidad que según los papeles se promete a los franquiciados es antes de pagar impuestos, salarios, alquileres y cargas sociales. Es muy superior a lo que un negocio  de distribución da finalmente. Los grandes supermercados españoles tienen rentabilidades pequeñas según los datos publicados en el registro mercantil y unas facturaciones muy grandes, lo que les permite llegar a beneficios suculentos. El supermercado más rentable de España es Mercadona y apenas llega al 3%. En la primera imagen vemos el margen del franquiciado prometido antes de gastos (12,57%) y en la segunda el margen que tuvieron los principales distribuidores españoles en 2013, con DIA ganando menos del 3%.

Según dicen los exfranquiciados denunciantes, "esta rentabilidad se obtiene robándonos el dinero a nosotros".

(PINCHA EN LA IMAGEN PARA AMPLIARLA)

"Por ejemplo con la luz. El contrato lo tenía DIA, nosotros pagábamos el IVA de la luz y ellos se lo descontaban. Igual pasaba con los alquileres", cuenta otro empresario que tuvo sus tiendas en Madrid. Otra de las quejas ha sido que había fraude con los inventarios: "Nos traían cosas en los camiones que no habíamos pedido y que no tenían venta, acababan estropeándose y causándonos pérdidas". También aseguran que en los albaranes venían anotadas cosas que a ellos no les llegaban pero sí les cobraban.

Según Alberto, otro afectado que tenía una tienda en Zamora, la mala administración de los empleados de DIA para con él existió desde el primer día: "Sólo el primer año ya vendía el doble de lo que ellos decían que era rentable y el primer año perdí 37.500 euros", asegura. Otro afectado con unas cuantas franquicias de DIA y Eroski en Madrid asegura que "a través de la tarjeta Finandia nos obligaban a poder financiar a los clientes, lo cual teníamos que hacer a nuestro cargo. Por ejemplo podía venir un cliente con la tarjeta y solicitarme 1.000 euros que tenía que adelantar yo con mi dinero, pero que DIA nunca me devolvía".

Las acusaciones a DIA coinciden de forma casi milimétrica en testimonios recogidos por toda España, pero también en otros en Argentina o Brasil

Josep, de Torelló (Barcelona) relata una experiencia similar: "Cogí un supermercado en el pueblo. Cuando me fui de él había multiplicado por 4 las ventas y aún así perdía dinero. Mirabas un albarán de un camión y no se correspondía con lo que a nosotros nos mandaban, además los descuentos que había sobre ciertos productos y que venían impuestos por la central me los cargaban a mí a pesar de que en el contrato ponía que me lo tenían que pagar ellos. Cada recarga telefónica te llevabas un 3% y los impuestos eran un 7%, así que perdíamos un 4%". Este franquiciado asegura que decidió no seguir adelante con la "estafa" de DIA cuando le propusieron adquirir la tienda Schlecker que había en la misma calle como condición 'sine qua non' para enviarle cierto tipo de género que se vendía mucho. Schlecker es una marca de droguería que DIA había adquirido en 2012 por 70 millones de euros. "Decidí que no podía más. Estaba perdiendo dinero y además querían que me quedara con la tienda de enfrente. Buscan vacas que ordeñar, en mi caso les salí rana porque yo había apostado por subir la productividad mucho y esos números que me salían eran imposibles".

Según relatan también muchos afectados, el argumento de los responsables de DIA con los que hablaban para justificar esa pérdida de dinero era "que nuestros familiares nos estaban robando el género, o los trabajadores. Pero confiaría mil veces más en mis empleados o en mi familia que en las personas que decían que estos me estaban robando".

La empresa se defiende

Este periódico se ha puesto en contacto con DIA, que se declara "indefenso" por unos ataques que considera ya llevan muchos años sin que por el momento, aseguran, hayan conseguido absolutamente nada a nivel judicial. "Nuestro nivel de litigiosidad es mínimo, de menos del 1%", argumentan en la empresa, dejando clara su postura de que los casos particulares no enturbian el buen hacer de uno de los mayores franquiciadores del sector alimentación. En 2013 algunos franquiciados pusieron demandas en países como Portugal pero DIA asegura no haber perdido ninguna hasta el momento. DIA es una de las mayores franquiciadoras de España y tiene casos de éxito, habiendo celebrado recientemente incluso actos públicos donde se otorgaban premios a sus franquicias más exitosas.

Las relaciones entre franquicias y sus franquiciados siempre generan litigiosidad. En algunos casos, como Foster's Hollywood, un juez instructor ha considerado la marca incumplió el deber de informar adecuadamente a sus empresarios, siendo causa directa de su ruina. Algo así sería muy deseado por los denunciantes, que de momento no han obtenido la aprobación de la justicia. Los beneficios de DIA en los últimos trimestres se mantienen, aunque los inversores tienen dudas sobre el management de la compañía. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba