Empresas

Sareb mantendrá en secreto a los políticos o empresarios que condicionan sus decisiones

El 'banco malo' publicó recientemente un procedimiento para explicar cómo se relacionaría con "terceros o colectivos singulares". Pero se niegan a decir quiénes son estos lobbistas ocultos amparándose en que son una entidad privada.

Belén Romana, presidenta de Sareb
Belén Romana, presidenta de Sareb efe

Transparencia, pero sin pasarse. Sareb, el 'banco malo' que se ha quedado con la gestión de buena parte de los productos 'tóxicos' que tenía el sector financiero (básicamente cajas de ahorro) y que colocó al país al borde del colapso, ejerce la transparencia informativa al estilo español: muy poco a poco y con letra pequeña. La sociedad semipública (tiene un 45% de capital proveniente del FROB) publicó este mes de agosto un procedimiento a seguir "en las relaciones con terceros y colectivos regulares". Este documento, disponible en su web, venía a reconocer que, dado el "gran número de entidades y personas con relevancia pública, económica, mediática o social" que se ponían en contacto con ellos para pedir favores, cerrar operaciones o 'enchufar' a un tercero, se veían en la obligación de hacer público un código de buena conducta para establecer cómo se debía de actuar en cada caso.

Una vez conocida esta loable medida, el blog Tu derecho a saber, una iniciativa de la fundación Civio (responsable de otras exitosas iniciativas como el Indultómetro o El BOE nuestro de cada día) quiso ir un poco más allá, preguntando a Sareb si se podía conocer la identidad de estos lobbistas. La respuesta de la sociedad fue la siguiente:

De esta forma, la entidad que gestiona 50.000 millones de euros en activos, buena parte de ellos desprendidos de entidades nacionalizadas que fueron rescatadas con dinero público, no informará, al menos por el momento, de quién realiza la actividad lobbista o de influencia, que la propia Sareb cifra en tres tipos distintos:

- Celebrar operaciones inmobiliarias o relativas a créditos o préstamos, o solicitar alguna medida con respecto a estos activos.

- Promover candidatos para una posición de trabajo en Sareb.

- Promover a proveedores de bienes o servicios para Sareb.

"Oportunidad perdida" de mejorar la transparencia

Desde la fundación Civio se califica de "oportunidad perdida" esta negativa de Sareb a informar sobre sus lobbistas y se recuerda que en otros países las obligaciones de transparencia son mucho mayores: "En otros países sí hay registro de lobbies. Por ejemplo a nivel de la UE es obligatorio declarar las reuniones, los regalos, las ventajas. En Reino Unido, un diputado tiene que declarar si ha recibido regalos, invitaciones de hotel, entradas para eventos públicos... En España, sin embargo, el reglamento de regulación del lobby está fuera de la ley de transparencia". En cualquier caso, en Sareb siempre tendrán la excusa de que ellos son, a efectos formales, una entidad privada con un 55% de su capital formado por bancos.

En Sareb alegan que son una entidad privada y que además deben cumplir la ley de protección de datos

"En este momento no se facilita quiénes son ni es un registro propiamente dicho. Por un lado tenemos la ley de protección de datos porque no estamos hablando sólo de políticos, sino también de proveedores, empresarios, periodistas... todos los colectivos que pueden influir en una decisión de la Sareb. Tenemos que respetar la ley de protección de datos y además no estamos sujetos a las leyes de las entidades públicas", han asegurado desde la entidad a Vozpópuli.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba