Empresas

Las fricciones con los tribunales de arbitraje debilitan al Canal de Panamá frente a Sacyr

La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) se mostró más receptiva a la propuesta sugerida por Zurich, aseguradora del proyecto de ampliación de la vía interoceánica, para desatascar el conflicto a cuenta de los sobrecostes de la obra. La situación para la autoridad canalera se ha complicado desde que la Junta de Resolución de Conflictos que examina las reclamaciones del consorcio que lidera Sacyr le hizo ver que rescindir el contrato era la peor opción.

El Canal de Panamá se juega su futuro en los próximos días
El Canal de Panamá se juega su futuro en los próximos días

La postura inflexible que ha mostrado hasta ahora la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) en el conflicto que mantiene con el consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC) por los sobrecostes de la ampliación de la vía interoceánica podría ser cuestión de días. La autoridad canalera ha empezado a dar síntomas de debilidad especialmente después de la misiva que le remitió la Junta de Resolución de Conflictos (DAB, por sus siglas en inglés), la instancia encargada de resolver las reclamaciones por los sobrecostes, en la que le instaba a inyectar liquidez al proyecto y olvidarse de buscar otro contratista.

Sobre la mesa del DAB está actualmente una de las principales reclamaciones del consorcio que lidera Sacyr: la relacionada con los retrasos para dar con la adecuada mezcla del hormigón que arma las nuevas esclusas del Canal, valorada en casi 600 millones de dólares y que también persigue que la fecha de entrega oficial se retrase un año, es decir, hasta octubre de 2015.

En la ACP, la llegada de la comunicación del DAB no sentó nada bien, hasta el punto de que la autoridad canalera se ha enfrascado en un rifirrafe con el tribunal, al que le ha comunicado que debería acelerar los trámites para tomar una decisión sobre la reclamación del consorcio.

En realidad, la reclamación por la calidad del hormigón llegó al DAB hace unas pocas semanas después de que la ACP la tuviera en sus manos durante dos años hasta rechazarla poco antes de que GUPC decidiera enviar el preaviso de paralización de los trabajos de ampliación.

Conspiraciones en la ACP

Esta situación supone un contratiempo para a ACP, precisamente ahora que en Panamá comienzan a circular comentarios sobre conspiraciones internas en contra del administrador principal del Canal, Jorge Quijano. En concreto, el diario La Estrella menciona artículos de prensa en los que se insinúa la existencia de un movimiento para moverle la silla a Quijano.

El diario también menciona una protesta que antiguos trabajadores de la ACP protagonizaron delante de la sede de la compañía y en la que se profirieron consignas contra Quijano.

Por su parte, Marcel Salamín, un ex alto cargo del Ministerio de Exteriores de Panamá, aseguró en la cadena de televisión TVN que Quijano debería tener cuidado con algunos miembros de la junta directiva de la ACP, que estarían conspirando para que el respaldo a la labor del administrador principal del Canal no fuera unánime.

Zurich también le para los pies

El último episodio que minó la fortaleza de la ACP fue la reunión de este martes con GUPC y Zurich American, la aseguradora del proyecto de ampliación. Esta última entidad incidió en la idea ya manifestada por el DAB en su misiva, esto es, que la ejecución de los avales para proceder a contar con un nuevo contratista y finalizar la obra no era, ni mucho menos, la mejor opción. 

La propuesta de Zurich ha abierto un compás de espera entre las partes, que volverán a encontrarse, en principio, el próximo lunes para tratar de llegar a un acuerdo definitivo.

La ACP no la rechazó de inmediato, lo cual ya constituye una noticia per se. Probablemente, su posición en este momento no sea la más adecuada para mostrarse tan inflexible como al inicio de la crisis del Canal.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba