Empresas

El presidente de Santander España recomendó "personalmente" a Benjumea que dejara Abengoa

Javier Benjumea se acogió el miércoles a su derecho a no declarar contra su hermano.

Felipe Benjumea, expresidente de Abengoa, a su llegada a la Audiencia Nacional.
Felipe Benjumea, expresidente de Abengoa, a su llegada a la Audiencia Nacional. EFE

Santander no se creía las cuentas de Abengoa y por esa razón no acudió a la ampliación de capital prevista de 650 millones de euros de la compañía, una decisión que finalmente derivó en el preconcurso de la multinacional sevillana. El banco no condicionó la ampliación a la salida de Felipe Benjumea del grupo, pero sí que recomendó su renuncia.

El presidente de Santander España, Rodrigo Echenique, declaró el miércoles en la Audiencia Nacional como testigo en la investigación sobre la indemnización millonaria recibida por el expresidente y el exconsejero delegado de Abengoa, Felipe Benjumea y Manuel Sánchez Ortega. El ejecutivo, hombre de confianza de Emilio Botín y de la actual presidenta del primer banco español, Ana Botín, manifestó ante la juez Carmen Lamela que las cuentas de Abengoa adolecían de falta de concreción. Y aseguró que ni él ni Santander condicionaron su apoyo financiero a Abengoa a la salida de la presidencia de Benjumea, pero admitió que él "personalmente" recomendó al empresario sevillano abandonar el grupo.

"Decían tener unas cuentas que luego resultaban ser otras", dijo Echenique en la Audiencia Nacional, según personas presentes en su declaración. "Las cuentas nunca estaban claras, tenían falta de concreción", declaró.

Santander recomendó reducir el número de consejeros de Abengoa y nombrar independientes

La crisis de Abengoa se inició en noviembre de 2014, cuando su cotización se hundió a mediados de mes por dudas sobre su contabilidad. En agosto el valor del grupo en Bolsa volvió a desangrarse después de que informara por sorpresa de la necesidad de acometer una ampliación de capital de 650 millones. Santander y HSBC negociaron la ampliación de capital y el 23 de septiembre la compañía anunció un acuerdo con los bancos, también con Crédit Agricole CIB, para efectuar la ampliación, y el cese de Felipe Benjumea como presidente. Sin embargo, la ampliación no llegó a hacerse, y tras negociar una venta con el grupo industrial Gonvarri, Abengoa se declaró en preconcurso de acreedores.

El pasado 22 de junio miembros del consejo de administración de Abengoa declararon ante la titular del Juzgado Central de Instrucción Número 3 de la Audiencia Nacional por la querella contra Benjumea y el exconsejero delegado de la empresa, por presunto delito de administración desleal, en relación con las indemnizaciones millonarias recibidas al cesar en sus cargos, presentada por la Plataforma de perjudicados por Abengoa. El expresidente de la multinacional española recibió en total 15,6 millones de euros en el ejercicio 2015, y Manuel Sánchez Ortega 8,3 millones de euros, entre salarios e indemnizaciones por cesar en sus puestos. Los consejeros de Abengoa dijeron entonces, aludiendo a una declaración anterior del nuevo presidente del grupo, Antonio Fornielles, que Echenique fue la persona de Santander que impuso la condición del cese de Benjumea para efectuar la ampliación de capital prevista.

El presidente de Santander España aseguró el miércoles que la entidad no condicionó la ampliación de capital a la salida de Benjumea. Echenique sostuvo incluso que si las cuentas de Abengoa hubieran cuadrado, la ampliación podría haberse efectuado sin necesidad de que Felipe Benjumea dejara el puesto de presidente. El ejecutivo admitió que "recomendó personalmente" al hijo del fundador de Abengoa que abandonara su puesto porque "no tenía la confianza de los mercados", pero que no impuso la medida. Además dijo que recomendó también la reducción del número de consejeros del grupo y el nombramiento de nuevos consejeros independientes, y subrayó que Santander "siempre ha apoyado" a Abengoa.

En el mismo sentido declaró el miércoles ante la juez el ejecutivo de HSBC en España, Pablo López Henares. El directivo del banco británico explicó que en noviembre de 2014 la situación de Abengoa era "complicada" y que en mayo de 2015 era ya "débil y cuestionada". López Henares, que admitió mantener una buena relación personal con el exconsejero delegado Manuel Sánchez Ortega, señaló que un ejecutivo de Abengoa le llamó para decirle que Santander había pedido el cese de Benjumea como presidente, y que aunque al principio le causó "sorpresa", después entendió que se trataba de una recomendación acertada.

Javier Benjumea, consejero de Abengoa hasta el pasado día 30 de junio, cuando la junta de accionistas de la compañía acordó su cese, se negó ayer miércoles a declarar acogiéndose a su derecho de no hacerlo contra su hermano.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba