Empresas

Argentina corteja a varios socios de Repsol para que inviertan en el país

Buenos Aires negocia con Sinopec, Petrobras, Chevron y Exxon, entre otras, que tienen proyectos conjuntos con la española. Esta ha amenazado con demandar a quienes saquen tajada de la expropiación.

Exxon es la mayor empresa del mundo.
Exxon es la mayor empresa del mundo. cc Steve Snodgrass

Tras arrebatar a Repsol el 51% de YPF, el Gobierno argentino negocia con un nutrido listado de petroleras para que inviertan en los yacimientos de la empresa renacionalizada. Entre ellas, y a pesar de que la española ha sugerido que llevará a los tribunales a todo aquel que pretenda aprovecharse de la confiscación de YPF, hay varios socios de Repsol en distintas áreas geográficas.

El ministro argentino de Planificación, Julio de Vido, mantiene contactos estos días con grandes multinacionales como Sinopec, Petrobras, Total, Chevron y Exxon, entre otras, con el objetivo, según su gabinete, de captar “inversiones que permitan incrementar la producción de gas y petróleo”.

Sin embargo, el ministro español de Exteriores, José Manuel García-Margallo, ya ha dicho que “no es temerario presumir” que Argentina busque con esos encuentros vender a un socio extranjero la parte de YPF expropiada a Repsol.

En la prensa argentina, también se especula con la posibilidad de que el objetivo sea buscar un comprador para el 25% de la familia Eskenazi en YPF, un paquete cuya compra hasta ahora se financiaba con los dividendos de la filial argentina, que han quedado reducidos a cero.

Entre las empresas contactadas con Argentina, muchas colaboran en mayor o menor medida con Repsol, algo lógico en un sector que requiere cuantiosas inversiones y en el que los grupos rivales están condenados a entenderse. Así, la china Sinopec es el principal aliado de Repsol en Brasil, donde ambas operan junto a la estatal Petrobras. Esta también participa con la española en yacimientos en Bolivia y Colombia.

Por su parte, la estadounidense Chevron opera con Repsol un bloque exploratorio en Canadá y Exxon hace lo propio con otro proyecto en aguas profundas de Irlanda. En cuanto a la francesa Total, sus relaciones se limitan a yacimientos en Argentina operados junto con YPF.

El grupo que preside Antonio Brufau ha amenazado con demandar a aquellas empresas que traten de beneficiarse del asalto de la Casa Rosada a su filial argentina. “Lo que nos han robado se lo están ofreciendo a otros”, dicen en el entorno de la compañía española.

En vísperas de que hoy el Senado argentino apruebe la expropiación (previsiblemente, lo hará por abrumadora mayoría), Repsol trata de rebatir a Cristina Kirchner con argumentos. La empresa ha iniciado una campaña publicitaria en la prensa local para desmontar las acusaciones de falta de inversión en el país, con datos auditados por Deloitte (en lo relativo a las inversiones) y procedentes del propio Gobierno argentino (en lo referente a reservas):


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba