Empresas

Brufau avisa: Repsol canjeará sus participaciones preferentes con descuento

Actualmente cotizan un 15% por debajo de su valor nominal. “Tendremos que ver cuál es el descuento que consideramos”, dice el presidente de la petrolera. Deloitte avala las cuentas pero llama la atención sobre el método de valoración de YPF.

El presidente de Repsol, Antonio Brufau.
El presidente de Repsol, Antonio Brufau. EFE

Repsol va a proceder al canje de los 3.000 millones en participaciones preferentes que actualmente tiene en circulación a través de la emisión de un bono a largo plazo, según confirmó este jueves el presidente de la petrolera, Antonio Brufau, en una conferencia con analistas para presentar los resultados de 2012. Un bono que tendrá la ventaja de ser mucho más líquido que esa deuda perpetua. Sin embargo, los preferentistas de Repsol pueden perder parte de su inversión inicial porque la transacción se ejecutará “a precios de valor de mercado”, dijo Brufau.

Tendremos que ver cuál es el descuento que consideramos para el bono que vamos a lanzar”, señaló el presidente de la petrolera. La operación se llevará a cabo “muy rápido” y sin recurrir a acciones propias (como ha hecho Telefónica), para evitar la dilución de los accionistas. Actualmente, las dos emisiones de preferentes de Repsol cotizan un 15% por debajo de su valor nominal, aunque hay que tener en cuenta que a finales del año pasado el descuento era muy superior, del 30%.

Recientemente, otras grandes empresas como Telefónica y Endesa han canjeado sus preferentes por el 100% del nominal. Telefónica, mediante una combinación de bonos a diez años y Endesa, en metálico, algo inédito por su parte. Gas Natural, participada por Repsol, también podría tomar una decisión sobre los títulos de deuda perpetua que tiene en circulación a partir de mayo.

El presidente de Repsol, que dijo que "pronto" se tomará una decisión sobre el 5% de autocartera del grupo, reafirmó su apuesta por el dividendo en acciones como mecanismo de retribución al accionista, un sistema que su participada Gas Natural va a abandonar porque sus dos mayores accionistas, la propia petrolera y La Caixa, prefieren cobrar en metálico.

El ejecutivo descartó más ventas de activos relevantes tras la enajenación del negocio de gas natural licuado (GNL) a Shell, que se cerrará en la segunda mitad de este año o principios de 2014, una vez recibido el visto bueno de las autoridades de Competencia.

Brufau, al que este jueves Financial Times dedicaba un elogioso artículo sobre su gestión tras la crisis de YPF, recordó que, tras la expropiación de la antigua filial argentina y la crisis de deuda soberana en Europa y España, la petrolera ha superado “uno de los ejercicios más desafiantes” de su historia, al limitar la caída del beneficio al 6% y lograr una tasa de reposición de reservas récord (superior al 200%).

El ejecutivo reiteró su disposición a alcanzar una solución negociada con el Gobierno argentino tras su “loca” decisión de expropiar YPF, pero recordó que, entretanto, Repsol utilizará todas las acciones legales a su alcance y descartó la venta del 12% que Repsol todavía tiene en la petrolera nacionalizada por Cristina Kirchner.

El auditor de Repsol, Deloitte (antigua casa de Brufau, que trabajó en Arthur Andersen, antecesora de esa firma), ha aprobado las cuentas de 2012 sin salvedades, pero ha introducido dos párrafos de énfasis para llamar la atención sobre circunstancias que, desde su punto de vista, importantes, aunque no alteren su opinión favorable.

Deloitte subraya que el valor de la participación de YPF expropiada “ha sido calculado sobre la base de las mejores estimaciones de los administradores" de Repsol, “considerando las incertidumbres existentes en relación con el desenlace de los distintos procesos contenciosos iniciados o que pudieran iniciarse”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba