Empresas

La caída del precio del petróleo impactará las cuentas de Repsol de 2014 en casi 100 millones

El drástico abaratamiento del petróleo tendrá consecuencias sobre los resultados de Repsol ya este año. El beneficio antes de impuestos e intereses se verá impactado en cerca de 100 millones de euros. Por el contrario, la petrolera, en plena búsqueda de oportunidades, podrá cerrar adquisiciones a un precio más competitivo.

Antonio Brufau, presidente de Repsol.
Antonio Brufau, presidente de Repsol. GTRES

En el año en que selló la paz con Argentina por la expropiación de YPF y pudo compensar a sus accionistas el pasado junio con un suculento dividendo extraordinario, Repsol se ha encontrado de frente con un obstáculo inesperado -al margen de los problemas en Libia- en su camino hacia la recuperación de los resultados: la vertiginosa caída del precio del petróleo. Desde junio, cuando el barril de Brent, de referencia en Europa, tocó los 115 dólares, se ha abaratado en más de 30. El jueves pasado alcanzó los 83,3 dólares, lo que supone una rebaja del 27,5% (ayer se situó por encima de los 86 dólares).

En paralelo, el euro se ha depreciado frente al dólar en aproximadamente un 6,5%. En junio la moneda única se intercambiaba por 1,35 dólares y desde hace varias semanas se sitúa en 1,26 dólares. La apreciación del billete verde tiene, por el contrario, consecuencias positivas para Repsol, así como para las empresas con un peso importante en otras divisas con mejor comportamiento que el euro.

La estabilidad que había acompañado al precio del petróleo y al tipo de cambio euro/dólar durante dos años se ha visto truncada, por tanto, en los últimos meses, y ha dibujado un nuevo escenario de trabajo para el sector petrolero y, fundamentalmente, para el negocio de upstream (exploración y producción).

Desde junio, cuando el barril de Brent, de referencia en Europa, tocó los 115 dólares, se ha abaratado en más de 30.

De esta forma, Beka Finance (la antigua Bankia Bolsa) ha corregido el escenario que había previsto para 2014 por “uno más realista”. Frente al barril de Brent en 105 dólares y el euro en 1,33 dólares que estimaba para el conjunto del año, ahora calcula un precio medio del petróleo en 100 dólares y un tipo de cambio del euro en 1,31 dólares.

Estos cambios, según la entidad, implican un impacto sobre el beneficio antes de impuestos e intereses (EBIT) de Repsol próximo a los 100 millones de euros en 2014, lo que supone un 3,7% menos que en su proyección anterior. La firma preveía un Ebit superior a los 3.300 millones este año. Asimismo, también tendrán efectos sobre el beneficio por acción (BPA), de tal forma que al cierre del ejercicio se situará en 1,68 euros, un 1,8% por debajo de su estimación previa.

Beka Finance igualmente revisa sus proyecciones para 2015, para el prevé que el crudo rebajará su precio medio anual a los 80 dólares por barril, frente a los 90 dólares que estimaba antes, y el euro se situará en 1,28 dólares, frente a 1,33 dólares. Esto arrojaría un golpe sobre su resultado antes de impuestos e intereses (EBIT) del 5,4%, que en dinero contante y sonante supone 180 millones de euros. De igual modo, el beneficio por acción (BPA) caería el 5,7%, hasta 1,47 euros por título.

El impacto de la caída del petróleo sería, de acuerdo con las proyecciones de Beka Finance, de 180 sobre le resultado bruto antes de impuestos e intereses

Para sustentar estos cálculos, la entidad estima que cada dólar que desciende el precio del barril de Brent tiene un impacto negativo de unos 40 millones de dólares sobre el Ebit, mientras que cada 1% de revalorización del dólar frente al euro implica un efecto positivo de 36 millones sobre el beneficio antes de impuestos e intereses. Para llegar a los resultados mencionados, tiene en cuenta que el Brent se ha abaratado en 25 dólares en el promedio de los últimos dos años y medio y el dólar se ha revalorizado un 5%. Esto, trasladado a un periodo de 12 meses deterioraría en 620 millones el Ebit.

En todo caso, Beka Finance incide en que Repsol presenta una serie de particularidades en su actividad que contrarrestarán los efectos de la caída del precio del crudo, aunque no lo cuantifica. Entre ellas, se refiere a cómo el negocio de refino "se ve favorecido tanto por el lado de los ingresos donde mejoran los spreads (diferenciales) del producto final (destilados medios) frente al Brent, como por el de los costes, reduciendo el importe de las mermas en el proceso de refino (próximo al 7% del precio del petróleo)".

También destaca las rentabilidades y la generación de caja que ofrece la petrolera que preside Antonio Brufau. "Los actuales 10 proyectos estratégicos del grupo 2012-2016, considerando un escenario para el Brent de 97-102 dólares el barril y un euro/dólar de 1,30 en todo el periodo, permiten obtener rentabilidades de al menos un 15%", señala el informe.

Más aún, agrega, "contemplando (en el momento del anuncio del plan) un capex (gastos de capital) cercano a 18.000 millones de euros, con unas desinversiones de entre 4.000 y 4.500 millones, la caja generada ascendería a 8.500 millones", que cubriría holgadamente el pago de dividendos y podría ayudar a reducir la deuda. Beka Finance explica que aun en un escenario "más ácido", con un precio del crudo en 80 dólares para todo el periodo estratégico (2012-2016), la generación de caja se reduciría en 2.500 millones, por lo que incluso sin desinversiones la compañía seguiría siendo generadora neta de caja para atender el dividendo (unos 500 millones al año) y reducir deuda".

A pesar de la actual coyuntura negativa para el conjunto de la industria, Repsol "sigue siendo una de las mejoras alternativas en el sector"

La fortaleza de Repsol también se sostiene, según el análisis, en que el breakeven (el punto de equilibrio entre ingresos y costes) "se podría situar por debajo de 55 dólares el barril", es decir, muy lejos de los 86 dólares a los que cotiza actualmente el petróleo. La limitada exposición de la compañía española a los crudos no convencionales, con costes más altos, le permite tener un "menor deterioro de márgenes".

Con el escenario descrito anteriormente, Beka Finance, que incide en que "la correlación entre la cotización de Repsol y el precio del Brent es alta particularmente desde 2008" y a pesar de "la actual coyuntura negativa para el conjunto de la industria", considera que "la petrolera sigue siendo una de las mejoras alternativas en el sector". En esta línea, estima un precio del crudo en 90 dólares a largo plazo con el euro en 1,30 dólares, por lo que sitúa el precio objetivo en 26 euros por acción (26,7 euros anteriormente), frente a los 17,4 euros que cerró ayer, con recomendación de comprar.

Además, la firma abunda en que en un momento en el que Repsol está en plena búsqueda para comprar otras empresas o negocios, la rebaja del petróleo también "podría contribuir a una adquisición a un precio más competitivo".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba