Empresas

El 'número 2' de Pemex viaja a España para sondear una solución al conflicto abierto con Repsol

La ofensiva de Pemex contra Repsol no cesa. Carlos Roa, 'número dos' de la petrolera, viaja a España por orden expresa de Emilio Lozoya para verse con empresarios y periodistas, y para sondear a Moragas y Núñez Feijóo sobre cuál es la mejor solución a todos los frentes abiertos con la compañía española.

El presidente de Repsol, Antonio Brufau.
El presidente de Repsol, Antonio Brufau. GTres

Repsol celebró su último consejo de administración el pasado 30 de octubre. Nada importante trascendió de esta reunión sobre todos los frentes abiertos de la petrolera española y casi como siempre, la unanimidad se impuso a la hora de sacar adelante los temas menores que se trataron. Ningún consejero, ni siquiera el que tiene Pemex, Arturo F. Henríquez Autrey, mostró disconformidad alguna con la gestión del presidente Antonio Brufau.

Pero más allá de lo que se trató en la planta noble de la flamante nueva sede de Repsol en la madrileña calle de Méndez Álvaro, la petrolera estatal mexicana se estuvo moviendo esa semana por la capital española. El máximo ejecutivo de Pemex, Emilio Lozoya, envió a Madrid a su 'número 2', Carlos Roa, para que se reuniera con empresarios, políticos y periodistas, confirman fuentes conocedoras de su visita.

No todas las puertas se abrieron para el coordinador de asesores de Lozoya y ex alto ejecutivo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), pero sí que pudo contactar telefónicamente con Jorge Moragas, jefe de Gabinete del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, según estas mismas fuentes.

Carlos Roa aprovechó el consejo de Repsol del 30 de octubre para moverse por Madrid y mantener encuentros para explicar el malestar de Pemex con Brufau por no promover un acuerdo con Argentina

Roa quiso sondear al íntimo colaborador de Rajoy sobre la posición del Ejecutivo en los conflictos abiertos en torno a Repsol, toda vez que dos semanas antes, concretamente el 19 de octubre, Rajoy y el presidente mexicano Enrique Peña Nieto, en el almuerzo privado que mantuvieron con motivo de la Cumbre Iberoamericana de Panamá, trataran el tema.

También habló Roa con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, al que explicó la estrategia seguida por Pemex en el proceso de adjudicación de los contratos navales a los astilleros gallegos, paralizado sine die a la espera de que se desbloqueen los frentes abiertos.

Para la nueva dirección de Pemex, que controla un 9,4% de Repsol, la guerra que libra la petrolera española con el Gobierno argentino por la expropiación del 51% en YPF en abril de 2012 no es un conflicto entre empresas, sino entre países, en línea con lo que piensa el Gobierno mexicano. Entre tres países concretamente, España, Argentina y también México, porque el país azteca, según sus dirigentes, tiene paralizadas sus inversiones en el país austral por la batalla de la española.

Cuanto antes se llegue a un acuerdo sobre cuál ha de ser la indemnización razonable que ha de cobrar la española, mejor para Pemex, defienden sus directivos, que podrá invertir en Vaca Muerta sin arriesgarse a ser demandada por Repsol como ya ha ocurrido con la estadounidense Chevron tras su alianza con YPF para explotar los pozos expropiados a la española.

En España, fuentes políticas y empresariales se preguntan qué busca Pemex con esta nueva estrategia de acoso y derribo a Antonio Brufau

En España, sin embargo, fuentes políticas y empresariales se preguntan qué busca Pemex con esta nueva estrategia de acoso y derribo a Brufau, que ya está salpicando a Moncloa, a Galicia y a las relaciones diplomáticas con México.

Nada ha trascendido de lo que tanto Moragas como Núñez Feijóo contestaron a Roa. Lo que sí se conoce es el nerviosismo que se ha instalado en la sede de la Xunta por la estrategia seguida por Pemex de supeditar sus inversiones en la región a una solución del conflicto en Repsol.

Roa se quejó a todo aquel que le quiso escuchar esa semana en Madrid de que Repsol no ha cumplido ninguno de sus compromisos con Pemex tras la firma de la paz en la guerra abierta en agosto de 2011, cuando la mexicana en alianza con la Sacyr de Luis del Rivero quiso echar de la presidencia a Brufau.

"No se ha desarrollado ninguna de las inversiones conjuntas previstas, ni en España ni en México", señala una fuente cercana al grupo mexicano.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba