Empresas

El Gobierno se pliega a las petroleras y evita medidas severas para bajar más los precios de las gasolinas

El Gobierno no se ha atrevido a reducir la cuota de mercado de las petroleras del 30% al 25%, como le recomendó la CNMC, ni a atacar de una vez el sistema de formación de precios de las gasolinas para introducir más competencia.

Estación de servicio de Cepsa.
Estación de servicio de Cepsa.

Había grandes esperanzas depositadas en la Comisión de las Gasolinas que creó el Gobierno para analizar la situación del mercado y proponer nuevas medidas para introducir más competencia.

El terreno estaba abonado para que la reforma de la Ley de Hidrocarburos, cuya tramitación parlamentaria comenzará la semana que viene, recogiera importantes medidas para introducir más competencia en el sector. Pero finalmente, el Gobierno, a través del Grupo Parlamentario Popular (GPP), se ha plegado en buena medida a los intereses de las petroleras y no ha introducido enmiendas de calado.

Las duras críticas lanzadas desde varios miembros del Gobierno (De Guindos y Soria, entre ellos) contra las petroleras por no bajar los precios de los combustibles a la velocidad y en cuantía similar a la que caían sus cotizaciones internacionales y la del crudo hacían presagiar un golpe de mano del Ejecutivo para atar en corto a las petroleras.

El regulador CNMC viene recogiendo mes a mes las moderadas bajadas de los precios de las gasolinas (especialmente en los últimos meses de 2014) y el aumento de los márgenes de las grandes compañías (Repsol, Cepsa y BP principalmente).

El acalorado debate público sobre los altos precios de las gasolinas en España frente a Europa hizo que el ministro de Industria, José Manuel Soria, colocara al frente de la Comisión de las Gasolinas a Clara Guzmán, el azote de las petroleras cuando fue directora de investigación de la CNC, ahora integrada en la CNMC.

La CNMC y el PSOE defienden bajar la cuota máxima de mercado del 30% al 25%, pero el PP ha preferido no cambiar ese tope, que se establecerá por litros vendidos, no por gasolineras

Por el camino se colaron las fuertes multas impuestas por el superregulador a las petroleras y el intento de éstas de desestabilizar a la cúpula directiva de éste, con José María Marín Quemada al frente.

Todo parecía indicar que esta vez sí, el Ejecutivo iba a actuar en serio sobre un sector oligopolístico controlado por las tres grandes, que además han pactado precios durante años y han compartido estrategias comerciales, según confirman las resoluciones sancionadoras de la CNMC.

Pero ninguna de las enmiendas presentadas por el GPP (algunas fuera de plazo) ha atacado el problema de raíz.

La cuota de mercado máxima de las redes de distribución (red de gasolineras) seguirá en el 30% para cada operador, si bien el cómputo de ésta ya no se hará en función del número de estaciones sino tomando de referencia los volúmenes de venta por litros.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) había recomendado que esta cuota se bajara al 25% por operador, en línea con lo que también ha defendido el PSOE.

Las limitaciones a los contratos de exclusividad de las petroleras y su duración con sus redes de gasolineras quedan en el aire

Si la Ley sale adelante recogiendo el articulado actual tras la aprobación de las enmiendas previstas, ni Repsol ni Cepsa ni BP tendrán que vender gasolineras para reducir su posición de mercado, señalan los expertos consultados tras el análisis detallado que han hecho de las enmiendas.

“Si se hubieran atrevido a reducir la cuota al 25%, esta medida hubiera roto el mercado, hubiera obligado a las grandes a vender y ese simple hecho de desestabilizar el statu quo actual hace, per se, que el mercado se mueva”, señala un experto.

Tampoco se ha atrevido el Gobierno a meter mano a los contratos de exclusividad. Inicialmente se había barajado la posibilidad de que se fijase un límite temporal de un año para los contratos de los mayoristas con las gasolineras, para que las dos partes, tras cumplirse el plazo, fueran libres de romper el contrato.

Esto es vital para que un gasolinero tenga libertad para cambiar de proveedor si ve limitado su capacidad competitiva por la imposición de precios y descuentos por parte de la petrolera. Pero el nuevo articulado si se tienen en cuenta las enmiendas no fija este tope temporal.

Actualmente, la norma más extendida en el sector fija en un mínimo de tres años la exclusividad, algo que según la CNMC y los expertos maniata a los gasolineros.

Además, la norma no introduce medida alguna al respecto de la presencia accionarial de las petroleras en el operador logístico CLH.

La poca agresividad de las medidas incorporadas a través de las enmiendas del grupo popular contrasta con la situación de mercado que dibujaba en 2012 la CNC y que ahora la CNMC, en términos generales, suscribe: "El presente informe evidencia una insuficiente competencia efectiva en el sector de los carburantes de automoción en España, situación que podría explicar el elevado nivel de precios y de márgenes registrado en España y su diferencial con respecto a otros países de la UE. La distribución minorista de carburantes a través de estaciones de servicio presenta, de media, uno de los precios antes de impuestos (PAI) más elevados de entre las principales economías europeas, así como una evolución de los márgenes brutos de distribución en el corto y medio plazo propia de un mercado poco competitivo", señalaba el informe de situación que en su día fue dirigido por la propia Clara Guzmán.

"Para resolver el problema de los elevados precios y márgenes en el sector de carburantes de automoción en España es requisito indispensable la introducción de mayor competencia efectiva. El sector de carburantes de automoción presenta una muy elevada concentración empresarial, se encuentra dominado por los tres operadores principales (Repsol, Cepsa y BP), que controlan toda la producción nacional de combustibles, tienen capacidad de influencia sobre la empresa propietaria de los oleoductos y de la mayor parte de los almacenamientos de la Península y Baleares (CLH) y operan la mayor parte de las estaciones de servicio (y además, en promedio, puede decirse que sus estaciones de servicio son las más grandes)", concluía un informe de absoluta vigencia en la actualidad, como señalan los expertos consultados.

Ahora queda por delante todo el proceso parlamentario y el debate de las enmiendas presentadas por todos los grupos para que los partidos, y en especial el PP, se ‘retraten’ a la hora de proponer medidas directas destinadas a romper la situación de falta de competencia en el sector.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba