Empresas

Repsol estudia dar entrada a nuevos socios en un gigantesco yacimiento en Alaska

La incorporación de nuevos operadores permitiría a la petrolera compartir riesgos en el área de North Slope, donde tiene un 70%, sin tener que inyectar mucho capital. Hace un mes anunció tres descubrimientos “alentadores” en esa región.

Pozo de Repsol en Alaska.
Pozo de Repsol en Alaska.

Repsol estudia dar entrada a nuevos socios en su yacimiento en North Slope, una remota región en el extremo norte del Estado de Alaska (Estados Unidos), donde la petrolera cuenta con un gigantesco dominio exploratorio con cerca de 2.000 kilómetros cuadrados de superficie.

Hace un mes, la compañía anunció tres descubrimientos “alentadores” de hidrocarburos de “buena calidad” en esa área, ubicados a profundidades de 2.493 metros, 3.214 metros y 2.637 metros, respectivamente. 

El yacimiento está localizado en una enorme extensión tierra adentro junto al Océano Ártico (Mar de Beaumont), que la multinacional española considera “especialmente prometedora”.

Aunque desde la petrolera aseguran que todavía es “prematuro” dar por sentado que incorporará a nuevos socios al proyecto, fuentes del sector dan por hecho que lo hará.

El objetivo sería desarrollar sus reservas en la zona, compartir los riesgos y "visualizar sus proyectos en la zona sin necesidad de inyectar mucho capital”, señalan las fuentes.

Repsol se incorporó al proyecto en 2011 tras invertir 216 millones de euros

Repsol entró a formar parte del proyecto, del que es operador principal, en marzo de 2011 tras la adquisición, por 216 millones de euros, del 70% de los bloques de las compañías estadounidenses 70 & 148, subsidiaria de Armstrong Oil and Gas (que tiene el 22,5%), y GMt, propietaria del restante 7,5%, para su explotación conjunta.

Los trabajos en North Slope se iniciaron en febrero de 2012 y se encontraron indicios de hidrocarburos que se han confirmado ahora, en una zona que sólo permite realizar trabajos de exploración durante cuatro meses al año, cuando el terreno está congelado.

La petrolera considera que la reforma fiscal recientemente aprobada por el Estado de Alaska es “un factor clave para asegurar el desarrollo del proyecto, dado que las condiciones climáticas extremas y su ubicación remota llevan aparejados elevados costes”. Se trata de una zona “con importantes yacimientos descubiertos y un riesgo exploratorio reducido”, según Repsol.

Con la entrada en este proyecto, la compañía logró uno de sus principales objetivos de su área de Exploración: incrementar su presencia en países de la OCDE y fortalecer su estrategia de equilibrar el portafolio de exploración “con activos de bajo riesgo a través de oportunidades onshore en un entorno estable”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba