Empresas

Una pyme se puede ahorrar 3.000 euros al año y un hogar 200 al cambiar de compañía eléctrica

Entre la oferta más cara y la más barata del mercado, servicios adicionales excluidos, una pyme puede llegar a ahorrarse 3.000 euros al año y un consumidor doméstico, unos 200 euros. Poco a poco, casi con cuentagotas, la competencia parece llegar al recibo de la luz, según la CNMC.

Con los contadores electrónicos se podrá gestionar el consumo eléctrico en tiempo real.
Con los contadores electrónicos se podrá gestionar el consumo eléctrico en tiempo real. EFE

Una pequeña y mediana empresa (pyme) puede ahorrarse hasta 3.000 euros al año si decide optar por la oferta más barata del mercado eléctrico frente a la más cara. Si se excluyen los servicios adicionales que puede ofrecer un comercializador (mantenimiento de la caldera o de la instalación eléctrica…), éste es el monto anual que puede embolsarse una pyme si elige la opción más adecuada a su perfil de consumo.

Y en el caso de los consumidores domésticos, dejando también fuera los servicios adicionales, el ahorro anual puede llegar a los 200 euros entre la oferta más cara y la más barata.

Esta es una de las principales (y esperanzadoras) conclusiones que se extrae del Informe de Supervisión de las ofertas del mercado minorista de gas y electricidad recogidas en el comparador de ofertas de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

El organismo regulador, en su análisis con información recabada entre junio de 2013 y el mismo mes de 2014, constata que, por fin, comienza a haber algo de competencia en los mercados minoristas de electricidad y gas. "En ese periodo se han incrementado las ofertas disponibles. A junio de 2014 se contabilizaron 275 en el suministro de electricidad, 100 en el de suministro de gas y 63 de suministro dual (gas y electricidad). El número de empresas que suministra electricidad se elevó a 45 y en el caso del gas, a 7", afirma el informe.

Hay en el mercado unas 275 ofertas diferentes de electricidad y unas 100 de gas, lo que demuestra que la competencia está llegando a un sector tradicionalmente oligopolístico

Gracias a esta variedad de ofertas, los consumidores tanto domésticos como empresariales pueden ya jugar con la variable del ahorro en sus recibos de la luz y del gas.

Por ejemplo, los usuarios con derecho al PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor), todos aquellos con una potencia contratada menor o igual a 10 kilovatios (es decir, la mayoría), pueden encontrar una diferencia de 180 euros al año entre la oferta más barata y la más cara de las analizadas por el comparador de la CNMC.

Pueden decantarse por diferentes opciones, desde la más simple, contratar sólo luz o gas, a otra algo más compleja (añadir servicios adicionales), además de una tarifa anual con precio fijo (las menos ventajosas) o una tarifa plan independiente del consumo.

Todo ello gracias al proceso, lento pero cada vez más asentado, de liberalización del sector eléctrico, en el que los nuevos comercializadores, más agresivos, comienzan a arañarle cuota de mercado a las grandes de siempre (Iberdrola, Endesa, Gas Natural Fenosa, EDP y E.ON España).

Ojo con las ofertas presenciales de los comerciales que llegan a los hogares o a las pymes, porque suelen ser las más engañosas, alerta la CNMC

En el caso de los consumidores de más consumo (hogares sin derecho a PVPC y pymes o pequeños negocios, todos con más de 10kW de potencia contratada), las diferencias pueden variar entre los 900 y 2.800 euros al año, entre la oferta más carta y la más barata.

En el caso del gas, los consumidores con derecho a la Tarifa de Último Recurso (TUR) podrán conseguir en el mercado, poco desarrollado aún, diferencias de entre 39 y 60 euros al año.

El regulador, en su informe, recomienda a los consumidores que lean detenidamente lo que firman cuando cambian de compañía o al aceptar las ofertas que les pueda hacer su propia eléctrica, porque en la mayoría de los casos lo hacen sin conocer los términos y condiciones, eligiendo servicios y tarifas que no siempre son las más adecuadas para su perfil de consumo.

También alerta la CNMC de que los contratos que se firman de forma presencial con la llegada de un comercial al hogar o a la sede de la pyme o pequeño negocio son los más engañosos y los que más sustos pueden dar.

Así que la mejor forma de acertar, según la CNMC, es pedir a estos comerciales que hagan una estimación de los ahorros que supondría la nueva tarifa y no firmar nunca antes de comparar con, al menos, la oferta de otra comercializadora para tomar la decisión final.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba