Empresas

Pemex inicia la retirada de Repsol a sólo seis días de la visita a España del mexicano Peña Nieto

Con la venta acelerada de un 7,86% de la española, la petrolera mexicana rebajará la presión sobre el presidente mexicano, que llega a España el próximo lunes. Su salida puede hacer peligrar los nuevos contratos con Galicia.

Peña Nieto y Rajoy, en octubre pasado en Panamá.
Peña Nieto y Rajoy, en octubre pasado en Panamá. EFE

Pemex enfila ya la puerta de salida de Repsol con la venta acelerada de un 7,86% de la petrolera española anunciada este martes y, con ello, va a rebajar considerablemente la presión ambiental sobre el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, que el próximo lunes inicia una visita oficial a España que amenazaba con transcurrir en un ambiente muy enrarecido, tras los casi tres años de enfrentamiento entre la estatal mexicana y la actual dirección de Repsol.

La venta de ese paquete, más de 104 millones de títulos de Repsol valorados en 2.171 millones de euros cuya colocación entre inversores cualificados Pemex ha encargado a Citi y Deutsche Bank, no va a impedir que la mexicana cobre los cerca de 130 millones de euros que le corresponden por el dividendo extraordinario de un euro por acción que Repsol abonará el próximo viernes, tras su acuerdo con Argentina por la expropiación de YPF.

Pemex cobrará ese importe en virtud del 9,49% que hasta ahora tenía la mexicana en Repsol porque, apuntan fuentes del mercado, en el precio de venta de ese 7,86% estará descontado el dividendo.

La salida de la estatal mexicana, accionista histórico de la española, es una buena noticia para el presidente de Repsol, Antonio Brufau, sometido a una permanente operación de acoso y derribo por parte de la mexicana que tuvo su punto de inicio con su frustrada alianza con la Sacyr de Luis del Rivero, a finales de 2011.

Y esa retirada puede tener efectos colaterales, sobre todo en Galicia, donde el presidente autonómico, Alberto Núñez Feijóo, puede ver cómo la mexicana cancela definitivamente su proyecto de poner en marcha su plataforma logística para toda Europa en Punta Langosteira (Coruña).

Hace apenas un mes, Feijóo calificaba de "error que Repsol no aproxime posturas con Pemex, el único socio de la compañía que tiene petróleo". "Para España es buena una alianza con Pemex, tanto por el potencial de la actividad petrolífera como por el desarrollo de la industria naval", decía.

El grupo mexicano ya analiza que hará con las plusvalías que obtenga de su salida de Repsol, y una de las alternativas que baraja es la compra de hasta un 15% de YPF.

Su salida se daba por hecha después de que hasta el Gobierno mexicano le diera su visto bueno hace unas semanas (“No sería mala decisión”, dijo su ministro de Hacienda, Luis Videgaray) y va a poner fin a la escalada de desencuentros que, tras el fiasco de la alianza con Sacyr, continuó durante la negociación con Argentina por el caso YPF, con el fallido intento de imponer a la petrolera española un acuerdo con la presidenta Kirchner que fue rechazado por unanimidad de todo el consejo de Repsol, y siguió incluso tras el nombramiento de un consejero delegado (como pedía Pemex) en la persona de Josu Jon Imaz.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba