Empresas

El caos en el Catastro de Madrid exime a la promotora de la operación Chamartín de pagar 4 millones de IBI

Una irregularidad denunciada tanto al Ayuntamiento de la capital como a la Gerencia Regional del Catastro de Madrid hace que Adif figure como titular de 38 fincas incluidas en la operación en lugar de la promotora DUCH como concesionaria de los suelos.

El Ayuntamiento de Madrid, dirigido por Ana Botella, no recibe pago alguno por el IBI de la 'operación Chamartín'
El Ayuntamiento de Madrid, dirigido por Ana Botella, no recibe pago alguno por el IBI de la 'operación Chamartín'

El Ayuntamiento de Madrid está dejando de recaudar algo más de cuatro millones cada año en concepto del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) correspondiente a los terrenos afectados por la ‘operación Chamartín’. Desde hace 20 años, el tributo no es liquidado ni por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), propietario efectivo de los terrenos, ni por Desarrollos Urbanísticos Chamartín (DUCH), la promotora de la operación (participada por BBVA y Grupo San José), titular de la concesión sobre dichos suelos desde 1994.

Esta sorprendente situación nace en realidad de una irregularidad catastral que ha sido denunciada repetidas veces ante el Ayuntamiento de Madrid sin que, por el momento, se haya puesto solución. A comienzos de la presente semana también ha sido comunicada a la Gerencia Regional del Catastro de Madrid. El Ayuntamiento de Madrid sostiene, por su parte, que el IBI de esos terrenos está al corriente de pago.

Los terrenos se corresponden con 38 fincas situadas en la zona norte de Madrid, en el entorno de la estación de tren de Chamartín, en las calles Agustín de Foxá, Mauricio Legendre, Tulipán, Pío XII, Hiedra, Antonio de Cabezón y Nuestra Señora de Valverde.

En total, casi un millón de metros cuadrados destinados al que estaba llamado a ser el mayor desarrollo urbanístico de Europa.

Una concesión que dura 20 años

Estos suelos son propiedad de Renfe y Adif pero estas empresas públicas otorgaron a DUCH una concesión sobre los terrenos para proceder a su desarrollo. Dicha concesión fue escriturada y formalizada a finales de julio de 1994 y fue actualizada en octubre de 1997.

Desde entonces, DUCH es titular de una concesión administrativa sobre estos suelos y, por lo tanto, debería figurar como titular catastral de los mismos.

Sin embargo, en los registros del Catastro es Adif el que consta como titular pese a la concesión administrativa otorgada a DUCH, lo que va en contra del artículo 9.b de la Ley del Catastro Inmobiliario, cuyo texto fue modificado por Real Decreto hace diez años.

De esta forma, Adif figura como titular catastral aunque sólo tiene la titularidad de los terrenos debido a la concesión a DUCH. Mientras, la promotora no cuenta con la responsabilidad catastral que debería tener ni tampoco posee los terrenos.

Terrenos sin traspasar

En virtud de los acuerdos firmados entre Renfe, Adif y DUCH, los terrenos deberían haber sido traspasados ya a la promotora de la ‘operación Chamartín’, ya que la fecha tope para proceder a la transacción era el 1 de enero del presente año.

Sin embargo, una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid frenó en seco la operación al impedir la construcción en la zona de edificios de más de tres alturas, cuando los planes originales incluían el levantamiento de varios rascacielos y promociones de viviendas que superaban este límite.

Más de 16 millones de euros a reclamar

Las denuncias ante el Ayuntamiento de Madrid y la Gerencia Regional del Catastro señalan que los suelos poseen la calificación de suelo urbano, toda vez que en febrero de 2011 el Consistorio aprobó el Plan Parcial que afectaba a la denominada prolongación de la Castellana y, por lo tanto, deberían estar gravados con el correspondiente IBI.

Teniendo en cuenta la liquidación de dicho impuesto en la zona y en fincas colindantes, el Ayuntamiento de Madrid está dejando de ingresar algo más de cuatro millones de euros debido a esta extraña indefinición.

Aunque, eso sí, desde el punto de vista fiscal tan sólo son reclamables las cantidades correspondientes a los cuatro últimos ejercicios, lo que supondría una cifra superior a los 16 millones de euros. Todo un tesoro para las maltrechas arcas municipales que se está perdiendo por un más que extraño sumidero catastral.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba