Marcos Sierravozpopuli autores
Marcos Sierra

Tecnología

Obsolescencia programada: no es sólo Apple, son todos, y actualizar tiene la culpa

Usuario en la App Store de Apple
Usuario en la App Store de Apple

Se habla de Apple. De sus baterías. Del hardware que hace que sus teléfonos, cuyo modelo 'top' cuesta más de 1.300 euros, dejen de funcionar como deben para que el usuario, desesperado, acabe por echarlo a un lado y comprar otro dispositivo.

Pero es algo que hacen todos los fabricantes, no sólo Apple. Samsung, Huawei, Sony, Xiaomi... Y lo más divertido es que parece que la cosa no se circunscribe únicamente a los componentes electrónicos, al denominado hardware. Mi suegro tiene un teléfono -tenía, que hace sólo unos días pasó a mejor vida- que le iba a las mil maravillas, con un procesador y memoria RAM que he visto hacer funcionar ordenadores de sobremesa correctamente hasta hace poco tiempo. Pero las actualizaciones acabaron por mandar todo al traste.

-Marcos, que no puedo descargarme el Google Maps para venir en coche a Madrid -dijo un buen día-.

Llegados a un punto, cuando trates de utilizar, por ejemplo, Google Maps, Google Photos, o tu gestor de correo, el teléfono dirá que para tu dispositivo esa aplicación ya no es compatible. Así, sin más. Igual tiene que ver que por cada sistema operativo de Google instalado en un terminal la compañía recibe dinero. Aten cabos

Él no lo sabía, pero el teléfono, funcionando fluido y a las mil maravillas, estaba agonizando. Acudimos a su sepelio el fin de semana pasado. Que descanse en paz.

Actualizar el móvil o el tablet es un arma de doble filo. Es cierto que protege a los equipos de ciberamenazas y mejora el rendimiento de ciertas aplicaciones, pero llegados a un punto, todo empieza a correr más lento o, como en el caso de mi suegro, directamente algunas apps dejan de funcionar.

Sucede en iOS y en dispositivos de Google. Si eres un usuario que sólo necesita conectarse a Internet y mandar algún que otro mensaje de correo electrónico o WhatsApp, la obsolescencia también te afecta, pese a que tu uso sea menos exigente y no necesites toda la potencia del equipo.

Actualizar el móvil o el tablet es un arma de doble filo. Es cierto que protege a los equipos de ciberamenazas y mejora el rendimiento de ciertas aplicaciones, pero llegados a un punto, todo empieza a correr más lento

Todo comienza con un mensaje que informa sobre "una actualización disponible" y acaba en la tienda comprando otro teléfono. Si no eres usuario intensivo, igual te merece la pena pasar de esas actualizaciones. 

Aviso a navegantes: esto tampoco es una solución definitiva, sólo demora un poco más lo inevitable. Llegados a un punto, cuando trates de utilizar, por ejemplo, Google Maps, Google Photos, o tu gestor de correo, el teléfono dirá que para tu dispositivo esa aplicación ya no es compatible. Así, sin más. Igual tiene que ver algo que por cada sistema operativo de Google instala en un terminal la compañía recibe dinero. Aten cabos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba