Empresas

Nozar suplica no ser liquidada como Martinsa a pesar de sus 1.500 millones de deuda

La inmobiliaria de la familia Nozaleda entró en concurso en 2009 y esta misma semana se espera la decisión del juez: o liquidar la compañía (que además de inmobiliaria, tiene actividad en sectores agroalimentarios y turísticos) o permitirle que salga adelante e intente pagar su estratosférica deuda.

La 'joya de la corona' inmobiliaria de Nozar es este suelo en la cotizada zona de Madrid Río
La 'joya de la corona' inmobiliaria de Nozar es este suelo en la cotizada zona de Madrid Río GOOGLE MAPS

¿Permitir que una empresa con 400 trabajadores trate de salir adelante a pesar de una deuda de 1.500 millones de euros y unos ingresos anuales de sólo 63 o repartir sus activos entre los acreedores? Esta es la responsabilidad que recae sobre el juzgado de lo mercantil número 2 de Madrid cuya decisión -posiblemente esta semana- marcará el futuro de Nozar, la inmobiliaria de la familia Nozaleda que entró en concurso voluntario en 2009 con una deuda de 2.000 millones de euros y cuyos gestores, seis años después, claman por una "segunda oportunidad". Suplican para no seguir el mismo camino que Martinsa, la mayor liquidación inmobiliaria de la historia, y piden clemencia para sus 400 trabajadores.

La compañía ya no es sólo inmobiliaria. Hoy en día sus filiales agroalimentarias y de ocio "van cada vez mejor" y facturan más de 30 millones, "que para hacerlo vendiendo quesos, jamones y habitaciones de hotel hay que tener mucha actividad y no poca como dicen los administradores". Pero a los administradores concursales y a la banca (BBVA, Caixabank, Santander y Popular) no les gusta el plan de viabilidad, por lo que no quieren aceptar el convenio propuesto por Nozar y sus quitas y esperas. Algunos negocios que sigue teniendo son las estaciones de esquí de Boí Taull y Panticosa, viñedos o la marca de charcutería Marcos Soto Serrano, de Guijuelo. "Tenemos 400 personas trabajando y además suelos bien situados que nos gustaría promover en el futuro desde la convicción de que tienen mucho valor", asegura el director financiero de la empresa, Pedro Ruiz-Labourdette. Se trata de seis suelos principalmente en Madrid (en Valdemoro, Meco y su joya de la corona en la calle Antonio López) y también en Barbastro (Huesca). La compañía piensa en promover estos suelos cuando haya demanda y tal vez bajo la fórmula de cooperativa o recurriendo a la autofinanciación, ya que "a la banca no podemos acudir". En total, Nozar facturó 63 millones en 2014.

La empresa se ha enfrentado a los administradores concursales en diversas ocasiones, llegando incluso a querellarse contra ellos y acusándolos de sacar ventaja económica de la liquidación. Alegan que un 73% de sus acreedores aceptan su propuesta de pago, aunque no lo hace la poderosa banca. Nozar ha sido un agujero negro para muchas entidades financieras que inflaron su expansión a crédito. Algunos de los bancos se marcharon perdiendo hasta la camisa en quitas millonarias. Es el caso de JP Morgan, que 'perdonó' la friolera de 20 millones por su pánico a litigar como banco extranjero en España. Otros como el Sabadell también quedaron atrapados con una deuda de 50 millones de euros.

"En dos o tres años se verá"

"Pensamos que tenemos suelos atractivos, que se pueden promover porque la situación se está recuperando, no es un mensaje de Rajoy en el Congreso, nosotros los vemos. Más del 90% de las empresas que entran a concurso acaban en liquidación y nos gustaría que no fuera así en nuestro caso", defienden desde la compañía. Desde Prada y Asociados, bufete que presta la asistencia jurídica al equipo de Nozar, se reconoce que con este volumen de deuda la situación debería revisarse de nuevo dentro de "dos o tres años" para ver si las condiciones de pago son reales. Todo fiado a la recuperación económica y si esta permite a la empresa resurgir.

"No os podéis creer como están cambiando las cosas en los últimos seis meses. Nosotros estamos vendiendo viviendas cuando antes ni las comercializábamos. En ese escenario pensamos que tenemos opciones", dicen en la empresa, que ahora mismo tiene 60 viviendas terminadas por todo el país y otras arrendadas, que les generan unas cantidades que "nos permiten mantenerlos". Otros suelos son más difíciles de colocar y su valor es desconocido, pero "seguimos teniendo ilusión".

Los grandes números: (1.500 millones de deuda y 60 de ingresos anuales) no parecen cuadrar, pero el plan está mas o menos claro. "Tenemos 6 millones de euros en la caja y por ejemplo nos gustaría empezar con el suelo de Antonio López, que requeriría 1,5 millones. Cuando se empezaran a vender viviendas, empezar a generar caja y a promover el siguiente suelo, en Valdemoro". Así, poco a poco y como hormiguitas, quieren volver a construir la historia de una inmobiliaria que entró en concurso en 2009 después de concatenar inversiones ruinosas. También se deben 200 millones a la Agencia Tributaria, que estaría a favor de que saliera adelante, pero BBVA, Caixabank, Santander y Popular, que tienen un 5% de la deuda total, se han unido. Solamente el banco ligado históricamente al Opus Dei llegó a tener un riesgo de 500 millones en Nozar pero "recuperó casi todo, mientras que Hacienda no recuperó nada". Los bancos antes de declararse el concurso habían tomado activos, y el resto de acreedores clama por igualdad de condiciones. Otras entidades como Sabadell sí están a favor de la continuidad de la empresa.

En definitiva, Nozar acusa a la banca "que ya ha cobrado" de no querer la segunda oportunidad para la compañía, mientras que la que no ha cobrado espera recuperar el dinero y apoya su continuidad. Un conflicto de intereses que resolverá, en las próximas horas, un juez.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba