Empresas

Santander se hace con las riendas en NH y abre una vía para la salvación del grupo

Santander se hizo con las riendas en diciembre colocando a un nuevo presidente y los acontecimientos se están precipitando. Ni el banco puede perder sus créditos ni España permitirse un nuevo coloso caído del turismo. 

El sector hotelero atraviesa una grave crisis financiera en España. Es sabido que AC Hotels está en un proceso de renegociación con los bancos y NH Hoteles estaba en una situación similar. En este último caso, después de mucho mareaar la perdiz en el pasado con el anuncio de varias operaciones, por fin se ha cerrado un importante acuerdo a dos bandas, o al menos, eso se ha comunicado en la CNMV. El presunto giro tiene un responsable: Santander, que es el gran acreedor de la firma y se ha puesto al frente de la gestión. Los acontecimientos han sido poco menos que radiados a través de su banco filial, Banesto, (también acreedor) en un informe en el que pronosticó lo que iba a ocurrir de manera inmediata.

Tanto Santander como Banesto financiaron alrededor del 70% de la entrada de Hesperia en NH, a unos precios que rondaban los 14,5 euros por acción. El importe total de aquella operación fue de 250 millones de euros. Ahora mismo, la cadena hotelera cotiza por debajo de 3 euros. Una situación que ha obligado a la entidad financiera cántabra a tomar cartas en el asunto. En Santander reconocen tener una posición acreedora importante en NH. Aunque no se conoce la cifra, supera holgadamente los 100 millones de euros. 

Desde finales del pasado año, Rodrigo Echenique, hombre de la máxima confianza de Emilio Botín y antiguo consejero delegado del banco, (antes de fusionarse con Central Hispano), preside NH Hoteles. Se trata de una presidencia no ejecutiva, pero lo cierto es que tras su llegada, los acontecimientos han comenzado a precipitarse. Y los mercados tienen una nueva percepción.

Rebobinar

Conviene rebobinar un poco: Banesto alertó el pasado 21 de febrero de incumplimientos con los acreedores por parte de NH, que iban a traducirse necesariamente en movimientos financieros: “se están planteando, además de vender activos, ampliar capital y/o emitir deuda, así como refinanciar su deuda otra vez”.

El día 27 de febrero, se anunciaba el Hecho Relevante, reconociendo el acuerdo con la china HNA, que entraba en el capital. Un viejo socio, sobre el que se habían anunciado posibles acuerdos en el pasado, alguno recientemente. Por fin, noticias concretas, aunque la falta de credibilidad, hasta hace poco, era latente: a finales de octubre, entidades como La Caixa ponían en tela de juicio la veracidad de esos hipotéticos acuerdos. Ya entonces se especulaba con los chinos, al igual que unos años antes. 

La llegada de Santander al timón de la hotelera se ha traducido en una nueva llamada a los sempiternos candidatos a entrar en el capital y entonces sí, entonces se ha anunciado el acuerdo. Se ejecutará en abril pero, de momento, HNA ya ha depositado una fianza, a modo de garantía. 

Pero había más: el grupo inversor HPT se encargará de buscar oportunidades para vender activos en Latinoamérica (lo anunció Banesto), y comenzará a encargarse de la gestión del NH Jolly neoyorquino, cuyo cambio de nombre está cantado. 

HPT asegura un préstamo de 170 millones de euros a la firma española, con garantía de activos. También puede decirse que lo anuncio Banesto. 

Ostensible mejoría

Desde el banco, simplemente reconocen tener esa posición acreedora importante en NH, relacionada con el Grupo Hesperia, y tan solo afirman que la situación “ha mejorado ostensiblemente, con la aparición de nuevo capital”, sin querer entrar en más consideraciones sobre el impacto en la gestión.

Uno de los grandes riesgos sobre la compañía es la posibilidad de una venta masiva de las antiguas cajas de ahorros, que controlan alrededor del 50% del capital.

El riesgo de overhang es claro, aunque fuentes consultadas indican que “este tipo de acuerdos nunca se firman sin asegurar un pacto de permanencia”. Preguntado a alguno de los accionistas, simplemente recuerdan que tienen el compromiso con las autoridades bancarias de deshacer carteras industriales en un plazo de 4 años.

Otro apartado en el que también se contemplan implicaciones es en el político. Santander tiene como principal objetivo recuperar su posición acreedora, aunque España no puede permitirse que una compañía como NH Hoteles sea malvendida, fraccionada o pasto de los fondos buitre.

Después de casos como los de IAG u Orizonia, sin duda el ministerio que comanda José Manuel Soria está puntualmente al tanto del desarrollo de estas operaciones. 

En cualquier caso, la llegada de Santander ha sido percibida por los expertos como un 'desatascador' de la compleja situación de NH. Los chinos llevaban dos años sin aparecer y por fin han firmado. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba