Empresas

Competencia sanciona con 88,2 millones de euros al cártel lácteo

La CNMC impone multas a Danone, de 23,3 millones de euros; Corporación Alimentaria Peñasanta de 21,8 millones; Lactalis de 11,6 millones; Nestlé de 10,6 millones; Puleva de 10,2 millones y Pascual de 8,5 millones, entre otras.

Fábrica de Nestlé en Sevares (Asturias).
Fábrica de Nestlé en Sevares (Asturias). EFE

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha sancionado a nueve compañías lácteas y dos asociaciones por intercambiar información que les permitía ofrecer peores precios a los ganaderos. Las multas se han impuesto a Danone, con 23,3 millones de euros; Corporación Alimentaria Peñasanta con 21,8 millones; Lactalis con 11,6 millones; Nestlé con 10,6 millones; Puleva con 10,2 millones y Pascual con 8,5 millones, entre otras.

El organismo que vigila la libre concurrencia ha castigado además a Senoble Ibérica, Central Lechera Asturiana, Gremio de Industrias Lácteas de Cataluña, Asociación de Empresas Lácteas de Galicia y Central Lechera de Galicia con multas que oscilan entre los 900.000 y los 50.000 euros.

La institución que preside Marín Quemada sostiene que las compañías involucradas intercambiaron información que les permitía ajustar su comportamiento y evitar que se ofreciesen los mejores precios y condiciones comerciales a los ganaderos, limitando la competencia en el mercado de aprovisionamiento de leche cruda. Entre ellas se pasaban los precios que habían ofertado, los que iban a ofertar, los volúmenes de compra o las identidades de los ganaderos que querían cambiar de intermediario y las posibles medidas para evitarlo. No obstante, las multas se antojan bastante pequeñas si se comparan con los niveles de facturación de las sancionadas.

La antigua Comisión Nacional de la Competencia ya abrió expediente a estas empresas transformadoras por haberse repartido el mercado de leche cruda y haber fijado el precio en toda España. En esta ocasión, la CNMC ha revisado el expediente y confirma la resolución inicial. El organismo afirma que las compañías involucradas intercambiaron información comercial estratégica que sirvió para bajar los precios a su conveniencia entre los años 2000 y 2013.

La información hacía referencia a los precios de compra de leche de vaca cruda, volúmenes de adquisiciones de ganaderos y excedentes de leche. Las empresas Industrias Lácteas Asturianas, Leche Río, Feiraco, Leche Celta y Forlactaria también habrían participado, pero sus infracciones habrían prescrito. 

Tal y como informó Vozpópuli, la cooperativa agraria San Antón se acogió al programa de clemencia de Competencia y delató al resto del cártel. De hecho, su único comprador era Senoble, el suministrador exclusivo de Mercadona, que amenazó a la cooperativa navarra con dejar de comprarle toda la leche. 

La investigación se basa en las acusaciones formuladas por la Unión de Pequeños Agricultores, UPA. Es más, varios correos electrónicos pusieron de manifiesto el entramado. Por ejemplo, Nestlé ponía negro sobre blanco en un email: "Sugiero que mantengamos el precio en febrero y bajemos en marzo y abril, con la contundencia que sea necesaria, pero acompañados por la mayoría de la competencia, para no ser señalados por los ganaderos y los medios". 

La CNMC constata así la elevada concentración existente y el excesivo poder de la industria frente a unos ganaderos demasiado atomizados. Se trata ésta de una denuncia habitual entre los productores de leche, que habitualmente se quejan del abuso que sufren a manos de las empresas transformadoras. No en vano, este sábado el Gobierno ya aprobó un Real Decreto que sigue la estela de la UE y liberaliza el sector buscando reforzar la posición negociadora de los ganaderos.

Entre las medidas se establece el contrato obligatorio de una duración mínima de un año y que la industria ha de ofertar a los productores con una antelación mínima de dos meses. La nueva normativa también da mayor protagonismo a las organizaciones de productores. Con este paquete se intenta evitar la modificación constante de los contratos que imponen las grandes empresas intermediarias.

Nota aclaratoria de SAT Ganadera San Antón:

En la noticia “Competencia sanciona con 88,2 millones de euros al cártel lácteo” se dijo erróneamente que SAT Ganadera San Antón se acogió al programa de clemencia. SAT Ganadera San Antón está integrada por ganaderos productores de leche que poseen en este proceso la condición de perjudicados. Por ello, es imposible que San Antón se haya acogido al programa de clemencia al estar reservado a aquéllos que tienen la condición de infractores, mientras que los ganaderos en este proceso son precisamente lo contrario, perjudicados por dichas conductas anticompetitivas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba