Empresas

Industria siguió subvencionando a la dueña de Pocoyó cuando ya estaba en preconcurso de acreedores

21 días después de que Zinkia anunciara que iba a preconcurso, el Ministerio le concedió otra ayuda de 541.970 euros en concepto de préstamos y subvenciones. La empresa mantiene una deuda de 433.000 euros con la Seguridad Social.

El presidente de Pocoyó, junto a la ministra de Trabajo en un acto en Moncloa.
El presidente de Pocoyó, junto a la ministra de Trabajo en un acto en Moncloa. blog de José María Castillejo

Pillado como está en Zinkia desde hace tiempo, el Ministerio de Industria siguió inyectando dinero público en la productora de Pocoyó hasta el final, incluso cuando la compañía ya era un zombi empresarial camino del concurso de acreedores.

El pasado 20 de noviembre, 21 días después de que Zinkia comunicara a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que había decidido acogerse al preconcurso de acreedores (fase previa al concurso), Industria comunicó a Zinkia “la resolución  de concesión definitiva” de una nueva ayuda de 541.970 euros que se suma a las variadas subvenciones y avales que distintas instituciones públicas (fundamentalmente, Industria, el Ministerio de Cultura y la Comunidad de Madrid) han concedido a la empresa en los últimos años.

La nueva ayuda de Industria está compuesta por una subvención de 65.036 euros y un préstamo por importe de 476.934 euros y “va destinada a un proyecto que la Sociedad tiene comprometido, y que pretende desarrollar con personal propio en su gran mayoría, de forma que los costes de la misma queden subsumidos como parte de sus corrientes, con lo que toda esa actividad estaría financiada” por ella, explica Zinkia en sus cuentas de 2013.

Su concesión se publicó en el BOE el pasado 17 de febrero, unos pocos días antes de que el consejo de administración de Zinkia decidiera presentar concurso voluntario de acreedores, situación que ha propiciado que la cotización de la compañía esté suspendida desde entonces en el mercado alternativo bursátil (MAB).

Zinkia, que ha culpado de su situación actual a la CNMV (que le ha abierto un expediente sancionador) por las trabas que puso el regulador bursátil a sendas emisiones de bonos con las que intentó resolver su crisis de liquidez, recibió de Industria en 2012 un préstamo de 2,1 millones deeuros con cargo al Plan Avanza 2012, a un tipo de interés bonificado del 3,95%, vencimiento a siete años y un periodo de carencia del principal de tres años.

A esas ayudas se suman otros 156.469 euros concedidos por el Ministerio de Cultura en 2010 y 2012 que Zinkia ha registrado como subvenciones de capital “no reintegrables”, a los que se añaden otros 35.750 euros otorgados por el departamento de José Ignacio Wert en octubre pasado, apenas a una semana del preconcurso.

La empresa que preside y controla José María Castillejo Oriol, conde de Floridablanca, tiene concedidos dos avales de Avalmadrid, sociedad de garantía recíproca adscrita a la Comunidad de Madrid (su mayor accionista), por un importe conjunto de 2,2 millones de euros. Y también mantiene una deuda de 433.465 euros con la Tesorería General de la Seguridad Social en concepto de aplazamientos por cargas sociales.

No obstante, en 2013 la empresa canceló una garantía de 207.639 euros que había depositado ante el Ministerio de Hacienda (un contrato con un cliente internacional) “por haber sido cubiertas por parte de la Sociedad las responsabilidades económicas” asociadas a ella.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba