Empresas

Las constructoras se cabrean: Fomento licitará solo 1.100 millones para la alta velocidad este año

El último ejercicio de esta legislatura será el que presente el menor volumen de licitaciones para la alta velocidad debido al bloqueo de Hacienda a la financiación del desarrollo de la red. La situación provoca el enfado de las grandes constructoras.

Ana Pastor, ministra de Fomento
Ana Pastor, ministra de Fomento

La ministra de Fomento, Ana Pastor, adelantó esta semana que el Gobierno licitará contratos por valor de unos 1.100 millones de euros en 2015 para el desarrollo de la red de alta velocidad, una cantidad que puede parecer muy elevada pero que, en realidad, es la menor que destina el Gobierno a este capítulo desde su llegada a la Moncloa, pese a que supone la gran apuesta de Fomento y que le queda mucho por hacer para completar todos los proyectos que tiene en marcha. Detrás de las cifras está el enconado enfrentamiento con el Ministerio de Hacienda por la financiación del desarrollo de la red, que ya ha costado más de un enfrentamiento con las constructoras.

Precisamente, el escenario elegido por Pastor para adelantar las cifras fue el V Foro de Infraestructuras de KPMG, en el que estaban presentes destacados ejecutivos del sector constructor como los consejeros delegados de FCC y OHL, Juan Béjar y Josep Piqué, respectivamente, y el vicepresidente de ACS, Antonio García Ferrer. Todos pudieron escuchar unas cifras que confirman sus pronósticos acerca de la pobre aportación que seguirá ofreciendo la construcción en España a sus cuentas de resultados durante este año.

La cifra contrasta de forma notable con los más de 2.300 millones licitados para alta velocidad en 2014 y es algo inferior a las registradas en 2012 y 2013. Sin embargo, precisamente en el año en el que las licitaciones para el AVE se dispararon también surgieron los problemas por el retraso en el cobro de las obras, que llevó a las grandes constructoras a plantearse parar los trabajos si la situación se extendía en el tiempo.

Pero, por el momento, será complicado que se repita el escenario en este año. Fomento ha levantado el pie del acelerador para no elevar el tono de la bronca con Hacienda aunque, a cambio, aumenta la tensión con el sector de la construcción, avivada por los problemas con el plan de rescate de las autovías en concurso de acreedores, que promete convertirse en el cuento de nunca acabar.

Cuestión electoralista

El factor de la lucha entre Fomento y Hacienda está en boca de la práctica totalidad de altos ejecutivos del sector a la hora de explicar, al menos en privado, por qué no esperan nada bueno de la construcción en España un año más. Y el AVE, que ha sido, nunca mejor escrito, la locomotora de la actividad de obra civil en España durante los últimos años de crisis, no ha sido precisamente ajeno a este problema.

Eso sí, la situación no es fácil para Fomento, cuya relación con el sector constructor no atraviesa por el mejor momento. El último rifirrafe llegó cuando la patronal de las grandes compañías del sector, Seopan, propuso la implantación de peajes en todas las autovías para solventar el problema de las concesionarias en concurso de acreedores. En realidad, se trata de una vieja reivindicación de Aseta, la antigua patronal de concesionarias que acabó por integrarse en Seopan.

La respuesta por parte de Fomento consistió en insistir en el plan del rescate planteado desde hace tiempo y para el que el Ministerio no contempla alternativas.

Desde un punto de vista meramente político, el planteamiento del Gobierno tiene tintes electoralistas, toda vez que ha anunciado para este año, clave en las urnas, la apertura de hasta 1.000 kilómetros de alta velocidad, que justificaría el alarde licitador de los dos ejercicios anteriores.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba