Empresas

La patrimonial holandesa que controla las petroleras de Cañete es una "sociedad pantalla", según Hacienda

Havorad BV, primer accionista de Ducar y de Petrologis, es "una sociedad unipersonal, sin empleados" y sin otra actividad "que la fiduciaria, siendo calificada por la AEAT como sociedad pantalla", dice la Abogacía del Estado.

Entrada a una delegación de la Agencia Tributaria.
Entrada a una delegación de la Agencia Tributaria. Europa Press

Una “sociedad pantalla” con cero empleadosy sin otra actividad que la fiduciaria”. Es el perfil que, según la Abogacía del Estado, ha dibujado la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT), esto es, Hacienda, para definir a Havorad BV, una sociedad holandesa que lleva años asociada a los negocios familiares del exministro de Agricultura y candidato del PP a las elecciones europeas, Miguel Arias Cañete.

En los últimos años, al menos hasta 2012 (el último ejercicio disponible), Havorad ha sido el accionista mayoritario de Ducar y de Petrologis Canarias, las dos empresas dedicadas al negocio del almacenamiento de combustible que presidió el político popular antes de incorporarse al Gobierno de Mariano Rajoy y que llevan semanas en el centro de la polémica por sus relaciones con la Administración Pública.

Esa sociedad holandesa, que hace unos meses repatrió dos sociedades dedicadas al negocio inmobiliario hasta entonces radicadas en San José (Costa Rica), también es propietaria, entre otras empresas, del 100% de otra inmobiliaria española, Angelmo Development, S. L., que acumula varios procedimientos judiciales de índole fiscal contra la Administración española.

La última sentencia, de hace poco más de un año, es la que incluye una descripción más precisa de Havorad de acuerdo con los criterios manejados en el seno de la Agencia Tributaria.

Según los argumentos de la Abogacía del Estado que recoge la sentencia, dictada el 9 de abril de 2013 por la Sección 5 de la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), Havorad BV, propietaria del 100% de esa inmobiliaria, es “una sociedad unipersonal, sin empleados y sin otra actividad que la fiduciaria”, que ha sido “calificada por la AEAT como sociedad pantalla” y que, por tanto, jugaba un papel clave en la estructura fiscal de Angelmo Development.

Esta sociedad, que actualmente cuenta con un capital social de 434.589 euros y tiene entre sus apoderados al cuñado de Cañete, Miguel Domecq Solís (sustituto del exministro en la presidencia de Dúcar y de Petrologis), logró que el TSJM anulara en la citada sentencia una resolución del Tribunal Económico Administrativo Regional de Madrid dictada en abril de 2010 por la que se le reclamaba una deuda tributaria de 64.494,7 euros correspondiente al Impuesto sobre la Renta de No Residentes de los ejercicios 2000 a 2003.

Los representantes legales de Angelmo Development, que defendían que las actuaciones habían prescrito, argumentaban que, al estar radicada en Países Bajos (que, pese a su baja presión fiscal, cuenta con un convenio de doble imposición con España y, por tanto, no puede ser considerado un paraíso fiscal), Havorad no es una sociedad fiduciaria (esto es, un vehículo para ahorrar impuestos), “porque tanto la sede de la dirección efectiva como los administradores de la sociedad se encuentra en Holanda, no siendo necesaria conocer la residencia del socio único” de esa patrimonial holandesa.

En 2012, Havorad era el mayor accionista tanto de Ducar (45%) como de Petrologis Canarias (48%), aunque a finales del año pasado la sociedad dimitió de sus cargos en el consejo de administración de ambas empresas. No obstante, su representante hasta entonces (el secretario del consejo, Mariano Bobo) volvió a ser nombrado vocal, en un movimiento que coincidió con la incorporación a los órganos de gestión de esas dos empresas de uno de los hijos del ministro, Miguel Arias Domecq.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba