Empresas ‘Chapo’ Guzmán, una huida de película a través del túnel del millón de euros

Diseñar y ejecutar el túnel a través del cual escapó de la cárcel el narco mexicano Joaquín ‘Chapo’ Guzmán tendría un coste que se aproximaría al millón de euros si se emplearan medios más o menos convencionales. Una auténtica obra de ingeniería que supuso remover cerca de 3.500 toneladas de tierra.

El mundo está aún conmocionado por la fuga de una prisión de máxima seguridad mexicana del narco Joaquín ‘Chapo’ Guzmán, el líder del célebre cártel de Sinaloa. Y, sin duda, una de las claves del asombro es el sistema empleado por el criminal azteca para escapar de la cárcel: un túnel considerado como una auténtica obra de ingeniería y cuya construcción, en un mercado occidental y empleando sistemas convencionales, se hubiera disparado hasta aproximadamente el millón de euros.

Una de las claves para este coste tan elevado se encuentra, sin duda, en el espectacular movimiento de tierras que los hombres que trabajaban para Guzmán tuvieron que llevar a cabo para construir la infraestructura que el narco utilizó para su fuga. Según diversos medios locales, el volumen de tierra que se roturó para realizar el túnel se aproximó a los 2.500 metros cúbicos. Para hacerse una idea de lo que supone, se necesitarían cerca de 400 camiones con volquete, llenos hasta arriba, para transportar el desperdicio del trabajo de cavar un túnel a unos 10 metros de profundidad y con una longitud de 1,5 kilómetros.

“En función de cómo sea el terreno, el movimiento de tierras y la excavación son más o menos costosos”, apunta a Vozpópuli un responsable de obras con más de 20 años de experiencia. “No es lo mismo trabajar con una tierra blanda que con una rocosa. En cualquier caso, mover los volúmenes necesarios para construir un túnel de tales magnitudes supone un enorme coste, tanto de maquinaria como laboral, que iría en función de las horas empleadas”. Un coste que diversos expertos sitúan por encima de los 600.000 euros.

Pero además hay que tener en cuenta la fase previa a la construcción, como es la del diseño; en definitiva, el trabajo de ingeniería. “Por las fotografías que se han publicado, el túnel es férreo, está muy bien hecho. Alguien ha tenido que marcar unas pautas determinadas para evitar derrumbamientos. Cualquier fallo en el diseño hubiera sido fatal para las personas que han trabajado en él”, apunta un ingeniero experto en túneles.

La sombra de la corrupción

Para reforzar la aseveración, la fuente recuerda que el túnel contaba con un sistema de ventilación y de iluminación. “Contando con el espacio del que disponían, probablemente fueran sistemas rudimentarios pero más que suficientes para asegurar un trabajo en buenas condiciones”. Estos factores apuntan a que alguien con notables conocimientos de ingeniería diseñó la infraestructura hasta el último detalle, un trabajo que también habría que añadir a la factura final.

La considerable longitud del túnel y el sistema de arrastre a través de una motocicleta montada en rieles también son factores que encarecen la obra. “En un mercado occidental, la factura de estos trabajos difícilmente bajaría del millón de euros”.

Eso sí, las obras del ya célebre túnel constituyen la parte más económica del plan de Guzmán para escapar de prisión. Al menos, así se deduce de las declaraciones realizadas al canal de televisión Univisión por Jhon Jairo Velásquez, alias “Popeye”, conocido sicario que trabajó para el narco Pablo Escobar.

Velásquez cuantificó en no menos de 50 millones de dólares lo que Guzmán habría invertido en comprar las voluntades tanto de los guardias de seguridad de la cárcel del Altiplano, de la que se fugó el ‘Chapo’ como también “de mucha gente que estaba fuera”.

Un paripé de obra

Durante estos días, la mayoría de expertos han llamado la atención sobre el hecho de que un trabajo de tal magnitud, con más de 3.000 toneladas de escombros y cerca de 400 recorridos de camiones transportando tierra, pasara desapercibido en la zona.

También ha sorprendido el hecho de que los empleados de Guzmán pudieran llegar hasta el suelo de la celda de Guzmán al tratarse de una prisión de máxima seguridad, provista de sensores que detectan cualquier movimiento en el subsuelo para evitar, precisamente, los intentos de fuga a través de túneles.

Sin duda, la obra fue la partida de menor coste en toda esta aventura. Pero eso no quiere decir que resultara barata.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba