Empresas

Mercadona se desengancha de Francia y trae su producción de yogures Hacendado a Talavera

La industria francesa que trabajaba con Roig no quiso asumir "una bajada de precio insostenible que hubiera puesto en peligro nuestro futuro".

Productos lácteos marca Hacendado
Productos lácteos marca Hacendado Mario Moratalla

Año y medio después de pilotar un cambio accionarial en su principal interprovedor de yogures y lácteos, Mercadona tiene todo listo para multiplicar la producción de una de las dos plantas de Schreiber Foods, la multinacional norteamericana que se ha convertido en su nuevo partner lácteo, en la provincia de Toledo. Se trata de la planta de Talavera de la Reina, adquirida a los franceses de Senoble, y en la cual se instalarán dos líneas de producción a sumar a las cinco que tienen actualmente. La factoría talaverana está al 50% de su capacidad y el objetivo es doblarla en un espacio corto de tiempo disparando la producción de yogures Hacendado y testando y lanzando al mercado productos nuevos.

Fuentes de Schreiber han confirmado que se harán cargo de la producción francesa de los supermercados: "A las cinco líneas de producción existentes en la planta de Talavera, Schreiber prevé añadir dos nuevas líneas para la elaboración de distintas variedades de yogures, actualmente producidos fuera de España". Una inversión de aproximadamente dos millones de euros -realizada  hasta noviembre del año pasado- con un nuevo equipo informático para una factoría que saca al mercado varios millones de yogures semanales. En los próximos meses se irá finalizando el 'desenganche' francés y en 2017 se prevén 15.000 toneladas según Mercadona. Según 'ECD' en enero estará toda la producción de nuevo en España.

Las bajadas de precios exigidas por Mercadona no convencieron a Reina y ahora tampoco han convencido a los franceses de Senoble

El movimiento impulsado por Juan Roig se produjo durante el año pasado, cuando Schreiber compró las dos fábricas de la francesa Senoble en España. Tal y como dijeron desde Senoble, empresa con sede en la región de Yonne (Bourgogne-France-Comté), "nos impusieron una bajada de precios insostenible que hubiera puesto en peligro el futuro de la empresa". Así resumía Marc Senoble, el responsable de los franceses, su relación con los supermercados españoles: "Trabajar para la gran distribución es un negocio con altos riesgos. Nos laminaba la rentabilidad. Hemos preferido reorientar las actividades a nuestra marca y a envíos internacionales". Su empresa factura unos 220 millones de euros. 

La relación de Mercadona con sus interproveedores ha generado críticas de estos en algunos casos, especialmente por exigir bajadas de precios y aumentos de rentabilidad inasumibles. Antes que Senoble, la compañía murciana Postres Reina también rechazó en 2012 continuar como interproveedor de Mercadona por motivos similares: en su dirección consideraron más factible crecer bajo marca propia y diversificando los clientes que el esquema de interproveedor único propuesto por Roig.

Críticas por producir en Francia

Este verano, una asociación poco conocida, la Organización de Productores de Leche (OPL) denunció en un comunicado precisamente que "Mercadona envasa los productos lácteos de su marca blanca Hacendado en Francia, con el consiguiente perjuicio para los productores españoles" y aportaba imágenes de yogures fabricados en Senagral. La OPL criticó a Mercadona por su "falso apoyo a la leche española, algo especialmente denunciable en unos momentos en que los precios de los lácteos continúan bajando".

La compañía valenciana mantiene muy buen tono con algunos de los sindicatos lácteos más reivindicativos como Unións Agrarias (perteneciente a UPA, próxima a UGT) que suelen respetarlos, aunque no ocurre lo mismo con otros supermercados como Carrefour, Lidl o DIA, contra los que suelen concentrar sus quejas con mucha más asiduidad.

Positivo para el empleo

Sin embargo, los ganadores de este movimiento a gran escala de los primeros supermercados españoles (cuota de mercado del 33%) son los trabajadores toledanos y los productores e industria auxiliar a los mismos. La organización Asaja se felicitaba por estar vendiendo cada vez más producción directamente para las dos fábricas para Hacendado y también los empleados se felicitan por el cambio accionarial, tras haber cambiado de patrón. Durante este periodo desde la compra de Schreiber, "se ha alcanzado un crecimiento en la actividad industrial de casi un 4% que ha llevado a la creación de 56 nuevos puestos de trabajo entre ambas plantas. De estos 56 nuevos empleos 32 corresponden a la planta de Talavera de la Reina", asegura la compañía norteamericana.

El nuevo socio de Roig no es nuevo en estas lides: "Schreiber Foods es una de las mayores empresas del sector lácteo a nivel internacional, con más de 8.000 empleados y una cifra de negocio anual de más de 5.000 millones de dólares (4.500 millones de euros). Cuenta con fábricas y centros de distribución en América, Europa y Asia, y produce y comercializa sus productos –que incluyen queso fundido, queso natural, queso crema y yogur- a las principales cadenas de distribución, restaurantes y marcas nacionales en todo el mundo".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba