Empresas

Mercadona reconoce su fracaso con el modelo de frescos: "Nos hemos estrellado"

El presidente de Mercadona, Juan Roig, ha ratificado este miércoles la apuesta de la compañía por "integrar al sector primario" en su cadena agroalimentaria, "dignificar" su trabajo, "satisfacer sus necesidades" y, sobre todo, hacerlo "mucho más productivo", tras asumir el fracaso de su modelo de frescos, envasados y gestionados como en seco.

El presidente de Mercadona, Juan Roig
El presidente de Mercadona, Juan Roig ARCHIVO

El presidente de Mercadona, Juan Roig, ha ratificado este miércoles la apuesta de la compañía por "integrar al sector primario" en su cadena agroalimentaria, "dignificar" su trabajo, "satisfacer sus necesidades" y, sobre todo, hacerlo "mucho más productivo", tras asumir el fracaso de su modelo de frescos, envasados y gestionados como en seco.

"Nos hemos estrellado", ha admitido Roig, quien ha detallado el trabajo realizado desde 2009 en "laboratorios" de fresco para enmendarlo y su orientación al sector primario para "asegurar que las 25 millones de piezas -de frescos que venden al día- estén todas en las mismas condiciones", algo "imposible" con su sistema anterior, ha dicho.

"Nuestros productos son fabricados por fabricantes, no por el Espíritu Santo", ha afirmado Roig

En su intervención en el congreso de Aecoc, que se celebra en Valencia, se ha referido a la apuesta de la compañía por "vender frescos como si fueran secos" como "uno de los errores más grandes" de la firma, que "para mucha gente era obvio" pero a ellos les ha "costado 30 años" darse cuenta. "Mercadona no ha descubierto la pólvora". "Al lado de cada Mercadona siempre hay ocho o diez fruterías y ningún colmado, por algo será", ha apuntado.

Tras acometer grandes cambios externos e internos, en la actualidad ya han implantado en prácticamente todas sus tiendas el "sistema de pescado al día, servido desde las lonjas más próximas", el nuevo modelo en frutas y verduras está en 220 tiendas y terminará en marzo de 2014 y en horno durante el primer semestre de ese año, mientras que "carne y charcutería están en el laboratorio", sólo en las tiendas de la Pobla de Vallbona y l'Eliana, en Valencia.

"Al lado de cada Mercadona siempre hay ocho o diez fruterías y ningún colmado, por algo será", ha señalado Juan Roig

Según Roig, su objetivo es que la cadena agroalimentaria de Mercadona sea "sostenible y rentable" en 2020, de principio a fin, y que los clientes efectúen en sus establecimientos "la compra total, tanto en frescos como secos, con gran calidad y al menor precio posible". "Queremos ayudar a crear las condiciones para que las cosas sucedan y tener una empresa integrada en una cadena agroalimentaria sostenible que la gente quiera que exista", ha agregado.

Además, ha citado la carnicería de su padre como el origen de Mercadona y ha repasado los distintos hitos en la evolución de la cadena valenciana de supermercados, su apuesta por los precios bajos en detrimento de las ofertas, por el concepto de "totalero y prescriptor" de los que considera mejores productos para el cliente y por productos de "gran seguridad alimentaria, calidad y precio imbatible" de las "muchas marcas dentro del paraguas Hacendado".

"Todos los productos los fabrican fabricantes"

Ante un auditorio repleto de representantes de empresas de gran consumo, también se ha referido a "eso que dicen de marca de fabricante y de distribuidor": "Que yo sepa, todos los productos los fabrican los fabricantes y nuestros productos son fabricados por fabricantes, no por el Espíritu Santo", ha sentenciado.

Roig ha indicado que "uno de los grandes problemas que siempre" ha tenido la compañía es que ha realizado "grandes cambios a contracorriente y con mucha fuerza, pero bastante mal explicados".

"Uno de los grandes problemas es haber realizado grandes cambios a contracorriente pero bastante mal explicados", ha criticado

Entre esos cambios ha citado su paso a proveedores especialistas en producto, ya no en categorías, y a "hacer pedidos al día, tener productos del día y venderlos al día". Como ejemplo, apunta que antes importaban mucho pescado de Italia o Estados Unidos y ahora tienen acuerdos con 70 cofradías españolas y venden a precios locales.

A preguntas de los asistentes, asegura que estarían "encantados" de trabajar con cualquier proveedor que "asegure una seguridad alimentaria, un producto de gran calidad y a un precio imbatible" e insiste en que "el precio es muy, muy, muy importante" pero "primero va la calidad, que es innegociable, y luego el precio más barato".

"No jugamos con la calidad, jugamos con el precio"

Según Roig, a las 20.00 horas rebajan productos diarios no vendidos y retiran los sobrantes. "Eso es liquidar, no saldar, nosotros no jugamos con la calidad, jugamos con el precio", recalca.

Entre los hitos de su nuevo modelo de frescos, ha citado el traslado de una fábrica móvil a un campo de lechugas, de modo que "directamente se corta y empaqueta en el campo" y va a la tienda sin pasar por el bloque logístico. "Lo que más quiere el jefe -en alusión al cliente- es frescura y con esto, se consigue", sentencia.

A su juicio, "hay que llegar a la sostenibilidad a través de la productividad" y "el sector agrícola no está lo suficientemente obsesionado con la productividad". "Queremos hacer una cadena agroalimentaria sostenible", ha insistido Roig, quien mantiene que "además de poder exportar mucho, se puede no importar si la cadena es sostenible en España". "Consuma usted el mejor producto lo más barato posible, sea español o no, pero si es español, crea riqueza en tu país y logísticamente tiene muchos menos costes", ha subrayado.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba