Empresas

Más de 1.750 millones de euros de dinero público, atrapados en la liquidación de Martinsa-Fadesa

Además de Sareb y Bankia, entre los principales acreedores de la inmobiliaria figuran la Agencia Tributaria, nueve gobiernos autonómicos, diputaciones y más de cuarenta ayuntamientos, que deberán afrontar un largo periodo de liquidación que a buen seguro culminará con el retorno de una pequeña parte de las cantidades adeudadas. 

Fernando Martín tuvo que claudicar e iniciar la liquidación de Martinsa-Fadesa
Fernando Martín tuvo que claudicar e iniciar la liquidación de Martinsa-Fadesa Efe

El proceso de liquidación de Martinsa-Fadesa, el mayor de la historia de España y uno de los mayores de Europa, se ha convertido en algo de todos los ciudadanos. Del total de la deuda que acumula la compañía y que ha sido incapaz de pagar, casi 5.800 millones de euros, nada menos que un 30% está relacionado con dinero público, bien con la Sareb, bien con Bankia, entidad controlada por el Estado, bien directamente con las Administraciones Públicas, incluida la Agencia Tributaria, la institución definida con el sempiterno “Hacienda somos todos”.

Casi siete años después de que la inmobiliaria presidida por Fernando Martín se declarara en concurso de acreedores, el Estado es, con diferencia, el primer acreedor de la compañía, justo en el momento en que da comienzo un proceso de liquidación para el que los entendidos en la materia recomiendan armarse de paciencia.

Por un lado, por el tiempo que puede tardar en llegar a su final (se habla de unos tres años, aproximadamente). Y por otro, porque todo apunta a que la nueva tasación de los activos de la compañía que encargue la firma a la que se encomiende la liquidación dará como resultado una cifra sensiblemente inferior a la del pasivo, con lo que la inmensa mayoría de los acreedores percibirá bastante menos de lo que se le debe.

El caso más conocido es el de la Sareb, comúnmente conocido como el banco malo, donde fueron a parar los activos tóxicos del ladrillo, tanto activos como carteras de créditos, de aquellas entidades que tuvieron que ser en su día intervenidas por el Estado. De acuerdo con la relación actualizada de acreedores de Martinsa-Fadesa, a la que ha tenido acceso Vozpópuli, la deuda total de la inmobiliaria en manos de la Sareb asciende a 1.283 millones de euros, de los que tan sólo el 13% tiene el carácter de privilegiada.

Ha sido precisamente la entidad ahora presidida por Jaime Echegoyen la que más ha insistido en asegurar que, ante el plan alternativo presentado por la compañía, la liquidación era la vía más adecuada para tratar de recuperar el mayor porcentaje de deuda posible.

El drama de los ayuntamientos

Por su parte, Bankia, de la que el Estado aún controla algo más del 60%, tiene pendiente el cobro de 302 millones de euros de Martinsa-Fadesa, de los que apenas cinco pertenecen a la deuda privilegiada.

Son los casos más conocidos de dinero público que está pendiente del proceso de liquidación de la inmobiliaria y también los más voluminosos. Pero ni mucho menos son los únicos. Diferentes Administraciones públicas, desde la Agencia Tributaria a pequeños ayuntamientos, tienen cuentas pendientes con Martinsa-Fadesa por un valor cercano a los 200 millones de euros.

Precisamente es la Agencia Tributaria la que presenta un mayor volumen de deuda pendiente de cobro, algo más de 85 millones de euros, aunque en este caso casi la mitad, 46,5 millones, tienen carácter privilegiado. Le siguen los más de 40 ayuntamientos de toda España que son acreedores de la compañía, con uno por encima de todos: el de Murcia, con un agujero en sus arcas de 44,7 millones de euros provocado por las cuentas pendientes de cobro con la compañía.

En este aspecto también son llamativas las cifras que presentan consistorios de localidades notablemente más pequeñas como las madrileñas Colmenar de Oreja, a cuyo ayuntamiento Martinsa-Fadesa adeuda algo más de 16 millones de euros; y Arganda del Rey, que deberá aguardar pacientemente para tratar de recuperar algo de los 8,5 millones de euros que tiene como deuda reconocida de la inmobiliaria.

Gobiernos autonómicos, Cesce...

Tampoco se libran de este capítulo, aunque en menor medida, los gobiernos autonómicos. Hasta nueve de ellos aparecen entre los acreedores de la compañía, aunque tan sólo la deuda contraída con Andalucía y Galicia supera el millón de euros. Hasta casi los dos millones llega la que acumula la entidad pública de seguros de crédito a la exportación Cesce.

De esta forma, algo más de 1.750 millones de euros de dinero público se encuentran atrapados en un proceso que se anuncia largo y de final incierto. Nada que se pudiera imaginar aquel 2008, cuando Martinsa-Fadesa prácticamente inauguraba un interminable goteo y finalmente avalancha de procesos concursales que tan fiel fielmente han simbolizado los efectos de la crisis.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba