Empresas

Fondos buitre e inversores se lanzan a comprar deuda de Martinsa-Fadesa tras su liquidación

El proceso de liquidación de la inmobiliaria podría extenderse durante de tres años. En busca de notables rentabilidades, los fondos oportunistas preparan ofertas de derribo por la deuda de la inmobiliaria en manos de miles de acreedores.

Fernando Martín, presidente de Martinsa-Fadesa
Fernando Martín, presidente de Martinsa-Fadesa GTres

El proceso de liquidación de Martinsa-Fadesa, acordado por el consejo de la inmobiliaria este lunes tras no alcanzar las adhesiones suficientes a su última propuesta de convenio, ha activado el interés por hacerse con la deuda que la compañía ha dejado pendiente de pago a entidades financieras y particulares, que supera los 5.700 millones de euros. Un escenario ideal para inversores como los fondos oportunistas, que ya preparan ofertas de derribo por una deuda que será de cobro difícil, toda vez que el valor de los activos no es suficiente para cubrir el pasivo, y además retardado, puesto que el proceso de liquidación puede llevar más de tres años.

Tras la decisión adoptada por el consejo de administración de Martinsa-Fadesa, forzada por el hecho de haber transcurrido dos años sin satisfacer los pagos fijados en el convenio que sacó del concurso a la compañía, el proceso vuelve a empezar de nuevo. Los activos de la empresa serán tasados una vez más para poder proceder a su liquidación ordenada, un proceso que incluso podría rebajar aún más el valor consignado en el proceso concursal.

Teniendo en cuenta estas circunstancias, la oportunidad para adquirir deuda de la compañía con enormes descuentos es prácticamente irrepetible.

El interés de los inversores por este proceso ha sido constatado por Mercadeuda, firma especializada en servicios de compra-venta de deuda. Su consejero delegado, Luis Dueñas, señala que ya habían cerrado operaciones antes de que se terminara el plazo para la adhesión de los acreedores a la propuesta de Martinsa-Fadesa y que el hecho de que la situación haya derivado en un proceso de liquidación ha incrementado el interés.

Activos en la crisis

En su caso, el negocio de Mercadeuda se basa en los acreedores no financieros de la entidad, particulares que no pueden esperar los, al menos, tres años que puede durar la liquidación de la inmobiliaria para cobrar. De acuerdo con la firma especializada en compra-venta de deuda, el interés se centra especialmente en inversores extranjeros, que ven la posibilidad de hacer un negocio muy rentable a costa de la mayor liquidación de la historia de España y una de las mayores de Europa.

Los fondos oportunistas han sido muy activos en la crisis inmobiliaria española, especialmente en el capítulo de la compra de carteras de deuda de grandes inmobiliarias como Metrovacesa y Colonial a las entidades financieras, aprovechando negociaciones con los bancos, procesos de refinanciación o incluso situaciones preconcursales.

Por entonces, los descuentos registrados han llegado a irse por encima del 60%, un porcentaje que se quedará corto con toda probabilidad en el caso de las operaciones que lleguen a firmarse durante el proceso de liquidación de Martinsa-Fadesa.

Los acreedores de la compañía llevan desde mediados de 2008 afectados por el concurso de la inmobiliaria. El convenio que llegó a aprobarse incluía el pago del total de la deuda, sin quitas, en un periodo de 10 años. Pero el pasivo apenas llegó a reducirse toda vez que el calendario de pagos se interrumpió poco tiempo después.

La recuperación del mercado previsto por el presidente de la compañía, Fernando Martín, y su equipo no terminó de llegar, lo que hizo que los planes se vinieran abajo. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba