Empresas

Mario Fernández, condenado a seis meses de cárcel por el caso Kutxabank

El que fuera presidente de Kutxabank ha sido condenado por la Audiencia de Bizkaia junto al ex delegado del Gobierno, el socialista Mikel Cabieces, por un delito de apropiación indebida.

El expresidente de Kutxabank, Mario Fernández.
El expresidente de Kutxabank, Mario Fernández. EFE

El que fuera presidente de Kutxabank, Mario Fernández, ha sido condenado por la Audiencia de Bizkaia a seis meses de cárcel por un delito de apropiación indebida. Junto a él, también han sido condenado el ex delegado del Gobierno en el País Vasco Mikel Cabieces -a un año- y el abogado laboralista Rafael Alcorta, a seis meses.

El caso se remonta a finales de 2014, cuando tras la salida de Mario Fernández de Kutxabank, la propia entidad denunció al que había sido su presidente. En aquel entonces, la caja remitió a la Fiscalía una actuación "irregular" en la entidad bancaria durante la anterior presidencia, que ha ascendía a 243.592,02 euros, cantidad que fue íntegramente devuelta, por lo que el quebranto económico para la institución fue totalmente compensado.

Esa cantidad procedía del pago al ex delegado del Gobierno en el País Vasco de una minuta, a través del despacho de abogados de Rafael Alcorta, por unos servicios que no se ha podido demostrar que hayan sido realizados. Este movimiento levantó las sospechas del entonces director de Recursos Humanos de que durante tres años se había pagado una cantidad al expolítico por trabajos no ejecutados. La llegada de Gregorio Villalabeitia a la dirección de la entidad destapó el escándalo y lo puso en conocimiento de la Fiscalía.

Llamadas de tres altos cargos

Durante el juicio, el que fuera presidente de Kutxabank, señaló que contrató los servicios de Cabieces tras recibir la llamada de tres altos cargos. La idea que le propusieron estas personas, cuya identidad no ha sido desvelada, era que una vez que Cabieces había abandonado la primera línea política pudiese retomar su vida como abogado laboralista y que fuese precisamente Kutxabank -entonces (y ahora) controlada por los partidos políticos- quien le facilitase la transición de la vida pública a la empresa privada. Es decir, una puerta giratoria en toda regla.

Mario Fernández, que llegó a ser vicelehendakari y consejero del Gobierno vasco con el PNV, alegó en su defensa que dicha contratación venía avalada por una costumbre no escrita de "ayudar a reintegrarse a la vida laboral a las personas que habían tenido una posición destacada en la lucha antiterrorista"

Absolución parcial

La sentencia les condena por apropiación indebida al entender que Fernández hizo uso de un patrimonio que no era suyo, el dinero de Kutxabank, para beneficiar a Cabieces y Alcorta sin que hubiese contraprestación alguna para la entidad. La sentencia ha estimado como atenuante que Mario Fernández reintegró a la entidad todo el dinero cobrado por Cabieces antes incluso de que se presentase la demanda.

El mismo documento les absuelve del delito de falsedad en documento mercantil del que también se les acusaba. La Fiscalía solicitó para cada uno de los procesados dos años de cárcel, mientras que la acusación popular reclamó tres años y medio de prisión para el exdelegado del Gobierno y Rafael Alkorta, y tres dos años y tres meses para Mario Fernández.

Caso Kutxabank by Vozpopuli on Scribd


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba