Empresas

Endesa prescinde de su sede y presenta la Liga ACB en Magariños por miedo al boicot de los sindicatos

Los sindicatos iban a "boicotear y torpedear" la presentación de la Liga Endesa en la sede de la empresa por el bloqueo en las negociaciones del nuevo convenio, así que el evento se trasladó al Magariños para evitar males mayores. Empresa y sindicatos siguen encayados en las conversaciones sobre las rebajas salariales y las condiciones laborales de los nuevos empleados que se incorporen al grupo.

Eduardo Portela (ACB) y Borja Prado (Endesa), junto a los jugadores en la presentación de la Liga Endesa.
Eduardo Portela (ACB) y Borja Prado (Endesa), junto a los jugadores en la presentación de la Liga Endesa.

Desde que Endesa se hizo con el patrocinio de la Liga ACB, hace tres años, la presentación de la competición que ahora lleva el nombre de la empresa eléctrica se hacía en su sede. Las temporadas 2011/2012 y 2012/2013 se presentaron a bombo y platillo en la luminosa, acristalada y moderna sede de la compañía en Madrid, con gran repercusión mediática.

Pero durante este año ha estallado el conflicto laboral entre la dirección de la compañía y los sindicatos por la negociación del nuevo convenio. Ya en la copa de las Navidades pasadas hubo pitada a la dirección; en primavera, concentración de delegados y encierro de 24 horas en el hall de la sede central, más otras dos pitadas que se produjeron en la celebración del consejo de administración de julio y en un acto organizado por la italiana Enel, propietaria de la española.

La amenaza de boicot al acto, sin hacerse explícita, pululaba estos meses pasados por los despachos de la alta dirección, hasta el punto de que el grupo presidido por Borja Prado optó por romper la tradición y llevarse el acto a una de las mecas del baloncesto español, el polideportivo Antonio Magariños.

Fuentes sindicales de Endesa confirmaron a Vozpópuli lo que sospechaba la empresa: “teníamos previsto torpedear y boicotear el acto con pancartas y pitadas en repulsa por la actitud que viene manteniendo la empresa en la negociación del convenio. El modelo de relación laboral que regía en Endesa se ha resquebrajado porque ahora la dirección quiere crear dos tipos de empleados, los que estamos y los que vengan, a los que la empresa quiere recortarles sus salarios un 40%”.

Endesa había propuesto una bajada del 40% en los salarios de los nuevos empleados, lo que ha provocado un enfrentamiento directo con los sindicatos, con pitadas y abucheos en los últimos meses

Estas mismas fuentes denuncian que “no podemos entender que Endesa se gaste tanto dinero en la Liga de Baloncesto y en publicidad mientras a la plantilla se nos niegan derechos que hemos tenido”.

Desde la dirección de la eléctrica son conscientes de que las relaciones con los representantes sindicales no pasan por el mejor momento y de que llegar a un acuerdo sobre el nuevo convenio está siendo más difícil de lo esperado, pero niegan que el acto celebrado el lunes se llevara al Magariños por miedo al boicot.

“La liga ACB nos pidió que tras dos años haciendo el acto en nuestra sede, la presentación de esta temporada se hiciera en un sitio emblemático como el antiguo pabellón del Estudiantes”, señalan fuentes oficiales de la eléctrica, que recuerdan que el propio Juan Manuel López Iturriaga así lo dijo en el acto de presentación.

Según la eléctrica, la ACB pidió que este año el acto de presentación de la Liga Endesa se celebrara en una de las mecas del baloncesto español, el polideportivo Magariños

El escollo principal que ha provocado el enfrentamiento de los sindicatos UGT, CCOO y SIE con la dirección está en la nueva tabla salarial que Endesa quiere establecer para los nuevos empleados que se incorporen después de la firma del convenio. Según fuentes sindicales, “la empresa propuso inicialmente una bajada en las retribuciones de los nuevos empleados del 40%, pero ya han cedido y han propuesto que el recorte sea del 25%. Además quiere introducir cláusulas más duras en temas como la movilidad geográfica, régimen disciplinario y cambios en las jornada laboral, entre otros temas”.

El caso es que empresa y sindicatos tienen menos de 40 días para llegar a un acuerdo, dado que el 8 de noviembre vence la ultraactividad del III Convenio Marco.

“Somos conscientes de la situación que vive el sector eléctrico y reconocemos que ha habido avances y gestos por parte de la empresa, pero si no cede en sus últimas exigencias, nos veremos obligados a ir a la huelga”, advirtieron fuentes sindicales ayer a este diario.

Mientras tanto prosigue el proceso de salida pactada de los empleados de mayor edad, gracias a un ERE negociado que finaliza en 2015. Será un máxmo de 1.500 empleados los que se podrán acoger a esta salida voluntaria, que está premiada con altas indemnizaciones.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba