Empresas

Heinz-Kraft: España quiere evitar recortes drásticos por la fusión alimentaria del año

Se temen despidos masivos a nivel mundial, aunque la presencia de ambas es desigual en España. Heinz sí tiene actividad y una fábrica en La Rioja, pero Kraft escindió su negocio internacional en Mondélez, la empresa que controla múltiples marcas.

El ketchup es sólo uno de los múltiples productos del grupo Heinz
El ketchup es sólo uno de los múltiples productos del grupo Heinz FLICKR / Mike Mozart

Esta semana se ha anunciado la que puede ser la operación corporativa alimentaria más importante del año. Heinz compra Kraft Foods para crear el nuevo Heinz-Kraft, el quinto grupo alimentario del mundo que tendrá 28.000 millones de dólares en ingresos. El nuevo grupo estará integrado en un 51% por Heinz y en un 49% por Kraft, cuyos accionistas recibirán una prima de 16 dólares y medio por acción. Bajo el paraguas de esta operación, marcas tan conocidas en España como las propias salsas Kraft, Heinz, y Orlando.

Las sinergias son de 1.500 millones de dólares, "¿cuántos despidos son 1.500 millones de dólares?"

La palabra 'sinergia', que siempre sobreviene cuando se produce una operación de este tipo y que suele traducirse en la palabra 'despido', tal vez no pase esta vez por España, aunque sin duda lo hará a nivel global. Al poco de anunciarse la operación, las sinergias mundiales se cifraron en 1.500 millones de dólares, lo que crearía un gigante con 8.000 millones de ebitda en cuanto se cerrara la operación. "¿Cuántos despidos supondrán 1.500 millones de dólares?", se preguntan los expertos de Bloomberg. Sin duda pueden ser muchas, aunque dependerá de cómo se repartan por el mundo. Nadie debería confiarse: "La compañía resultante será más pequeña que la suma de las dos actuales y habrá despidos". 

Kraft no está en España

La operación ha sido dirigida por Berkshire Hathaway, del multimillonario Warren Buffet, y por 3G, del millonario brasileño Jorge Paulo Lemann. Este último tiene fama de llevar a cabo grandes reestructuraciones en las empresas en las que ha entrado, y la plantilla de 22.000 empleados de Kraft está en el punto de mira. En España, sin embargo, podrían librarse, porque la presencia del grupo Kraft es inexistente. Aunque todos relacionamos su marca con salsas y mayonesas, lo cierto es que el grupo Kraft, como tal, dejó de existir en Europa en 2012, cuando tuvo una escisión que creó Mondelez, que se quedó con todas las marcas de confitería y alimentación que sí que reconocemos con facilidad: Milka, Philadelphia, Oreo, Trident, LU, Halls, Côte D'Or, Cadbury, levadura Royal... Su estructura es tan grande que hasta tiene presidencias divididas por el tipo de producto, por ejemplo la presidencia de chocolate o la presidencia de golosinas. En España, Mondelez tiene 5 factorías: dos en Barcelona (Montornés del Vallés y Granollers), Hospital de Órbigo (León), Valladolid y Viana en Navarra. El entramado societario de Mondelez en España es espectacular, con más de 7 empresas inscritas, cada una con su rama de actividad.

Kraft vive momentos bajos, perdiendo cuota de mercado en Estados Unidos y sin posicionarse bien en el segmento de alimentación orgánica y natural

Por su parte, Heinz sí tiene una actividad notoria en España, con una fábrica en Alfaro (La Rioja) y dos marcas: Heinz y Orlando. Opera a través de dos sociedades, una (Heinz Manufacturing Spain) que engloba los activos y pasivos de la empresa y otra (Heinz Foods Spain) que se dedica a la comercialización de los productos. Entre ambas facturó 222 millones de euros en 2013 con un beneficio de 6,6 millones con la venta de todo tipo de salsas. Da empleo a unas 300 personas entre su fábrica riojana y las oficinas administrativas de Madrid. De haber recortes en suelo patrio, ¿serían aquí?

Heinz, cuyo fundador inventó el ketchup en el siglo XIX, tiene una planta de 35.000 metros cuadrados que en 2013 producía unas 75.000 tonelada de producto y más de 148 millones de envases. En España su cuota de mercado es notoria, un 20,8% para el tomate Orlando y un 43,5% para Heinz en ketchup.

Recortes dramáticos

Se avecinan turbulencias en cualquier caso para este grupo internacional, con especial incidencia en Kraft. Los analistas de Citi ya avisan de que la compra a 18 dólares es cara y que "los recortes tienen que ser ahora el objetivo central (...) si hay acuerdo, debe estar centrado en un dramático recorte de costes porque la valoración que se ha hecho parece muy elevada. Hasta cierto punto, la cartera de clientes de Kraft podría ayudar a Heinz (3G) a manejar mejor sus costes y crear sinergtias. Hay posibilidad de mejorar la productividad para convertirse en un fabricante de bajo coste", asegura el banco de inversión en un informe.

Kraft está viviendo momentos bajos, perdiendo cuota de mercado hasta en un 65% en algunos de los segmentos alimentarios y sin haberse posicionado todavía en el espacio cada vez más demandado de la alimentación orgánica, natural o dietética. El negocio en Norteamérica (EE.UU., Canadá y México) tiene sin embargo la potencia de sus marcas como gran aval. Tal y como defendió uno de los promotores del acuerdo, Buffett, "son marcas que me gustaban hace 35 años y me siguen gustando ahora". El 'oráculo de Omaha' es famoso por su intuición empresarial y ahora ha prometido que creará valor a los accionistas de la nueva compañía, aunque tal vez deba ser a cambio de despidos masivos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba