Empresas

Pena de prisión para dos de los hijos de Ruiz-Mateos por fraude fiscal y alzamiento de bienes

El juzgado de lo penal número 1 de Granada considera acreditado que cometieron fraude fiscal por el impago en 2003 del IVA correspondiente a la venta del hotel Casablanca en la localidad castellonense de Peñíscola.

Álvaro y Javier Ruiz-Mateos, dos de los hijos del dueño de Nueva Rumasa.
Álvaro y Javier Ruiz-Mateos, dos de los hijos del dueño de Nueva Rumasa. GTres

Dos de los hijos del empresario José María Ruiz-Mateos, Álvaro y Javier Ruiz-Mateos Ribero, han sido condenados a dos años y nueve meses de prisión cada uno por delitos contra la Hacienda Pública y alzamiento de bienes, según publica este marte el diario El Economista’. La sentencia fue dictada el pasado 15 de julio aunque no se notificó hasta este lunes.

El juzgado de lo penal número 1 de Granada considera acreditado que cometieron fraude fiscal por el impago en 2003 del IVA correspondiente a la venta del hotel Casablanca en la localidad castellonense de Peñíscola. Tras materializar la operación, transfirieron buena parte de su importe a una cuenta suiza del Dresdner Bank perteneciente a una sociedad que el conglomerado Rumasa tenía en el paraíso fiscal de Belice.

Por ello, ambos deben afrontar además el pago de una multa de 1,8 millones de euros.

Para llevar a cabo la operación de venta del hotel, los Ruiz-Mateos utilizaron una sociedad holandesa, Tinto Amsterdam Investments BV, y otra española, Sinume. Las dos suscribieron una ampliación de capital en Estofer Patrimonial, administrada por la testaferro ecuatoriana Larco Salazar, y que tras una transmisión de acciones quedó en manos de Ramsie Services Corp., la firma de Belice.

La empresa de Benidorm Hotel Tres Coronas cerró un acuerdo de compra por 8,7 millones de euros, que ascendió a 10,1 millones por el IVA. Precisamente, el juez recrimina que “nunca se declarase dicho beneficio fiscal, 1,39 millones, toda vez que no presentó declaración-liquidación por dicho impuesto la sociedad Estofer Patrimonial”.

Tras la operación de venta, se procedió a la completa despatrimonialización de la empresa, disminuyendo su patrimonio a poco más de 3 euros desde los 7,5 millones originales. "Resulta incuestionable que no se atendió el pago de tributo alguno ni por IVA ni por el beneficio derivado de la venta de las fincas", asegura la sentencia.

El delito de alzamiento de bienes surge con la traslación del importe de la venta del hotel a empresas del Grupo Rumasa, (Comercial Loraine, Hacienda San Patricio, Comercial Garvey), además de la empresa beliceña. Asimismo, la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales de la Policía (UDEF), sospecha que la cuenta de Dresdner Bank donde se ingresó el dinero es la misma en la que ingresaron lo obtenido por la venta de pagarés, otra presunta estafa por la que están imputados.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba