Moody's rebaja la calificación de los bonos emitidos para la construcción de la CM-42 (Toledo-Tomelloso)

La Autovía de los Viñedos, otra joya de Barreda, es tan solvente como Grecia o Cuba

La denominada Autovía de los Viñedos, que une las localidades de Toledo y Tomelloso, fue uno de los proyectos de infraestructuras estrella de la época de José María Barreda como presidente de Castilla-La Mancha, junto al aeropuerto de Ciudad Real. La inversión, cercana a los 300 millones de euros, se financió a través de una emisión de bonos cuya solvencia ha seguido el mismo camino que el tráfico de la vía: descendente. Tras la última rebaja de Moody’s, comunicada ayer, la nota de la concesionaria es idéntica al rating soberano de países como Grecia, Cuba o Ecuador.

José María Barreda, ex presidente de Castilla-La Mancha
José María Barreda, ex presidente de Castilla-La Mancha GTres

La agencia de calificación Moody’s ha rebajado recientemente el rating de los bonos emitidos por la concesionaria Autovía de los Viñedos, adjudicataria de la CM-42, que une Toledo y Tomelloso, y ha dejado la nota en Caa1. Por debajo de esta calificación, hasta la de insolvencia total, tan sólo hay tres tramos. De esta forma, la agencia concede a los bonos de la concesionaria la misma solvencia que a la deuda soberana de países como Grecia o Cuba.

La autovía de los viñedos ha sido uno de los faraónicos proyectos de infraestructuras que se ha estrellado contra la cruda realidad de la crisis. La Junta de Castilla-La Mancha invirtió cerca de 300 millones para una primera fase (Toledo-Tomelloso) y pensaba destinar una partida similar para el tramo que llegaría hasta Albacete. Bajo la fórmula de peaje en sombra (el Gobierno regional paga a la concesionaria una cantidad en función del tráfico de la vía), la autovía se abrió en 2005 pero su ocupación ha sido sensiblemente más baja de lo previsto.

La concesionaria está en manos de Acciona y del grupo portugués Esconcessoes, que adquirió la participación del 50% que estaba en manos de Caja Castilla-La Mancha cuando la entidad financiera tuvo que ser intervenida por el Estado debido a su situación financiera. Mientras, el grupo controlado por la familia Entrecanales puso en venta el año pasado su participación en la autovía.

La infraestructura ha sufrido los rigores de la crisis, con lo que su caso no es equiparable al del aeropuerto de Ciudad Real ni tampoco al del proyecto de complejo de ocio El Reino de Don Quijote. Sin embargo, sí que constituye un símbolo más de la mala planificación de los gobiernos regionales.

Rating regional a la baja

Recientemente, Moody’s decidió rebajar también la calificación de la deuda de Castilla-La Mancha, que ha situado en Ba3, después de que el Gobierno regional decidiera solicitar ayuda al Fondo de Liquidez Autonómico. La decisión, que deja la deuda regional en la categoría de bono basura, supone la rebaja de hasta cinco escalones.

La agencia de calificación justificó la medida como reflejo de déficits inesperados y obligaciones comerciales detectadas tras una reciente auditoría. Moody's indicó en un comunicado que las obligaciones de la comunidad manchega llegarán a final de este año a 3.100 millones de euros, lo que representa el 59% de los ingresos de la región.

El escaso tráfico y los sobrecostes suponen los principales problemas de las autopistas de peaje de nueva generación que están acumulando numerosos procesos concursales. La modalidad de peaje en sombra tampoco ha tenido el éxito que se esperaba de ella.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba